Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Artículos

Luis Miguel y el fenómeno de las bioseries

Por:

16-07-2018
Luis Miguel

Luis Miguel se apoderó de todos los domingos durante tres meses. El fenómeno de su bioserie muestra que hoy, más que nunca, la palabra “espectador” ha cobrado un sentido literal entre los televidentes.

Era la tarde del 28 de agosto de 2016. En la señal de Azteca 13, el conductor del noticiero Hechos, Javier Alatorre, interrumpió la programación habitual para informar que Juan Gabriel había muerto.

La noticia corrió como pólvora. Todos los medios de América Latina hablaban del Divo de Juárez; de sus restos; de aquellos problemas financieros y familiares que lo rodearon toda su vida. Sin embargo, en TV Azteca, la cobertura tomó un camino distinto. Aquella noche, como una extraña y macabra coincidencia, la televisora del Ajusco tenía programada la transmisión del capítulo final de Hasta que te conocí, la serie biográfica de Juan Gabriel.

Según el periódico El Universal, cada uno de los 12 episodios de dicho show –transmitidos desde el 10 de julio– había registrado en promedio 2.3 millones de espectadores. Sin embargo, aquel día, la audiencia se incrementó a más de 12 millones de personas. El adiós al compositor de “Amor eterno” le dio al formato de la bioserie uno de sus primeros momentos de fuerza, dejando claro ya desde entonces su potencial como futura tendencia televisiva.

Durante más de una década, las llamadas narcoseries inundaron las pantallas de Latinoamérica. Sin tetas no hay paraíso (2006); El cartel de los sapos (2008); La reina del sur (2011); El señor de los cielos (2013) y El Chapo (2017) son algunos ejemplos de lo que el público disfrutó por un largo tiempo. Sin embargo, las bioseries, al parecer, han tomado su lugar: el de aquellas historias adictivas, que mezclan elementos de la serie y el melodrama telenovelero. Joan Sebastian, Jenny Rivera, Paquita la del Barrio, Celia Cruz, Julio César Chávez, José José, Lupita D’Alessio y hasta Blue Demon, son algunas celebridades han llevado su vida a la pantalla chica en los últimos años. Todas fueron bien recibidas por el público; sin embargo, dichas historias fueron superadas por un sol que parecía que ya no tenía más luz que dar.

Juan Gabriel

El sol que salió de noche

A principios de 2003, en uno de los primeros episodios de Código F.A.M.A.reality show de Televisa que buscaba talentos–, cierto concursante de once años de edad sorprendió con su interpretación de “La chica del bikini azul”. Sólo se requirió de unas cuantas estrofas cantadas para que –como dice la canción– “de pronto ¡flash!”: México conociera a Diego Boneta, un actor a quien, 15 años después, le tocaría revivir la trayectoria del mismo Luis Miguel.

“En cierto sentido, ¡me estuve preparando para este papel durante 15 años!”, nos dijo entre risas Boneta, previo al estreno de Luis Miguel, la serie, la ambiciosa producción de Netflix y Telemundo. “La primera vez que canté una canción suya fue en ese reality. La gente del programa la eligió; fue al azar. En muchos artículos se habló de mi interpretación. El primer periódico que habló de mí me comparó con Luis Miguel”.

De la vida de Luis Miguel sabíamos todo y, al mismo tiempo, no estábamos seguros de nada. Los misterios, rumores y dramatismo que la rodeaban la convirtieron en material ideal para una bioserie. “Durante décadas, muchas personas han hablado de mi vida”, dijo el intérprete en mayo de 2017, en un comunicado de Netflix tras el anuncio de la serie. “Muchas más han creado sus propias versiones. Ahora he decidido contar mi historia”.

Luisito Rey

El intérprete eligió a la plataforma de streaming más importante para hacerlo. Fue acertado: ahora se puede decir que existe un antes y un después en su vida a raíz del estreno de la serie. Debido a que el show se trató de una coproducción entre Netflix y Telemundo, la plataforma optó por estrenar semana a semana un capítulo nuevo; una práctica no tan común en este servicio, aunque usada anteriormente. “El lanzamiento semanal fue algo a nuestro favor”, nos contó el cineasta Humberto Hinojosa a principios de junio pasado. El director de los 13 episodios de la primera temporada –quien recibió apoyo de Natalia Beristáin (Los adioses) en un par de semanas mientras promocionaba Camino a Marte, su cinta más reciente– afirma sentirse sorprendido y muy agradecido con la respuesta del público. “La reacción de la gente cada domingo fue una locura. Se generó una comunicación orgánica de expectativa por lo que se verá y de resolución del capítulo anterior”.

Semana a semana, Luis Miguel no sólo se apoderó de un horario estelar que históricamente pertenecía a la televisión abierta, sino que llevó su éxito a las redes sociales. Cada lunes, la serie acaparó la conversación y los memes –como una suerte de Game of Thrones mexicano– que también despertó interés en el resto de Latinoamérica. Se orquestaron búsquedas cibernéticas del cadete Tello –quien se ha confirmado que nunca existió–; salieron a la venta piñatas, galletas y playeras de Luisito Rey; se desempolvaron viejas teorías de conspiración de la desaparecida madre de Luis Miguel; y hubo reportajes sobre absolutamente todo lo visto en la trama, como la mítica mansión acapulqueña y el famoso Baby ‘O. Todas las conversaciones y notas estaban encaminadas a un solo objetivo: descubrir si lo visto el domingo era cierto o no.

Quizás uno de los momentos más comentados de la serie fue la aparición de Alejandro González Iñárritu –en la ficción llamado “Moro”– y su “responsabilidad” en la ruptura entre Luis Miguel y la fotógrafa Mariana Yazbek. Dicho episodio terminó con la grabación del tema “Culpable o no (miénteme como siempre)”, el cual, según CNN, tuvo un aumento del 4000% de reproducciones en Spotify. Lo mismo ocurrió con el resto de la discografía del mexicano en dicha plataforma: desde el lanzamiento de la serie, las reproducciones de sus temas aumentaron un 200%. Luis Miguel, quien hasta ese momento había vivido una racha de declive caracterizada por escándalos de cancelaciones de conciertos, fue sin duda relanzado por su propia vida; por su propia tragedia.

Luis Miguel la serie

Luis Miguel: La realidad dramatizada

Uno de los factores más atractivos de la serie fue la presencia de personajes reales. Así como cada detalle de Luis Miguel fue minuciosamente analizado tras cada capítulo, lo mismo ocurrió con las personalidades que aparecieron en ellos: desde Jorge “El Burro” Van Rankin hasta Marcela Basteri, su madre. La representación de algunos incluso se tornó polémica por supuestas imprecisiones: Stephanie Salas expresó en sus redes su descontento, así como Roberto Palazuelos, por ejemplo. “Como la mayoría de la gente que aparece en la serie sigue viva, cada quién tiene su versión de cómo vivió las cosas”, afirmó Hinojosa. “Pero todo está lo más apegado posible a la realidad. Existen cosas que rozan la verdad, pero, al final, lo que estamos viendo es una ficción”.

Según el escritor Daniel Krauze, responsable del guion, la prioridad del show es ser fiel a la vida de Luis Miguel; aun cuando los personajes debían cumplir con un objetivo dramático. El equipo a cargo de escribir la historia fue riguroso al desarrollar la primera temporada. “Nos fijamos muy bien en que Luis Miguel no hablara de un sencillo que no había salido, o de una gira que no había ocurrido todavía”, nos dijo Krauze. “Teníamos pizarrones y cartulinas con las que trazamos una línea de tiempo basándonos en todo tipo de documentos, en información del propio Luis Miguel para saber cuándo salió cada disco; o dónde ocurrió cierto evento, como la boda de Yuri, por ejemplo”.

Diego Boneta Luis Miguel

“Es imposible que algo sea 100% objetivo”, nos advirtió Boneta previo al lanzamiento de la serie, “porque lo que hacemos es nuestra propia versión. Pero uno hace lo mejor que puede. Fue increíble poder juntarme con Luis Miguel y contar con su apoyo para entender quién era él en otra época. Fue muy especial. Aquí se humaniza a un mito. No interpreto al cantante frente a cámara, sino al hombre tras bambalinas. Mi objetivo no era convertirme en Luis Miguel en general; era revivir al ser humano”.Tras el éxito de la primera temporada, ¿habrá segunda? “Todavía no es oficial, pero está en pláticas”, nos dijo Hinojosa, a quien le gustaría dirigirla. “A mí también me encantaría”, dijo Krauze por su parte. “La línea del tiempo que mencionaba tiene muchas cosas muy ricas para contar”.

“Información hay”, afirmó Boneta. “Luis Miguel tiene años de perro. Un año en nuestras vidas es como siete en la suya. Hay material para más. Pero la pregunta es: ¿qué quiere el público?”.

Bioserie Luis Miguel

Voyeristas del pasado

Según la Real Academia Española, un voyerista es una persona que disfruta contemplar actitudes íntimas o eróticas de otros individuos. ¿Será esto lo que nos ha enganchado a las bioseries? ¿O quizá se trate de una alta dosis de morbo por conocer los secretos oscuros de las grandes estrellas?

“Yo creo que, más que todo, el género o el contenido siempre está a expensas de la calidad”, nos dijo Hinojosa. “Si viene una gran ola de bioseries, mientras estén padres, la gente las va a consumir. Si no lo están, cambiarán el tema”.

Por su parte, Krauze afirma que lo que llamó la atención de la serie de Luis Miguel es que llegó justo cuando la gente estaba harta de hablar de elecciones: “Me parece que el show es una especie de máquina del tiempo que nos transporta a otra época; es como una piedra de toque que nos lleva a otro momento en nuestra historia. Es literalmente escapar una hora a la semana y recordar otra época de México. Me parece que la nostalgia es un motor muy potente; es un gancho muy fuerte para la audiencia. Al público le gusta recordar a través de esta historia”.

Con esto en mente, no es de extrañarse que las bioseries próximas a realizarse y estrenarse incluyan nombres que también nos permiten mirar al pasado: Silvia Pinal, Selena, Pedro Infante, María Félix, Mario Moreno “Cantinflas”, Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” y hasta Alejandra Guzmán o Yuri. Lo cierto es que la buena calidad de estas producciones ha hecho que el mundo voltee los ojos hacia México como hace muchos años no lo hacía. ¿Acabará pronto el interés del público por estas historias? Posiblemente no, ya que, afortunadamente, personajes legendarios y contradictorios –llenos de mucho drama y pasión– no nos faltan.

Luis Miguel Netflix

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios