Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #163 – Chilis Battle Angel

Battle Angel: La última guerrera; la revista impresa de febrero y una entrevista con Bárbara Enriquez.

February 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Luz de soledad – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 1.5
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

08-02-2019

Luz de soledad es una película para el nicho religioso que nunca logra trascender a su público meta.

Título original: Luz de soledad
Año: 2016
Director: Pablo Moreno
Actores: Inés Acebes, Ainhoa Aldanondo, Federico Alonso
Fecha de estreno:08 de February de 2019 (MX)

Hay un factor ineludible en Luz de soledad: es una película totalmente de nicho. Está dirigida, principalmente, al público católico al centrarse en la historia de la congregación las Siervas de María. Esta cinta histórica se ubica en el Madrid de 1851, cuando el padre Miguel (Carlos Cañas) tiene la idea de formar una nueva congregación para ayudar a los enfermos de familias pobres. Su iniciativa se consolida a pesar de que son más sus ganas que sus recursos y sus habilidades para hacer de las Siervas de María una institución sustentable.

Pablo Moreno, director y coguionista de esta cinta de carácter religioso, no se decide ni a hacer una biopic sobre la madre Soledad Torres Acosta (Laura Contreras), quien de ser denostada por ser la hija del lechero se convierte en líder de estas monjas, ni en hacer una historia sobre la congregación. Se limita más bien a enumerar acontecimientos que podrían haber tenido arcos dramáticos interesantes pero que se pierden por una resolución no solo rápida e ineficiente, sino por su inclinación a la sensiblería.

El cineasta se preocupó por hacer una ambientación histórica aceptable, que muestra incluso las condiciones precarias de una época difícil, pero no por entregar actuaciones convincentes. Laura Contreras no construye un personaje, sino que repite diálogos e imita acciones. Y no es la única. Su contraparte, Josefina (Elena Furiase), una de las jóvenes de clase acomodada que forman parte de la congregación, es incluso más evidente en los nulos trazos dramáticos de su personaje, limitado a gestos y frases propias de telenovelas.

Lo que resulta francamente pueril es el flashback que nos lleva a la historia, basada en hechos reales, de la madre Soledad, canonizada en los años setenta del siglo pasado: en la época actual, sor Inés cuenta la historia a Olga, una mujer madura cuyo padre enfermo necesita cuidados especiales durante todo el día; la monja, último recurso de la abogada para atenderlo por las noches, se los prodiga a pesar de las reticencias violentas del hombre. El interés y el cambio de parecer de este, que en principio despotrica contra la religiosidad y el hábito de la monja, solo es posible porque así estaba en el guion y no porque haya una causal que lo vuelva verosímil.

Como decía arriba, es una película de nicho y, como tal, tiene un estreno limitado. El trabajo de ambientación histórica es lo más destacable. Y si aquellas escenas sobre la epidemia de cólera, los enfrentamientos armados y la persecución religiosa se hubieran realizado enfatizando las posibilidades narrativas y los efectos dramáticos, Luz de soledad hubiera tenido la posibilidad de trascender a su público meta. Sin embargo, Pablo Moreno, cuya filmografía es de temas religiosos, decidió irse por lo seguro, por lo menos para él. Las historias sobre santos y mártires suelen tener elementos atrayentes, que se prestan para hacer relatos morales sobre la condición humana, pero aquí esos elementos se presentan con una obviedad limitada a los diálogos.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • La passion de Jeanne d’Arc (Carl Theodor Dreyer, 1928)
  • Cordero de Dios (Anne Fontaine, 2016)
  • Faustyna (Jerzy Lukaszewicz, 1994)

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios