Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #175 – Brightburn John Wick

John Wick 3 y Brightburn

May 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Anime y Manga Noticias

Asistente de producción de Madhouse asegura que trabajó 393 horas en un mes

Por:

23-04-2019
Madhouse Asistente de Producción

El ex trabajor de Madhouse busca una compensación económica cercana a los 3 millones de yenes por las horas extra no pagadas.

La industria del anime ha sido el centro de los reflectores en Japón durante las últimas semanas por un par de temas polémicos que han salido a la luz en las últimas semanas. Primero, la revista Weekly Bunshun Digital de la editorial Bungeishunju confirmó el pasado 12 de abril que el estudio Ufotable, responsable por la saga Fate/Stay y de la reciente Kimetsu no Yaiba: Demon Slayer, ha sido acusado por la Oficina Regional de Impuestos de Tokio por evasión fiscal y malversación de fondos con una deuda estimada de 400 millones de yenes en impuestos. Ahora, toca el turno a un titán de la industria: Madhouse.

La legendaria casa de animación fundada en 1972 por antiguos animadores del estudio Mushi Pro (Astro Boy) como Masao Maruyama, Osamu Dezaki, Rintaro y Yoshiaki Kawajiri, es reconocida por habernos regalado a lo largo de las décadas extraordinarias series anime como CardCaptor Sakura, Death Note, Hunter x Hunter, la primera temporada de One-Punch Man o A place further tan the universe; o bien, por coproducir las películas de grandes autores como el fallecido Satoshi Kon (Perfect Blue; Paprika) o Mamoru Hosoda (La chica que saltaba a través del tiempo; Wolf Children).

Recientemente, un ex asistente de producción de Madhouse, cuya identidad permanece en el anonimato, se unió al Black Company Union, un sindicato formado en 2017 que ofrece consultas y apoyo a los trabajadores de diversas industrias, con quienes ha comenzado un proceso de negociación colectiva con el estudio de animación para recibir una compensación económica por las horas extra no pagadas, así como una disculpa por las diversas formas de abuso de poder de las cuales fue víctima durante su estancia.

«Durante los tiempos de crisis, lo más que trabajé fueron 393 horas al mes”, afirmó el asistente de producción en una entrevista publicada por la revista Bungei Shunju Online. Japón es conocido a nivel internacional por ser una cultura basada más en la colectividad que en el individuo, parte de estas diferencias culturales con occidente implica una consagración de la vida laboral sobre casi cualquier otro ámbito del espectro social y es común leer y escuchar en la prensa de casos similares, de jornadas laborales inhumanas en empresas de múltiples ramos.

Sin embargo, ésta no es la primera vez que escuchamos de un caso similar en la industria del anime, pues en 2010, un asistente de producción que trabajaba para el relativamente nueva casa de animación A-1 Pictures (Fairy Tail) cometió suicidio. La Oficina de Inspección de Normas Laborales de Shinjuku confirmó que la depresión derivada del exceso de trabajo como la causa del suicidio.

El asistente de producción de Madhouse afirma que desea evitar que ocurran más tragedias de ese tipo y habló en detalle sobre las circunstancias que lo llevaron a ser hospitalizado debido al exceso de trabajo: «Estaba trabajando en uno de los últimos episodios de una serie. Los storyboards solo se terminaron un mes antes de la transmisión, por lo que tuvimos que compactar una serie programada para una producción de tres meses en un mes. Durante ese tiempo dormí en el estudio durante tres días, solo iba casa a ducharme”.

Posteriormente, llegó un punto en el que colapsó en medio de la calle: «Eran alrededor de las 7 de la mañana cuando regresaba a mi apartamento un día cuando toda el hambre, el cansancio y el estrés por todas las cosas que tenía que hacer me afectaron y colapsé en la carretera. Un policía que acababa de pasar en bicicleta llamó a la ambulancia por mí. Cuando me desperté, pensé: ‘Oh, exceso de trabajo, eh’. Me gotearon un IV (tratamiento intravenoso), pagué la tarifa de la ambulancia de 10 mil yenes y luego me fui a casa así”.

El otrora asistente recibió el día libre luego de informar al estudio sobre lo sucedido, pero recuerda que cuando regreso al trabajo un día después, el director de animación le pidió continuar haciendo retakes hasta el final para cumplir con los estándares mínimos de calidad. Después de ese incidente, el joven fue diagnosticado con una reacción psicógena; un trastorno neurológico que puede afectar funciones primarias como caminar, comer, ver o escuchar. La reacción puede variar en gravedad, pero no puede ser controlada por la persona afectada.

De acuerdo con el activista por los derechos laborales, Shōhei Sakakura, Madhouse nunca le explicó al trabajador antes de unirse a la empresa sobre la tarifa fija del estudio, por la cual si trabajas más de 50 horas, no recibirás dinero adicional por ello. Los cálculos de la compensación económica que solicitan ascienden a los tres millones de yenes.

El asistente reconoció que la situación no se limita a las personas que trabajan en Madhouse: «Los asistentes de producción, especialmente cuando trabajan en una serie de televisión, tienden a trabajar más de 100 a 200 horas al mes. En los estudios de subcontratación, ni siquiera tienen una tarjeta de tiempo para que las personas registren sus horas».

Más allá de la conclusión que tenga este caso particular, es una realidad que la vida de los animadores en Japón dista de ser el trabajo de ensueño que a algunos les gusta idealizar en occidente. Las condiciones laborales se han vuelto más precarias en la última década con el aumento de las empresas cuyo esquema laboral se basa en la subcontratación y el freelancing, aunados a los salarios más bajos dentro de una industria cuyas producciones tienen agendas cada vez más acotadas.

Colaborador en Cine PREMIERE | Cinéfilo y lector ecléctico | Entusiasta del anime, el manga y las novelas ligeras.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios