Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #147 – Nace un Michael Myers

Nace una estrella

October 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Marc Forster

Por:

10-11-2008

"No dirigiría otra película de Bond, fue bueno hacerlo, pero no lo repetiría".

Por Carlos Del Río

El trabajo de Marc Forster nos ha llevado por un sinfín de géneros cinematográficos, desde el drama de El pasado nos condena hasta lo surreal de Más extraño que la ficción; ahora, llega con la acción más pura con la nueva instalación de James Bond, 007: Quantum.

Además del presupuesto, ¿cuál es la diferencia más grande entre hacer una película de acción a diferencia de lo que has hecho antes?
Con mis otras películas, siempre me encuentro micro-administrando cada detalle. Me aseguro de que sea exactamente lo que quiero. Y al hacer una cinta de este tamaño, de repente hay que delegar. Yo nunca había lidiado con una segunda unidad, por ejemplo. Les dices lo que quieres, pero te llegan cosas que quizás quieras cambiar, alterar, o que tal vez no habías  visualizado de esa manera. Fue toda una nueva experiencia tener un equipo mucho más grande, donde hay que dejar que los demás hagan cosas. Y a veces ellos están trabajando porque tú estás trabajando en tantos países y en distintos frentes. Al regresar te das cuenta de que hay material con el que no necesariamente estás satisfecho y que hay que cambiar. En ese sentido es mucho más difícil.

¿Hubo alguna preparación extra de tu parte para una película de esta escala?
No. Supongo que es parte de mi naturaleza sueca o germánica el hecho de que siempre esté preparado –ríe–. Hago mis filmes en la preproducción. Estoy muy preparado para cada película que hago, y siempre las he terminado a tiempo. Creo que es un asunto de respeto el llegar así al set. No estar preparado sería irrespetuoso para el equipo y para toda la gente que te espera. Y sé que muchos directores brillantes trabajan así: les gusta el caos y no están preparados, y allí encuentran la creatividad. Puede ser una forma para ser muy creativo, pero yo soy de los que llegan, ejecuto mi visión y me voy.

¿Qué tipo de relación tuviste con tus productores Barbara Broccoli y Michael G. Wilson?
Me llevé una gran sorpresa porque me imaginé que iba a ser una relación de confrontaciones. Y fue absolutamente lo contrario, siempre apoyaron mi visión. En esencia se trata de trabajar en un marco preestablecido de Bond, un marco histórico preconcebido. Pero apoyaron totalmente mi visión. Así que cualquier crítica de la película, al que hay que culpar es a mí y no a ellos. Aparte del reparto que heredé, desde Daniel (Craig), Giancarlo (Giannini), Jesper (Christensen), Judi (Dench) y otras personas, tuve la libertad de elegir a quien yo quisiera en el casting. Creativamente lo mismo pasó con el libreto, tuve absoluta libertad.
        
¿Ya eras fan de las películas de Bond o qué te hizo decidirte a dirigir una de ellas? ¿Lo harías otra vez?
No, no dirigiría una más. Fue muy bueno hacerlo, pero no lo repetiría.  Adoro las primeras películas de Bond, como El satánico Dr. No o Goldfinger, por la forma en que estuvieron diseñadas y adelantadas a su época. Eran muy divertidas de ver y yo las disfrutaba, pero más adelante perdí el interés en ellas. De hecho, cuando me llamaron, yo al principio no quería hacer ésta. Y lo estuve pensando como por un mes. Vi Casino Royale varias veces, y consideré a Daniel un actor psicológicamente interesante. Pensé que sería un buen paso para mi carrera hacer una película comercial. Después leí una entrevista con Orson Welles donde decía que de lo que más se arrepentía en su vida era el no haber hecho una cinta comercial. Y pensé que tenía razón. Si yo tuviera que hacer una película comercial, Bond sería la mejor opción.

Tus filmes son muy diferentes entre sí, ¿crees que exista alguna fórmula para hacer de cualquier tipo de película, una buena cinta?
No creo. El guión generalmente es el que dicta a los personajes y al filme. Mis películas son muy versátiles, pero si observas a mis personajes, verás que son muy similares, aunque las películas sean diferentes, el entorno es lo único que cambia. La mayoría de ellos son emocionalmente reprimidos, porque es con eso con lo que estoy familiarizado. Yo crecí en Suiza, donde generalmente no se muestran las emociones, no se muestra amor, todo se reprime. Desde El pasado nos condena, Descubriendo el país de Nunca Jamás, Más extraño que la ficción y Cometas en el cielo, en todas hay este tipo de personajes. E igual es con Bond. Él no es un hombre que muestre sus emociones, todo es interno, reprimido. Y en esencia yo me conecto con eso.
         
¿La historia te convenció desde el inicio o hiciste cambios?
Había un guión inicial, pero básicamente cambié todo. Hubo que reinventarlo. Primero lo trabajé con Paul Haggis. Después trabajé a fondo con Daniel Craig sobre su personaje. Fue un proceso en constante evolución.

Es la primera vez que una secuela de Bond está intrínsecamente ligada a la historia de la película previa. En ese sentido, ¿qué tanta libertad tuviste?
Visualmente tuve libertad absoluta. Este acercamiento al filme es completamente diferente al anterior. Las libertades con las que no conté fueron con los personajes que ya estaban en juego, así como algunas de las características inherentes a Bond. Pero no fueron tan malas y yo sabía que iban ahí. A partir de ese punto, diría que una libertad absoluta.

¿Fue difícil contestar las preguntas que la película anterior dejó?
Siento que el personaje principal se desarrolla más y toma una nueva dirección. Era importante continuar el viaje de este personaje.

¿Cómo fue que escogiste a dos actores mexicanos?
Tengo nexos cercanos a la comunidad fílmica mexicana de directores y escritores. Siempre me han interesado los actores mexicanos y yo escogí tanto a Joaquín como a Jesús. A Jesús lo conocía mejor por su trabajo, ya que Joaquín hace más teatro. A él lo conocí por el video de su casting.  Y a Jesús por películas como Hombre en llamas. Me gustaron ambos y me pareció que se verían bien juntos.

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios