Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #152 – Animales fantásticos de verano

Animales fantásticos 2: Los crímenes de Grindelwald

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores números musicales en películas del siglo XXI

Por:

14-08-2018
mejores numeros musicales

Desde la clásica Moulin Rouge! hasta la queridísima La La Land, hacemos un recorrido por los grandes exponentes del musical contemporáneo.

Los últimos años del siglo XX no tuvo demasiados mejores números musicales, al grado que algunos lo daban por muerto. Después de todo, parecía un género rezagado y limitado a clásicos como El Mago de Oz (The Wizard of Oz), La novicia rebelde (The Sound of Music) y Amor sin barreras (West Side Story).

Todo cambió con la llegada del siglo XXI. El talento de cineastas como Baz Luhrmann, Rob Marshall y Bill Condon, aunado a la habilidad coral de toda una generación de actores abrió el camino para la que ya podría considerarse una nueva edad de oro dentro del género. Ésta incluye toda clase de reconocimientos y una estupenda recepción del público.

Hacemos un recorrido por los mejores momentos del cine musical en lo que va del siglo XXI, los cuales nos han hecho bailar, llorar y sobre todo cantar. ¿Cuál es su favorito?

Nota: Esta lista no incluye musicales animados.

“This is Me” (El gran showman, 2017)
(Vía)
La segunda película musical de Hugh Jackman generó una enorme polémica al idealizar la vida de P.T. Barnum, un entretenedor mundialmente conocido por su show de fenómenos. Lejos de centrarse en el morbo, uno de los principales objetivos de esta historia era externar la manera en que estos artistas aprovecharon la farándula para buscar la aceptación social. "This is Me" es el mejor legado de ello, un auténtico himno de igualdad con el que Lettie Lutz –mejor conocida como la mujer barbuda– encabeza una auténtica revolución musical contra todos aquellos que se atreven a rechazarlos, ya sea por sus diferencias físicas, su pobreza o por el temor a todos aquellos que son diferentes. El impactante tema habría ganado el Oscar sin ningún problema, de no ser por la brillantez de "Remember Me" de Coco.
"Dancing Queen" (Mamma Mia!, 2008)
(Vía)
Meryl Streep ya había demostrado su talento en todo tipo de proyectos, pero todavía le quedaba uno de los géneros más desafiantes como es el musical. ¿Podría la multilaureada actriz superar el reto con la adaptación fílmica de Mamma Mia! inspirada en la puesta en escena de ABBA? Su participación en el número de “Dancing Queen” es un eterno recordatorio de que no sólo lo logró, sino que rebasó todas nuestras expectativas con una de las interpretaciones más exquisitas de toda su carrera. Contra todos los pronósticos, este trabajo no le valió una nominación al Premio de la Academia –tuvo que conformarse con ser contemplada para el Globo de Oro–, pero sí que refrendó su posición entre las leyendas más polifacéticas de Hollywood. Finalmente, valdría la pena recordar que este número se convirtió en todo un estandarte de la historia de Donna, al grado que la reciente secuela decidió recuperarlo para una secuencia muy similar y no menos memorable.
"All You Need Is Love" (Across the Universe, 2007)
(Vía)
El cine ha rendido toda clase de homenajes a los Beatles, pero pocos tan memorables como Across the Universe, que aprovechó algunos de los temas más memorables del grupo para explorar el romance entre un joven británico y una chica americana con la Guerra de Vietnam como telón de fondo. Y claro, con algunos evidentes paralelismos a la trayectoria del propio cuarteto de Liverpool. Uno de los ejemplos más claros es la interpretación final de "All You Need Is Love", con el que Jude recrea el célebre concierto de la azotea de 1969 para intentar recuperar el amor de Lucy. No tiene la espectacularidad de "Because", la psicodelia de "I Am the Walrus", ni el impacto visual de "Strawberry Fields Forever", pero tiene una sensibilidad única que nos recuerda las razones por las que los Beatles se mantienen entre los mejores conjuntos musicales de toda la historia.
"All That Jazz" (Chicago, 2002)
(Vía)
Moulin Rouge! refrescó el cine musical para las nuevas generaciones, pero fue Chicago la que lo regresó a sus viejas glorias tras darle seis Premios de la Academia, incluyendo el de Mejor película. ¡La única cinta del género en obtener este reconocimiento en lo que va del siglo XXI! Inspirado en la puesta en escena homónima, el filme nos transporta a la urbe titular durante la llamada Era del Jazz, la cual se caracterizó por los escándalos, la corrupción y la muerte. Todos estos elementos son rescatados en "All That Jazz", tema musical que marca el inicio de nuestra historia, en el que Velma Kelly interpreta su último número antes de ser encarcelada por el asesinato de su esposo y su hermana, al tiempo que Roxie Hart decide labrar su propio camino al iniciar una relación pasional con alguien que aparentemente podría adentrarla en el mundo de la farándula. La pieza idea para una cinta plagada de crimen, engaño y música estupenda.
"My Friends" (Sweeney Todd, 2007)
(Vía)
Tim Burton suele disfrutar de los cuentos de hadas retorcidos, pero ni siquiera esto nos permitió anticipar su incorporación al cine musical. ¡Pero no era uno cualquiera, ni mucho menos uno color de rosa! Siempre fiel a su costumbre, el creativo se inclinó por una historia lúgubre, inspirada en uno de los asesinos más famosos de la Inglaterra victoriana: Sweeney Todd. La adaptación a la puesta en escena homónima se caracteriza por toda clase de temas perturbadores que giran alrededor de la maldad, la muerte y pasteles preparados a base de carne humana. Ninguno tan memorable como “My Friends”, donde el personaje titular interpretado brillantemente por Johnny Depp –un trabajo que le valió la nominación al Premio de la Academia– se reencuentra con sus navajas de afeitar con las que busca consumar su venganza contra todos aquellos que destrozaron su vida.
"Beauty and the Beast" (La Bella y la Bestia, 2017)
(Vía)
Walt Disney había batallado por trasladar la magia de sus clásicos animados al live-action, hasta que sus más recientes producciones mostraron una mayor fidelidad al material de origen. Tal fue el caso de La Bella y la Bestia, que con un elenco de primer nivel y una producción de altísima calidad no tuvo problema para ubicarse entre los mayores éxitos taquilleros de los últimos tiempos. Buena parte de sus logros radicaron en su elenco de primer nivel, que recrearon con destreza los momentos más entrañables del filme estrenado en los 90. Tal fue el caso de Ewan McGregor con su aclamada interpretación de "Be Our Guest" que nada le pidió al Lumiére original o el baile al ritmo de "Beauty and the Beast" con el que nuestros protagonistas sellan su improbable romance. Difícil decir cuál es mejor, ¿ustedes con cuál se quedan?
“Drive It Like You Stole It” (Sing Street, 2016)
(Vía)
Los musicales suelen caracterizarse por espectacularidad visual y su impresionante diseño de producción. Quizá por ello resulta irónico que una modesta película irlandesa lograra colarse entre los mejores exponentes del género en lo que va del siglo XXI. Se trata de Sing Street, un emotivo coming-of-age sobre un joven dublinés que recurre a la música como medio de escape de sus problemas, pero también como su mejor herramienta para conquistar a la chica de sus sueños. Esta misma premisa hace que “Drive It Like You Stole It” sea una secuencia tan fascinante, con el protagonista y su banda alistándose para rodar un videoclip con estilo cincuentero e imaginando cómo sería con la llegada de su enamorada a escena. El sueño no se cumple, lo que deja un corazón roto en el muchacho y dicho sea de paso, en toda la audiencia.
"A Lovely Night" (La La Land, 2016)
(Vía)
La La Land es una película que versa sobre la búsqueda de los sueños en una ciudad idealizada para conseguirlos. Quizá por ello, "A Lovely Land" se haya convertido en su secuencia más emblemática, superando incluso lo hecho por "City of Stars" y "The Fools Who Dream". Se trata de un momento relativamente sencillo en el que Mia y Sebastian lamentan el tiempo perdido en viejas discusiones para dar inicio a un romance que les dará grandes alegrías, pero –nos duele recorarlo– también enormes desilusiones. Esta modestia no lo hace menos mágico, pues nuestros protagonistas ejecutan un alegre baila para exaltar sus emociones y con la que rinden homenaje a algunos de los grandes clásicos en la historia del cine musical. Todo ello bajo la luz de una simple farola, con una banca como su único testigo y con el panorama angelino como fondo. Momentos como este sirven para recordarnos las razones por las que, si bien no ganó el Oscar, La La Land se coronó como una de las películas más queridas de los últimos año.
"I Dreamed a Dream" (Les Miserables, 2012)
(Vía)
La adaptación teatral a la obra de Victor Hugo presume cerca de 30 años de éxito ininterrumpido. Esto hizo que su salto al cine fuera una apuesta más que arriesgada, pero también muy necesaria para refrendar el éxito del musical en la industria contemporánea. A pesar de la grandeza y enorme popularidad de muchos de sus temas –"Do You Hear the People Sing?" y "One Day More" entre los más destacados–, ninguno trascendió tanto como "I Dreamed a Dream", con el que una atormentada Fantine se rinde ante una vida plagada de tormentos y de la que ya no espera nada. Un tema perfecto para una historia titulada Los miserables y que por ello, fue elegido como el gran referente de la campaña promocional. Mención especial para la emotiva interpretación de Anne Hathaway, cuyo exquisito trabajo en esta dura secuencia le valió el Oscar.
"Elephant Love Medley" (Moulin Rouge!, 2001)
(Vía)
El musical había perdido popularidad hacia finales del siglo XX, hasta que Baz Luhrmann le dio un nuevo impulso con Moulin Rouge! La historia de la cortesana y el escritor bohemio conquistó por su emotividad, pero también por su exquisito repertorio integrado por algunos de los grandes clásicos musicales de la historia. Ninguno supera la llamada Melodía del Elefante, con la que Christian hace gala de su romanticismo al emplear temas como "I Was Made for Lovin’ You", "I Will Always Love You" y "Heroes" para externar sus sentimientos por Satine. Al final, esta muestra de afecto convence a la joven de que el amor va más allá del dinero, lo que da inicio a uno de los grandes romances cinematográficos de todos los tiempos.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios