Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

TOPS Listas

10 mejores discursos del cine

Por:

24-06-2016

Porque el mundo necesita inspiración. Y mucha.

Es en tiempos turbulentos como estos en los que las palabras adquieren el poder para cambiar el mundo, y el cine lo sabe. Mientras en las salas de cine la humanidad deberá luchar nuevamente con fuerzas extraterrestres (ahora sin Will Smith), en el mundo real, fuera de las las pantallas, el planeta se recupera de atentados, polémicos referéndums, enojo electoral, corrupción y todo tipo de desequilibrio. En medio de discursos llenos de odio, vale la pena recordar aquellos que en el cine nos invitaron a ser mejores.

Aquí los discursos inspiracionales que se nos han quedado grabados. Ésta es sólo nuestra pequeña selección de grandes mensajes. Seguramente faltarán muchos. ¿Cuál agregarían?

 

1. “Ya no podemos ser consumidos por nuestras diferencias”.

El presidente Thomas J. Whitmore  en Día de la Independencia

Bien se dice por ahí que lo único que la humanidad necesita para unirse es un enemigo común, y en este caso se trata del más grande y atemorizante de todos: la aniquilación total. Este blockbuster es recordado por tres cosas: Will Smith, la persecución protagonizada por éste y Jeff Goldblum dentro de la nave nodriza, y ese discurso de Bill Pullman, en el que proclamó el 4 de julio como la Independencia de la Tierra y el día en que se nos olvidó si éramos negros, blancos, mujeres, hombres, europeos,  malayos, nos gustaba el chocolate o no.

 

2. “¡Pueden tomar nuestra vida, pero nunca nuestra libertad!”.

William Wallace en Corazón valiente

Al ver una cinta bélica (o el capítulo pasado de Game of Thrones) es difícil no preguntarse: ¿de dónde sacaban el coraje para correr hacia sus enemigos, así, a quemarropa? ¿Quién querría dar su vida y lucha en una guerra? Uno de los momentos más memorables de la película dirigida y protagonizada por por Mel Gibson nos recuerda que hay cosas más importantes que la vida y que el miedo. William Wallace lo sabía: la valentía consiste simplemente en reconocer eso. Y una de esas cosas es nuestra libertad. 

 

3. “Pensamos demasiado, sentimos muy poco. Más que inteligencia, necesitamos bondad.”

El peluquero judío en El gran dictador

Es increíble lo actual y relevante que sigue siendo este discurso, en el que Charles Chaplin (en su personaje de peluquero judío pretendiendo ser el emperador Hynkel) nos invita a ser más humanos y menos máquinas. El progreso por encima de la hermandad y la generosidad sigue siendo uno de los problemas más graves de nuestra realidad. “Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia nos ha hecho duros y secos”. Así que no, el simple hecho de saber todo de algo, ser inteligente, devorar enciclopedias, tener el último Iphone, o ser maestros de la tecnología no nos hace mejores personas. (Discfrutenlo con el score de Hans Zimmer)

 

4. “La muerte no es el enemigo. La enfermedad más terrible es la indiferencia”.

Hunter “Patch” Adams” en Patch Adams

Robin Williams se las arregló para conmovernos y haceros reír en su interpetción de un aspirante a doctor que hizo lo más loco: no podía evitar empatizar con sus pacientes. Su discurso no sólo es una defensa perfecta (le querían quitar su derecho a  titularse, ¿recuerdan?), es una reflexión sobre el poder y obligación que tenemos todos para sanar a los demás aún sin ser doctores, y que es visto hoy como algo inusual. ¿Preocuparse por el dolor de alguien más? ¡Qué locura!

 

5. “Si buscas al culpable, lo único que debes hacer es mirar en un espejo”.

V en V de venganza

Es el discurso revolucionario por excelencia, que pone en evidencia a “aquellos que no quieren que hablemos…”, al miedo, a la represión, a la crueldad, a la corrupción y… a nosotros mismos, que no hemos hecho nada más que conformarnos. Un mensaje, fuerte. Muy fuerte. 

 

6. “Pertenecemos a algo mucho más grande que nosotros: ninguno de nosotros está solo”.

Dra. Eleanor Arroway en Contact

Sí, afortunadamente también hay mujeres que nos han regalado grandes discursos (aunque, créannos, aún son pocas). Una de ellas fue el personaje de Jodie Foster en esta película de Robert Zemeckis, quien debe defender su contacto extraterrestre ante personas que la creen víctima de delirios. Su argumento final es breve, pero sentido, y habla sobre la humildad y la esperanza. Nos invita a tener fé en que no somos el ombligo del universo.

 

7. “Rompamos los mitos, y destruyamos las mentiras y las distorsiones”.

Harvey Milk en Milk

En su interpretación del legendario Harvey Milk, Sean Penn da un mensaje de inspiración hacia lo diverso y la igualdad de todos los hombres, sin importar su orientación sexual. Pero no está limitado a eso: es una invitación a ser quien eres, a salir de todos los clósets posibles. A quién engañamos, todos tenemos uno. 

 

8 “Los seres humanos deben crear la justicia, de forma individual”.

Jim Garrison en JFK

Algunas de las mejores reflexiones en el cine suceden en la corte. Este es el caso del proclamado por el fiscal Jim Garrison (Kevin Costner), quien examina un posible encubrimiento del asesinato de John F. Kennedy y se alza en pleno juicio para hablar de la verdad, de la forma en que ésta resulta una amenaza para el poder. 

 

9. “¡Estoy endiabladamente enojado y no voy a aguantarlo más!”

Howard Beale en Network

¡I’m mad as hell and I’m not gonna take it anymore!” se convirtió casi en el slogan de esta película de Sidney Lumet. En ella, un exconductor aparentemente enloquecido (Peter Finch) despotrica en contra del poder de los medios masivos, de la pasividad de los espectadores. Es casi desesperanzador lo actual que sigue siendo. Seguimos endiabladamente enojados por lo que sucede a nuestro alrededor y por cómo se nos presenta en los grandes medios.

 

10 “Los crímenes más atroces son cometidos por ‘nadies’, por seres humanos que se rehúsan a ser personas.”

Hannah Arendt en Hannah Arendt

¡Otra mujer! Tras su ensayo sobre la banalidad del mal, a propósito del famoso juicio del nazi Adolf Eichmann, la filósofa Hannah Arendt fue criticada por sus ideas, en las que se negaba a tachar a Eichmann como un monstruo. Fue malentendida: en esta escena, ella (Barbara Sukowa) explica que las atrocidades del nazismo no fueron cometidas por personas, sino por hombres y mujeres que se convirtieron en ‘nadies’, sin convicciones, ni intenciones de maldad. Seres no pensantes. También es una lección sobre como “hablar de algo” no es defenderlo ni atacarlo. 

Hijos de la calle (Dir. Barry Levinson)
Un gran thriller basado en un caso verídico con un cast brutal: Brad Pitt, Robert DeNiro, Dustin Hoffman y Kevin Bacon. Es El Conde de Montecristo con 4 niños de Hell's Kitchen.
Dr. Cable (Dir. Ben Stiller)
Como la mayoría de las películas dirigidas por Ben Stiller, es una incomprensible comedia en su tiempo. Aquí tenemos a un Jim Carrey como pocas veces, en plan de ácido villano que busca un amigo a como de lugar.
Romeo + Julita (Dir. Baz Luhrmann)
Nada como ver el DF (en su momento DF ahora CDMX) en pantalla grande con un joven Leonardo DiCaprio y Claire Danes en plan Shakespeare.
Muertos de miedo (Dir. Peter Jackson)
Mucho antes de entrar a Tierra Media, el director Peter Jackson dirigió a un Michael J. Fox en plan cazafantasma con unos efectos visuales adelantados a su época. Risa + Gore fantasmal.
Happy Gilmore (Dir. Dennis Dugan)
Un jugador de hockey con problemas de ira entra a uno de los deportes más calmados de todos: el golf. Adam Sandler en una de sus más grandes comedias, como lo extrañamos.
Marcianos al ataque (Dir. Tim Burton)
Otra cinta con un ensamble actoral como pocas veces se ven: Michael J. Fox, Jack Nicholson, Pierce Brosnan, Glenn Close, Natalie Portman, Tom Jones. Todos bajo la dirección de un Burton en una comedia única, con un humor paródico hacia Estados Unidos.
Corazón de Dragón (Dir. Rob Cohen)
La relación entre el último dragón en la tierra y un humano que buscan engañar a pueblos con tal de ganar dinero. Todo ello para después tratar de detener a un terrible rey. ¿Quién mejor que Sir Sean Connery para hacerla de dragón y de paso hacernos llorar.
Bottle Rocket (Dir. Wes Anderson)
La ópera prima de Wes Anderson pasó sin pena ni gloria en taquilla en su momento, pero esta comedia de ladrones con Owen Wilson ya dejaba ver el particular humor del director, tanto así que fue una de las 10 películas favoritas de Martin Scorsese de la década de los 90.
Matilda (Dir. Danny DeVito)
¿Quién no creció viendo Matilda ya sea en televisión o rentada de videoclub? Una pequeña con poderes únicos. Un gran poder conlleva una gran diversión y mucho pastel de chocolate.
Trainspotting (Dir. Danny Bolye)
Algunos la llegan a considerar la Naranja Mecánica de los 90. Quizá sean unos zapatos muy grandes qué llenar, pero lo cierto es que Danny Boyle y Ewan McGregor lograron una cinta llena de sicodelia, drogas y un gran soundtrack.
La Roca (Dir. Michael Bay)
Probablemente estemos ante una de las mejores películas de Michael Bay, quien sin muchos elementos de CGI y explosiones al por mayor, logró una clásica cinta de acción non-stop. Especialmente la secuencia de persecución en las calles de San Francisco.
El Profesor Chiflado (Dir. Tom Shadyac)
Aquí Eddie Murphy demuestra sus dotes para la comedia haciendo un sinfin de personajes en la que es, sin duda, una de las mejores escenas de cena familiar que hayamos visto en años. Una comedia natural, amena y ligera.
Jóvenes Brujas (Dir. Andrew Fleming)
En una época donde hacer películas enfocadas en fuertes personajes femeninos no era una labor social, The Craft demuestra que el ser bruja puede ser extremadamente divertido sin la necesidad de hombres. ¿A dónde te fuiste Robin Tunney?
Tornado (Dir. Jan de Bont)
Si Steven Spielberg hizo que le temiéramos a los tiburones, también lo hizo con los tornados. Helen Hunt y Bill Paxton hacen una mancuerna única (nuevamente no había la necesidad social de hacer el personaje de Hunt una badass, simplemente lo era) Michael Crichton entrega una historia con aventura de principio a fin, en el medio, vacas voladoras.
Space Jam (Dir. Joe Pytka)
La combinación de dibujos animados con personas reales ya la habíamos visto, pero nada con los queridos personajes de Looney Tunes y la estrella más importante del basquetbol en toda su historia. Posteriormente Brendan Fraser haría una cinta con los Tunes, pero bueno, ya sabemos la historia.
Jerry Maguire (Dir. Cameron Crowe)
No estuvimos preparados para lo que sería el camino del agente deportivo Jerry Maguire a través de los ojos de Cameron Crowe. Con un soundtrack único y actuaciones sobresalientes de todo su cast, especialmente Cuba Gooding Jr. quien ganó el Oscar como Mejor actor de reparto. Y nada ha superado el "You had me at hello".
Fargo (Dir. Joel Coen)
Es difícil mencionar una película de los Coen que no sea trascendental, pero con Fargo es complicado encontrarle algo que sea criticable. En esta historia tenemos a los hermanos en uno de sus momentos más finos, donde combinan la mejor comedia negra con aspectos de thriller.
Misión Imposible (Dir. Brian de Palma)
En 1996 Tom Cruise era una estrella de Hollywood... ¡y 20 años después sigue siéndolo y con Misión Imposible!. Para la primer entrega de la franquicia quién mejor que un maestro del thriller como lo es De Palma para ubicarnos dentro del cine de espías. Pocas secuencias como Cruise corriendo detrás del agua y su chicle explosivo.
Scream (Dir. Wes Craven)
Cuando parecía que sólo Craven viviría de Pesadilla en la calle del infierno, literalmente vino a reinventar el género, a hacerlo todavía más accesible al público en general y de paso burlarse un poco de las reglas del mismo con esos primeros minutos donde asesina a Drew Barrymore. Un clásico de culto, uno de los favoritos del propio Quentin Tarantino.
Día de la Independencia (Dir. Roland Emmerich)
No podemos hablar de 1996 en el cine sin mencionar el mayor éxito en taquilla de ese año. Will Smith se convertía en estrella, Jeff Goldblum afianzaba su papel de científico para explicar lo que sea y Bill Pullman gritaba a los 4 vientos el mejor discurso presidencial que se haya escrito en la historia.
mm

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

Comentarios