Buscador
Suscríbete a la revista
NOTICIAS

Luke Cage, Daredevil y Jessica Jones: TV para adultos

27-09-2016, 3:49:11 PM Por:
Luke Cage, Daredevil y Jessica Jones: TV para adultos

Luke Cage (que se estrena este viernes 30 de septiembre), Jessica Jones y Daredevil están sustituyendo al cine que Hollywood ya no quiere pagar.

Son las siete de la tarde y la noche comienza a descender sobre Harlem. “¡Esta es mi banqueta y camino por aquí si quiero!”, grita muy enojado un señor de unos 65 años, quien jala un carrito con lo que parece ser su súper de la semana. Los cables, las cámaras, los camiones de producción y las cercas policiacas que cierran la calle parecen ser irrelevantes para él. “Eso es Harlem”, nos dice Cheo Hodari Coker –productor, escritor y showrunner de Luke Cage, la nueva apuesta de Netflix por la televisión de superhéroes– el día que visitamos el set, mientras ve al señor alejarse. “Y eso es lo que queremos capturar con este show. Por eso quisimos grabar aquí. Sabemos que somos un estorbo para esta gente, a quienes Hollywood no podría importarles menos, pero es importante: si vas a hablar de Harlem hay que estar en Harlem”. 

Esa autenticidad es la que ha caracterizado a las tres adaptaciones de Marvel Comics que Netflix ha producido hasta el momento. Con Daredevil, Jessica Jones y ahora Luke Cage, el gigante del streaming se ha hecho de una reputación sólida como proveedor de algunas de las historias más interesantes y resonantes en la televisión moderna. “No quería ser el tipo que toma un cómic y sólo lo avienta a la pantalla”, le dijo Drew Goddard, quien estuvo a cargo de la adaptación de Daredevil, a Collider. “Creo que mi trabajo es hacer como si fuera mi turno al volante del cómic. En ese caso, yo no me limitaría a contar la historia de alguien más. Se trata de tomar el balón y llevarlo lo más adelante posible”. Aunque Goddard dejaría el proyecto poco antes de que siquiera comenzara la producción de la primera temporada (se fue a hacer la ahora difunta adaptación de Sinister Six que planeaba Sony, hasta que llegó a un acuerdo con Marvel por los derechos de toda la familia Spider-Man), esa filosofía permaneció con aquel programa y los demás que le seguirían.

 

“Originalmente pensamos que fuera una película”, le diría Goddard a IGN durante la promoción de Misión rescate, cuyo guion él escribió. “Pero rápidamente nos dimos cuenta de que ésta no quería ser una película de $200 MDD. El asunto con Matt Murdoch es que él no está salvando al mundo. Sólo quiere mantener su esquina limpia”. La libertad que Goddard buscaba para poder contar la historia de Daredevil “como debía ser” (léase, con temas adultos, como el cómic) la encontró en la televisión en un momento en que el entretenimiento en casa ya no le pide nada a las salas de cine. 

Si le tiras al rey…

Algo que Daredevil y Netflix sí tomaron prestado del modelo que Marvel estableció (muy lucrativamente) en la pantalla grande fue la idea de iniciar el largo camino hacia una producción futura compartida entre varios superhéroes, con títulos individuales previos que contaran la historia de cada personaje por separado. Y así, siete meses después de que Daredevil hiciera su debut, los 13 episodios que conformaron la primera temporada de Jessica Jones fueron soltados al público. La serie, sobre una mujer con habilidades sobrenaturales que sobrevive como detective privada, fue desarrollada originalmente por Melissa Rosenberg para ser transmitida por ABC (la cual, al igual que Marvel, es propiedad de Disney) en televisión abierta en 2011. Sin embargo, la cadena no tomó el proyecto y para la buena fortuna de Rosenberg y la misma Jessica Jones, todo sucedió poco antes de que Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, escogiera a Netflix sobre Amazon y WGN America para producir cuatro series live action que desembocarían en una miniserie de The Defenders, el equipo que reúne en un solo título a Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage

“Todos somos parte del mismo universo”, nos dice Cheo –como nos pidió que le llamáramos–, sobre las posibles coincidencias entre Luke Cage, los demás shows y el Marvel Cinematic Universe. “Pero cada quien está haciendo su propia cosa. Yo no tengo idea de qué planeen para la siguiente película de Avengers o lo que sea. No sé nada de Agents of S.H.I.E.L.D., ni ellos de nosotros. Pero definitivamente todos estos personajes existen en el mismo Nueva York. Y sucede que ese Nueva York es el mismo que ves aquí frente a ti en la vida real”. Paseando por el set donde reprodujeron una estación de policía, localizado también en Harlem pero dentro de unas bodegas, podemos ver referencias ligerísimas al “incidente” de hace unos años. Aquel donde se abrió el cielo y cinco personas y un gigante verde lucharon contra seres de otro planeta llamados Chitauri. Todos en este Nueva York saben que eso sucedió, pero rara vez lo mencionan. “Hasta ahora no. No hay planes de que se unan nuestros títulos televisivos con los cinematográficos”, nos dijo Jeph Loeb (productor ejecutivo de los cuatros shows) cuando nos reunimos con él en Pasadena a principios de este año. “No habrá gente volando por el cielo, no habrá martillos mágicos. Siempre hemos visto estas series como dramas de crimen primero, superhéroes, segundo”. 

Al hablar sobre los referentes y las influencias para cada uno de los programas, resulta clara una cosa: este tipo de televisión está encaminada a llenar el vacío que han dejado las llamadas “mid-budget movies”; es decir, películas adultas de presupuestos entre los $20 y $70 MDD que los estudios han abandonado a favor de echar toda la carne al asador con sus megaproducciones. El equipo de Daredevil menciona a Contacto en Francia, Tarde de perros y Taxi Driver como sus principales influencias. Melissa Rosenberg dice que Jessica Jones es su versión de un neo-noir al estilo de Chinatown y La chica del dragón tatuado de David Fincher. Y Cheo Hodari Coker (quien solía ser editor en la revista Vibe) encontró su inspiración para Luke Cage en el rap, el hip hop y en la serie The Wire. Según él la serie, que lidiará con un Luke que se niega a usar sus poderes en un fútil intento de “ser normal”, estará imbuida de una cultura que hasta ahora casi no ha encontrado salida al “mainstream”: la cultura negra de Harlem, semillero de todo lo que eventualmente sería considerado cool por el resto de la población. Incluyendo al rap, el hip hop y las sudaderas con gorrito. “Hubo un momento”, nos dice Mike Colter, “en que el sólo hecho de usar esas sudaderas con el gorrito arriba, era un símbolo de alguien marginado, de alguien peligroso. Especialmente como un hombre negro, la gente te ve caminando así y automáticamente pensaban que se trataba de un maleante. Hay algo muy interesante en tomar esa imagen y ponerla de cabeza con un personaje que sólo busca el bien”. En este momento resulta relevante recalcar que la mayoría del equipo creativo de Melissa Rosenberg es femenino y que Cheo es afroamericano: diversidad y estilo por todos lados para Netflix.

…más te vale no fallar

Aun así, si existe algún problema potencial con el futuro narrativo de las cuatro series de Netflix y Marvel es que todas tienen que caminar sobre la delgada línea entre los problemas mundanos y los eventos destructivos masivos para los que necesitarían, digamos, amigos más poderosos o armas más grandes. “Creo que deberíamos hablarle a los Avengers”, dice Scott Lang (Paul Rudd) en un diálogo de Ant-Man, y no sería ilógico escuchar la misma petición saliendo de la boca de Foggy (Elden Henson) o Claire (Rosario Dawson, la única con contrato para aparecer en las cuatro series), cuando las cosas se pongan demasiado intensas a nivel calle. Sin embargo, este es un asunto con el que los cómics han lidiado durante décadas: siempre y cuando la calidad en cuanto guiones permanezca al mismo nivel, no habrá necesidad de “hacer las cosas más interesantes” introduciendo villanos cada vez más grandes. 

Por otro lado, aquí nadie está intentando hacer “películas chiquitas”. Casi todos los referentes de Los Defensores son cinematográficos porque así sucede con cualquier tecnología nueva. Los primeros autos emulaban (en diseño y operación) a los carruajes a caballo; la televisión al principio no era más que teatro filmado; y hasta hace poco, el streaming sólo “pasaba películas”. Pero las cosas han cambiado y el streaming se acerca cada vez más a su verdadera identidad. Conforme pasa el tiempo resulta más claro que la idea no es tratar de “llegarle” al cine, sino de inventar una nueva forma de crear y consumir entretenimiento. Las posibilidades de producción hacen que para el público sea igual de gratificante ver una película, que una serie. Lo único que cambia es el tipo de historia y el tamaño de la pantalla. La televisión ha dejado de ser un paso anterior al cine: hoy es una oferta alternativa de historias adultas (aunque sean de superhéroes) que, debido a las cualidades actuales de la industria del entretenimiento (hoy más que nunca enfocada en los remakes, spin offs, y demás apuestas seguras) sólo podrían vivir ahí. La calidad visual y, sobre todo, la calidad narrativa. Así sea que decidamos entrar a un lujosa sala VIP o quedarnos en la banqueta de alguna esquina en Harlem. 

 

(Éste texto fue originalmente publicado en Cine PREMIERE #264 de septiembre 2016)

Daredevil estrenos de netflix iron fist jessica jones luke cage series de netflix Superhéroes
mm Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios