Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #199 – Películas favoritas

Películas favoritas de los últimos 25 años.

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS Cine

Venecia 2019: «No iré a la gala de Roman Polanski», dice la presidenta del jurado, Lucrecia Martel.

Por:

28-08-2019
Lucrecia Martel Polanski

"Yo no separo a los hombres de sus obras porque creo que muchos aspectos de ellas emergen de sus autores", dice la presidenta del jurado, Lucrecia Martel.

La edición número 76 del Festival Internacional de Cine de Venecia comenzó hoy con un debate encendido entre la presidenta de su jurado, la cineasta Lucrecia Martel, y el director artístico Alberto Barbera. Una pregunta abrió la puerta a las declaraciones de ambos sobre la inclusión de dos directores acusados de violación, Nate Parker y Roman Polanski, así como sobre la falta de representación femenina. De los 21 cineastas que competirán por el premio principal, solamente dos son mujeres:  Haifaa Al-Mansour, creadora de The Perfect Candidate; y Shannon Murphy, realizadora de Babyteeth.

Respecto a Polanski, se le preguntó a la directora argentina y cabeza del jurado principal, Lucrecia Martel, si sería capaz de separar a la persona de su obra cuando viera el trabajo del realizador. La respuesta de la cineasta abrió el debate. «Yo no puedo dividir al hombre de la obra de arte. Creo que aspectos importantes de ella emergen del hombre», dijo la cineasta, quien también habló del conflicto que el caso específico de Polanski plantea. «Investigué sobre el caso, en Internet y consulté a escritores y periodistas que han abordado este tema y he visto que la víctima considera a este caso cerrado, pues ha dicho que el Sr. Polanski ha cumplido con todo lo que ha sido requerido de él para resarcir el daño. Polanski cumplió con los requerimientos de la corte y yo no puedo juzgarlo después de que la corte lo he hecho».

Lucrecia Martel sobre Roman Polanski

En 1978, el director polaco fue acusado por Samantha Geimer de violación, cuando ella solo tenía 13 años de edad y él 43. El director primero negó los cargos y después de declaró culpable de corrupción de menores. El cineasta finalmente escapó del arresto huyendo a Francia y reside ahí desde entonces.

Lucrecia Martel afirmó que apoya la presencia de la película de Roman Polanski en el festival, debido al diálogo y debate que incita: «Éste es el mejor lugar posible para generar esta discusión», dijo. Asimismo, la presidenta opinó que la película del director en competencia «merece una oportunidad», así como su cine en general, por las cuestiones humanas que plantean. Sin embargo aclaró que eso no significa que no se solidarice con la víctima o que esté dispuesta a celebrar al cineasta. «No voy a formar parte de la gala que se le organizará al Sr. Polanski porque represento a muchas mujeres que en Argentina están luchando contra este tipo de situaciones, y no pienso felicitarlo. Sin embargo, creo que es un acierto que su película sea parte del festival».

 La obra de Polanski, An Officer and a Spy, toca el problema del antisemitismo a través de la historia de Alfred Dreyfus, un capitán francés injustamente acusado y condenado por traición durante el siglo XIX.

Lucrecia Martel sobre Roman Polanski

El director artístico del evento, Alberto Barbera, por el contrario, apoyó la idea de separar al hombre de su obra: «Yo soy un juez de cine. Hasta ahí es mi trabajo. Y lo mismo deberían hacer todos los espectadores a la hora de ver la película», dijo, y también mantuvo su posición de rechazo a las cuotas de género, pues ha dicho numerosas veces que dicha acción mermaría la calidad del festival. Además, argumentó, solo el 23% de los trabajos recibidos por el festival estaban dirigidos por muejres. «Podríamos haber incluido alguna más, pero no habría cambiado mucho. Habrían sido cuatro, como en Cannes. Entre directores de grandes festivales hablamos y todos esperamos encontrarnos un 50% de películas de directoras, para meterlos en el concurso. No solo para aplacar las polémicas, sino porque sería una conquista y más justo para todos».

Martel, por su parte, defendió una opinión contraria: «El asunto con las cuotas es difícil de responder porque nunca es satisfactoria. ¿Me da felicidad? No. Pero no sé de qué otra manera podemos forzar a esta industria a pensar distinto. Y a mirar a las películas filmadas por mujeres. Lo cual no quiere decir que cualquier largo de una directora haga de por sí una gran lectura de la humanidad».

La cineasta retó al director de Venecia a un experimento: «Pensemos al revés. Tras 76 años de festival, en los próximos dos podríamos hacer el experimento de tener una selección igualitaria y ver qué pasa. Ver si es cierto que baja la calidad de las películas o si eso genera un movimiento distinto en la industria».

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios