Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #171 – Planeta Shazam

Nuestro planeta; After, y spoilers de Shazam!

April 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores muertes de Game of Thrones

Por:

11-04-2019
Game of Thrones Arya Stark Petyr Baelish

Game of Thrones ha mostrado miles de muertes que van del tradicional apuñalamiento al asesinato con el uso de magia oscura…

Hubo un tiempo en que las principales casas de Westeros vivieron una frágil paz, hasta que la muerte de Robert Baratheon desató una sangrienta lucha por el poder. Es difícil calcular el número total de bajas que ha dejado la lucha por el Trono de Hierro, pero algunas estimaciones hablan de más de 150,000. Esta cifra esta en continuo aumento, ya que todos los hombres deben morir. O como dicen en los Siete Reinos de Game of Thrones, Valar Morghulis,

Desde los tradicionales apuñalamientos y degüellos hasta asesinatos con el poder de la magia oscura, recordamos las muertes más memorables en toda la historia de Game of Thrones.

Dama, Viento Gris, Verano y Peludo
(Vía)
Las bajas de la casa Stark no se limitan a los humanos, sino a los nobles huargos que han acompañado y defendido a cada uno de sus dueños. La primera en caer fue Dama, quien fuera ejecutada tras atacar a Joffrey Baratheon. Le siguió Viento Gris, una víctima más de la Boda Roja y cuya cabeza mutilada fuera puesta en el cuerpo decapitado de Robb Stark. El siguiente fue Verano, quien al igual que Hodor, se sacrificó para que Bran Stark salvara la vida. Finalmente Peludo, cuya cabeza fuera presentada a Ramsay Bolton como prueba de captura de Rickon Stark. Por ahora sólo quedan el noble Fantasma y la enigmática Nymeria.
Lord Jeor Mormont
(Vía)
Desde la primera temporada de Game of Thrones nos quedó muy en claro que la Guardia de la Noche era una armada cada vez más débil y con hombres que no aportaban ningún beneficio al Muro. La muerte de Lord Mormont es buen ejemplo de ello, ya que ni siquiera su experiencia le permitió detener a quienes fueran sus propios hombres y con ello, se demuestra la ineficacia de la orden ante las diferentes amenazas del norte.
Maestre Luwin
(Vía)
El Maestre Luwin siempre demostró ser un hombre de gran sabiduría y corazón, sin embargo su mayor fortaleza era la lealtad con la que siempre sirvió a la Casa Stark. Esto le permitió ver las grandes glorias de Ned, pero también la dolorosa derrota de Invernalia a manos del traicionero Theon, cuyos hombres le hirieron de muerte. Eso sí, incluso en sus últimos momentos el anciano demostró sus convicciones al brindar un último consejo a Bran, el cual buscaba garantizar la supervivencia del joven y de la poderosa casa norteña.
Wun Weg Wun Dar Wun
(Vía)
El rescate de Invernalia durante la Batalla de los Bastardos ya se había concretado, pero Ramsay Bolton no podía ser derrotado sin una última muestra de su tiranía. Su víctima final fue Wun Weg Wun Dar Wun, el poderoso gigante que peleara incontables batallas al lado de los salvajes y quien empleó toda su fuerza para abrir las puertas del castillo y así permitir el ingreso de las armadas comandadas por Jon Snow. Esto también le convirtió en el blanco de incontables flechas enemigas, incluyendo la fatídica del propio Bolton, que fue ensartada en su ojo justo cuando Jon se disponía a darle una muestra de afecto antes de morir. Su muerte también marcó la extinción de los gigantes, pues se dice que era el último miembro de su especie.
Rickon Stark
(Vía)
Parecía que las bajas de la casa Stark habían terminado con la Boda Roja, hasta que la Batalla de los Bastardos comenzó con el asesinato del más inocente de los lobos. Un deceso perfecto para inaugurar uno de los conflictos más feroces en toda la historia de los Siete Reinos y para aumentar todavía más el odio generalizado hacia Ramsay Bolton, pero no tan dolorosa si la comparamos con otras víctimas del show. Esto por la poca –por no decir nula– importancia que la adaptación dio al personaje.
Shae
(Vía)
Por mucho tiempo pensamos que Shae amaba sinceramente a Tyrion, pero el sueño se rompió cuando se descubrió que la mujer sólo disfrutaba el poder del entonces Mano del Rey, lo que le llevó a declarar en su contra al ser acusado por el asesinato de Joffrey Baratheon. Su muerte por asfixia ejecutada por el propio Tyrion representa el rompimiento absoluto del león con Desembarco del Rey y el inicio de su viaje hacia una importante alianza con Daenerys Targaryen.
Thoros de Myr
(Vía)
Todos recuerdan la expedición en la que muere Viserion y en la que se buscaban pruebas de muertos congelados que se aproximaran desde el norte. Sin embargo, el viaje tuvo otra baja importante en Thoros de Myr, una de las cabezas de la Hermandad Sin Estandartes y famoso entre los hechiceros rojos por las múltiples resurrecciones de Beric Dondarrion. Su caída empezó con el ataque de un oso muerto más allá del Muro y que lo dejó gravemente herido. A pesar de los esfuerzos de sus compañeros por mantenerlo con vida, el personaje falleció a causa de las lesiones y el frío, luego de que el grupo de tuviera que pasar varias horas en el temible invierno al ser rodeados por los Caminantes. Una baja sensible considerando sus habilidades con la magia y la espada, y que además afectó gravemente la moral de Dondarrion, su compañero de mil batallas y cuya forma de rendirle honores fue incinerarlo con su espada para evitar su gélida resurrección.
Olly
(Vía)
Su presencia fue mínima, pero más que suficiente para realizar dos de las muertes más dolorosas en toda la historia del show: Ygritte y Jon Snow. Con estas credenciales, no sorprende que la ejecución del joven se convirtiera en una de las más aplaudidas por los aficionados. No fue realmente espectacular, pero tuvo un alto valor simbólico al ser el momento que llevó al Bastardo de Invernalia a la madurez para convertirse en el gran líder que todos conocemos.
Sandor Clegane "la Montaña"
(Vía)
La muerte de Oberyn Martell durante el juicio por combate de Tyrion Lannister fue tan célebre, que resulta fácil olvidar que Gregor Clegane, mejor conocido como la Montaña, también sucumbió en el enfrentamiento tras ser herido en repetidas ocasiones por la lanza envenenada de la Víbora Roja. ¡Una estrategia clásica de los dornienses! Al final, el personaje logró “salvar la vida” –por decirlo de algún modo– gracias a los esfuerzos del ex maestre Qyburn, quien aprovechó sus oscuros conocimientos para convertirlo en un auténtico muerto viviente al servicio de la soberana. Quien quiera llegar a la leona, antes tendrá que enfrentarse a este imbatible guerrero…
Shireen Baratheon
(Vía)
Stannis Baratheon nunca fue el personaje más carismático de los Siete Reinos, pero su hija Shireen sí que nos conquistó con su inocencia y su trágico padecimiento de psoriagris. Quizá por ello su muerte quedó tan grabada entre los aficionados, al ser quemada viva en sacrificio para el Señor de la Luz. Una de las acciones más oscuras de la siempre polémica Melisandre.
Ygritte
(Vía)
Algunos pensaban que Jon Snow e Ygritte podían ser capaces de superar las adversidades para vivir alejados del conflicto entre cuervos y salvajes. No saben nada… la que parecía una pareja perfecta termina separándose cuando el bastardo se reintegra a la Guardia de la Noche. Sobra decir que la guerrera no toma bien esta situación, por lo que se muestra ansiosa de enfrentarse al cuervo en el campo de batalla. El deseo de la fémina termina por cumplirse: mientras Jon sonríe al percatarse de que la salvaje está viva, Ygritte apunta su arco vacilante contra el hermano juramentado. El encuentro es interrumpido cuando la joven recibe una flecha disparada por el pequeño Olly, la cual termina cobrando su vida. Definitivamente, uno de los momentos más trágicos vistos hasta ahora.
Tommen Baratheon
(Vía)
El joven monarca de los Siete Reinos nunca tuvo la crueldad de su hermano Joffrey, pero ni siquiera esto le salvó de una muerte trágica. El joven rey no fue asesinado por una conspiración contra los leones, ni cayó en una cruenta batalla, sino que fue una víctima indirecta de la locura de su propia madre tras la aniquilación de varios enemigos, una larga lista que incluía a la reina Margaery Tyrell. El soberano, incapaz de soportar la pérdida de su esposa, terminó con su dolor arrojándose por un balcón de su palacio. Más doloroso aún fue que, antes de saltar el vacío, el personaje se quita la corona en una clara muestra de que no quiere formar parte de este sangriento juego.
Renly Baratheon
(Vía)
El vanidoso Renly Baratheon celebra una fiesta antes de iniciar su batalla por el Trono de Hierro, pero el festejo es interrumpido por una escalofriante sombra asesina. Este asesinato demostró el poder de aquellos seguidores del Señor de la Luz, lo que además convirtió a Malisandre en uno de los personajes más respetados de la historia. La mujer roja no nos ha deleitado con más ejecuciones de este tipo, pero al menos nos complació con una resurrección que ha sido determinante para los Siete Reinos.
Khal Drogo
(Vía)
Todos pensábamos que Khal Drogo sería un poderoso aliado de Daenerys en la lucha por los Siete Reinos y que alcanzaría su muerte en un violento combate. Irónicamente esto nunca sucedió, ya que el poderoso individuo fue condenado a una muerte lenta y trágica a base de una traición por sangre ejecutada por la hechicera Maz Duur. Eso sí, el suceso fue determinante para que Daenerys Targaryen ascendiera como la Madre de Dragones que todos conocemos.
Lysa Arryn
(Vía)
La hermana de Catelyn Stark sufrió en carne propia la tiranía de Petyr Baelish, quien luego de sacarle todo el beneficio posible, termina arrojándola por la Puerta de la Luna. Este deceso fue importante en los Siete Reinos al aumentar el poder de Meñique y ahondar la tragedia de Sansa Stark, quien perdió la poca protección de su tía y terminó comprometida con Ramsay Bolton.
Margaery Tyrell, Loras Tyrell, Lancel Lannister y el Septón Supremo
(Vía)
Los diversos conflictos armados de Westeros han dejado incontables víctimas, pero ningún personaje individual puede presumir la efectividad asesina de Cersei Lannister, quien logró deshacerse de muchos de sus principales adversarios con una buena dosis de fuego valyrio. La sangrienta lista incluyó toda clase de rivales entre los que destacan Margaery Tyrell, Lancel Lannister y el Septón Supremo, entre otros. Su flamante venganza no sólo fue espectacular, sino importantísima para el cauce de la historia, ya que le permitió hacerse con el Trono de Hierro. Sin embargo, no estuvo exenta de sacrificios, ya que provocó el suicidio del joven rey Tommen.
El Cuervo de Tres Ojos
(Vía)
Es fácil pensar que Viserion es la víctima más importante del Rey de la Noche, pero el calificativo realmente pertenece al Cuervo de Tres Ojos. Su caida ocurrió durante una invasión del líder de los Caminantes a la cueva donde residía el poderoso personaje y que no pudo ser defendida por los Hijos del Bosque. El suceso fue brillantemente construido en dos tiempos diferentes: el presente mostró el momento en que el villano levanta su espada contra el inerte anciano; mientras que las visiones del pasado de Bran Stark exhibieron sus últimas palabras y su evaporación ante los ojos del lobo. La tragedia llegó acompañada por un poco de esperanza, cuando Benjen Stark acudió al rescate del joven y le confirmó lo que todos sabíamos: él era el nuevo Cuervo de Tres Ojos.
Viserys Targaryen
(Vía)
Un enfurecido Viserys desafía abiertamente a Khal Drogo, quien vacía un caldero de oro fundido sobre el dragón para darle la corona prometida. Por algún tiempo pensamos que el hermano de Daenerys Targaryen sería un digno contrincante en la lucha por el Trono de Hierro, sin embargo su desesperación y su excesiva ambición terminaron por convertirse en su perdición. Una de las muertes más violentas de toda la historia de la serie.
Walder Frey
(Vía)
Nunca figuró entre los villanos centrales de la historia, sino como un hombre que puso sus intereses por encima de todo. Aun así, su intervención directa en la Boda Roja le llevó a ser despreciado e incluso odiado por muchos. Nadie mejor que Arya para concretar la venganza perfecta contra el personaje, con un engaño que la consolidó como una asesina sin rostro y un lento degüello que apenas pudo equipararse con el dolor sufrido por la loba al presenciar el asesinato de su familia. Uno menos en su larga lista de víctimas.
Tywin Lannister
(Vía)
El resquebrajamiento de la Casa Lannister comenzó con el envenenamiento de Joffrey Baratheon, pero la verdadera debacle sucedió con el asesinato de Tywin Lannister a manos de su propio hijo Tyrion, injustamente acusado de regicidio y harto de una vida de desprecios. El suceso alteró de manera importante las estructuras de poder en Desembarco del Rey, pero también resaltó por la extraña manera en que sucedió: el guerrero que siempre supo cómo enfrentar cualquier amenaza nada pudo hacer al ser sorprendido con una ballesta en el cuarto de baño.
Jon Snow
(Vía)
El Bastardo de Invernalia siempre fue uno de los grandes favoritos para llegar al Trono de Hierro, pero el sueño terminó abruptamente cuando fue apuñalado por un sector de la Guardia de la Noche. Fue un momento doloroso entre los amantes de los lobos, pero incapaz de igualar el impacto provocado por la Boda Roja ante una resurrección más que predecible por la presencia de Melisandre en el Castillo Negro. Aun así, fue un crudo recordatorio de que ni siquiera los grandes héroes de esta historia tienen la vida asegurada.
Petyr Baelish "Meñique"
(Vía)
A diferencia de muchos otros villanos, Petyr Baelish siempre externó una gran astucia que le permitió establecer diferentes alianzas con algunas de las casas más poderosas de Westeros, aumentar considerablemente su poder y deshacerse de numerosos adversarios sin necesidad de empuñar una espada. Siempre fue un importante contendiente al Trono de Hierro y sus posibilidades parecían aumentar con cada temporada, hasta que finalmente cometió un grave error: tratar de separar a la mermada familia Stark. Su muerte llegó en el momento menos esperado, pues todo apuntaba a que tenía a Sansa Stark de su lado; fue sencilla con una simple ejecución de Arya, pero simbólica al demostrar que ni el más brillante de los hombres puede sobrevivir solo en este mundo. Sin embargo, la manada sobrevive...
Ramsay Bolton
(Vía)
Uno de los personajes más detestados de Game of Thrones –en realidad, el más odiado desde Joffrey Baratheon– merecía más que un deceso espectacular, merecía una muerte lenta y dolorosa que le hiciera pagar todo el sufrimiento provocado. Nadie mejor que Sansa Stark para ejecutar la sentencia, al someterlo al apetito de sus propios perros que terminaron devorándolo. Tan violenta, que ni siquiera la producción de Game of Thrones se atrevió a exhibirla en pantalla.
Olenna Tyrell
(Vía)
Siempre fiel a su estilo, la gran matriarca de los Tyrell puede presumir el deceso más elegante de todo Westeros. A diferencia de su familia, no murió durante la violenta explosion del fuego valyrio, sino envenenada por Jaime Lannister con una copa de vino. Pero antes de beberla –lo que, por cierto, no sucedió en pantalla–, la anciana confesó que fue ella quien asesinó a Joffrey Baratheon durante la Boda Púrpura que comenzó la caída de los leones, para luego arrojar una inolvidable petición al personaje: “Tell Cersei. I want her to know it was me.” Inolvidable.
Viserion
(Vía)
Los dragones de Daenerys Targaryen parecían imbatibles ante las fuerzas de los Siete Reinos, pero sus llamas no sirvieron de mucho ante los poderes del Rey de la Noche, quien terminó con Viserion con el impacto de una gélida lanza. Fue un momento doloroso e impactante, pues las leyendas de Westeros decían que eran virtualmente indestructibles, mientras que sus habilidades los posicionaban como la gran esperanza de Westeros en la batalla final por la supervivencia. También es la baja más sensible hasta ahora, pues no conforme con perder una criatura, ésta fue resucitada por la magia más allá del Muro y terminó integrándose a las ya numerosas filas de los Caminantes. Un verdadero desastre para los Siete Reinos.
Hodor
(Vía)
No es la muerte más importante de Westeros, pero sí que es una de las más trágicas. El gigantesco acompañante de Bran Stark siempre se distinguió por su nobleza, su lealtad y su inocencia, tres características que no garantizan la supervivencia en el brutal universo creado por George RR Martin, pero que resultaron determinantes para salvar la vida de Bran Stark quien terminara convirtiéndose en uno de los personajes más importantes de la historia. Imposible olvidar al personaje deteniendo las amenazas más allá del mundo, mientras el grito de “Hold the door” evolucionaba hasta convertirse en el “Hodor” que todos conocemos.
Joffrey Baratheon
(Vía)
Luego de los violentos acontecimientos explorados en la Boda Roja, parecía poco probable que George R.R. Martin aprovechara de nuevo estas celebraciones para acabar con otro personaje principal. Al final el autor decidió explorar otra boda, pero lejos de dotarla de otra masacre, la plagó de intrigas, engaños y mucho vino –de ahí el nombre de Boda Púrpura– para envenenar al que fuera el personaje más odiado en su momento. Sí, seguimos felices por este deceso…
Ned Stark
(Vía)
Luego de ser acusado de alta traición contra el Rey Joffrey Baratheon, los Siete Reinos se preguntan cuál será el destino de quien fuera Mano del Rey. Aunque se decía que el personaje sería enviado al Muro para cumplir su condena, Joffrey hace gala de su “piedad” ordenando una rápida ejecución para Ned, incrementando aún más las tensiones entre los Lannister y los Stark. En su momento, Ned era el gran héroe de Game of Thrones y por ello, uno de los aparentes intocables dentro de la historia. Qué equivocados estábamos… Su muerte no sólo es uno de los momentos más importantes dentro de la historia, al romper de manera absoluta las relaciones entre los Stark y los Lannister para abrir el camino hacia una violenta guerra, sino que también nos demostró que –literalmente– cualquier personaje podría morir en esta violenta guerra por el poder en Westeros.
Oberyn Tyrell
(Vía)
La Víbora Roja aprovecha las acusaciones contra Tyrion Lannister para representarlo en un juicio por combate, lo que le permitirá enfrentar directamente a Sandor Clegane, verdugo de su familia, y con ello desafiar directamente el poderío de Tywin Lannister. Oberyn toma ventaja, pero cuando parece que todo se ha decidido, la Montaña derriba a su oponente para luego aplastar –literalmente– su cabeza. Una muerte tan hipnótica, sangrienta y espectacular como la propia serie que representa. No sabemos ustedes, pero nosotros nos seguimos preguntando si habrá un deceso que sea capaz de superar la brutalidad vista en este espectacular duelo.
Robb y Catelyn Stark
(Vía)
Game of Thrones ha mostrado una incontables apuñalamientos y degüellos, pero ninguno tan impactante e influyente como la infame Boda Roja. El suceso comenzó con Robb y Catelyn Stark reuniéndose con Walder Frey para limar asperezas sobre compromisos rotos y así entablar nuevas alianzas en la guerra por el Trono de Hierro. Lamentablemente los acuerdos culminan al ritmo de "The Rains of Castamere", lo que abre paso a la mayor traición y más cruda masacre vista en los Siete Reinos. En su momento, fue el parteaguas que mermó casi por completo las fuerzas de los lobos y consolidó el enorme poderío de los Lannister. Sus elevados niveles de violencia del capítulo hicieron que incontables seguidores se mostraran furiosos contra el escritor George RR Martin y la adaptación, pero también nos preparó para la gran cantidad de muertes que siguieron llegando desde los distintos rincones de Westeros. Nada fue lo mismo desde entonces. Uno de los momentos más memorables de todo el show.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios