Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #198 – ¡Comentarios!

En este episodio del podcast de Cine PREMIERE respondemos ¡preguntas de los podescuchas!

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Mamá se fue de viaje (2019) – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2
Calificación usuarios: 1
Votar ahora:

Por:

13-09-2019

Una comedia efectiva que no va más allá la tropicalización.

Título original: Mamá se fue de viaje
Año: 2019
Director: Fernando Sariñana (Loco Love)
Actores: Martín Altomaro, Andrea Legarreta, Nina Rubín
Fecha de estreno:13 de September de 2019 (MX)

La película más taquillera de Argentina en 2017 ya tiene su versión a la mexicana. Así es, Mamá se fue de viaje es un remake de la exitosa cinta del director Ariel Winograd del mismo nombre que rompió récord de taquilla. La premisa de las dos cintas es exactamente la misma:

Cassandra (Andrea Legarreta) es una ama de casa que dejó su profesión para dedicarse a sus cuatro hijos y al hogar mientras su esposo Gabriel (Martín Altomaro) es el proveedor de la familia. Pero Cassandra no se siente apreciada por su familia por lo que comienza a plantearse la idea de intercambiar de lugar con Gabo. ¿Qué pasará cuando Cassandra decide irse de vacaciones con su hermana y Gabriel se queda en su lugar y tiene que tomar las riendas del hogar? Una catástrofe…

A pesar de que la misión absoluta de la cinta y del director Fernando Sariñana (Amar te duele) es entretener y divertir, la cinta plantea algunas reflexiones sobre el rol del hombre y la mujer en las familias mexicanas. Para divertir al público, las situaciones a las que se enfrenta Gabriel son exageradas y llevadas a la comedia física. Si tostar un pan resulta una labor titánica para Gabo, hacerse cargo de sus cuatro hijos (2 niños y dos adolescentes) es una misión imposible que ni siquiera Ethan Hunt podría resolver. Cuando creemos que la cinta va a proponer algo más interesante sobre este tema, la resolución del personaje principal es contratar a alguien más para que lo ayude a llevar la casa durante la ausencia de su esposa. Esto lo lleva a explorar una subtrama que tiene que ver más con su profesión y su empleo, lo cual lo aleja del conflicto principal. En el desenlace, el guion parece recordar esta idea inicial que plantea sobre los estereotipos femeninos y masculinos y se apresura a redondear el viaje de cada personaje con gestos urgentes que pretenden demostrar al público que han aprendido la lección. A estas altura del partido, esto ya no resulta convincente. 

El punto fuerte de la película es el elenco. La química y comedia natural que surge entre Martín Altomaro, Andrea Legarreta (quien regresa al cine con esta cinta) y el elenco juvenil conformado por Nina Rubín, Leonardo Beltrán del Río, Ari Placera y Leo Barceló es nutrida enormemente por la improvisación. Esto hace que la dinámica familiar se sienta genuina y la comedia más efectiva. En particular son Ari y Leo, los más pequeños, los que se roban la pantalla. 

Queda claro que para la industria nacional la misión de los remakes es replicar el éxito de sus antecesoras –aunque esto nunca ha sido una garantía–. El problema no es utilizar los mismos temas, en el cine siempre veremos historias que se desarrollan alrededor de los mismos conflictos, pero la pregunta del millón persiste: ¿por qué la insistencia del cine mexicano en hacer copias fieles, casi palabra por palabra y con los mismos remates cómicos que no trascienden la tropicalización? 

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios