Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #199 – Películas favoritas

Películas favoritas de los últimos 25 años.

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores películas chilenas del siglo XXI

Por:

20-06-2019
Tony Manero peliculas chilenas

Con una industria en evidente ascenso, cada vez hay más películas chilenas que se ubican entre lo mejor del cine latinoamericano.

El cine chileno es uno de los mejores ejemplos del desarrollo en la industria latinoamericana en el siglo XXI. Tanto por la gran calidad de sus películas, cuyas temáticas van de los sucesos más ordinarios a los cruentos recuerdos de la dictadura, como por el enorme talento de algunos de sus realizadores, muchos de los cuales ya figuran entre los más reconocidos de la actualidad.

Esto ha propiciado que las películas chilenas tengan cada vez más impacto mundial, así como una mayor presencia en los certámenes más prestigiados del mundo.

A continuación las diez mejores películas chilenas del siglo XXI.

La buena vida (Dir. Andrés Wood, 2008)
(Vía)
Andrés Wood siempre ha manifestado su pasión por las pequeñas historias que integran nuestra existencia, la cual puede apreciarse en La buena vida. La película nos traslada a una urbe chilena donde cuatro personas sin relación alguna y que sólo coinciden aleatoriamente en distintos puntos, viven con la esperanza de alcanzar sus respectivas metas. Una trama sencilla, pero hipnótica por su fácil identificación con las audiencias y que confirmó el crecimiento del cine chileno en el panorama latinoamericano. Prueba de ello es su Goya a Mejor película iberoamericana, el primero para un filme andino desde 1991 y que terminó con la hegemonía argentina y uruguaya, ganadores de la estatuilla por ocho años consecutivos.
Los perros (Dir. Marcela Said, 2017)
(Vía)
El cine chileno ha tenido varias directoras de enorme talento a lo largo de su historia, siendo Marcela Said una de las más recientes con sus durísimos cuestionamientos sociales. Su película más aplaudida es Los perros, sobre una mujer acomodada cuyos intereses banales le encaran con los horrores de la dictadura andina, lo que resulta en una fuerte crítica a las familias más adineradas del país cuya falta de acción contribuyó a la permanencia de Augusto Pinochet en el poder. Aunque no tuvo el impacto mediático de otros filmes, tuvo un buen paso por varios festivales internacionales, siendo Cannes el más importante de todos, y hoy en día es considerada una de las películas indispensables para comprender la crisis política que aquejó a Chile por casi 20 años.
La nana (Dir. Sebastián Silva, 2009)
(Vía)
Casi diez años antes de que Alfonso Cuarón explorara la posición de las empleadas domésticas en Roma (2018), Sebastián Silva hizo lo propio con La nana, sobre una mujer que teme por su trabajo cuando la familia para la que ha trabajado por más de 20 años contrata una chica más joven para que le ayude en el hogar. El filme fue aplaudido por el estupendo trabajo de Catalina Saavedra, quien ofrece una actuación tan conmovedora como desgarradora, con incontables muestras de amargura que resultan determinantes para generar empatía con las audiencias. Pasó a la historia al convertirse en la primera película chilena nominada al Globo de Oro, pero inexplicablemente la academia andina no la eligió como su representante para el Oscar, decantándose por la menos popular Dawson Isla 10.
Neruda (Dir. Pablo Larraín, 2016)
(Vía)
Cuatro años después de No, Pablo Larraín y Gael García Bernal se reencontraron con Neruda. La película no abordó la faceta creativa del poeta que tantas veces ha sido trasladada al cine, sino su historial comunista que le llevó a ser perseguido durante el gobierno de Gabriel González Videla. Este arriesgado enfoque fue motivo de admiración a nivel internacional, refrendó al cineasta como un especialista de la historia de su país y resultó determinante para sellar su salto a Hollywood con Jackie, estrenada ese mismo año. Sus mayores logros incluyen la nominación al Globo de Oro, además de numerosas estatuillas en los Premios Fénix y los Premios Platino.
Taxi para tres (Dir. Orlando Lübbert, 2001)
(Vía)
El primer gran éxito chileno del siglo XXI, determinante para el fortalecimiento interno de su industria y para el impacto internacional que goza en la actualidad. El filme relata la historia de un taxista que es asaltado y obligado a colaborar en una serie de atracos, lo que eventualmente le lleva a convertirse en cómplice y cuestionar su propia moralidad. Aunque no figuró entre los certámenes más populares del cine, tuvo un buen paso por varios festivales destacados como Sundance, Guadalajara y muy especialmente San Sebastián, donde se convirtió en el primer y único filme andino en hacerse con la Concha de Oro y en el cuarto país latinoamericano en lograr el reconocimiento sólo después de Bolivia, Argentina y México.
Gloria (Dir. Sebastián Lelio, 2014)
(Vía)
El cine no es ajeno a la exploración de romances maduros, pero pocos tan desgarradores como el visto en Gloria. La cinta que marcó la consolidación del director Sebastián Lelio nos introduce con una mujer cercana a los 60 años y que pretende erradicar la soledad con fiestas y encuentros para adultos mayores. Su suerte parece cambiar al conocer a Rodolfo, pero la situación se complica cuando el romance se torna obsesivo y enfermizo. La película tuvo un buen paso por algunos festivales de alto prestigio, como la Berlinale y San Sebastián, y demostró que el cine chileno tenía un enorme potencial narrativo más allá de la dictadura. Su prestigio internacional le valió un remake norteamericano sumamente controvertido por la dirección del propio Lelio.
Tony Manero (Dir. Pablo Larraín, 2008)
(Vía)
Pablo Larraín exhibió las primeras muestras de su talento realizador con Fuga (2006), pero fue Tony Manero la que lo ubicó entre los cineastas más prometedores del panorama latinoamericano. La película sigue a un hombre maduro y obsesionado con lograr la perfecta imitación de Tony Manero, personaje inmortalizado por John Travolta en Fiebre de sábado por la noche (1977). Más interesante aún es que el director aprovecha al perturbado sujeto para explorar con enorme destreza la decadencia andina durante los años de la dictadura. Tuvo una participación destacada en Cannes y aunque no ganó grandes premios, se ganó el reconocimiento del público que a la fecha le considera una de las cintas más destacadas de su talentoso realizador.
Machuca (Dir. Andrés Wood, 2004)
(Vía)
Uno de los primeros grandes logros del cine chileno del siglo XXI. No sólo por su fiel reproducción del país latinoamericano previo a la dictadura de Augusto Pinochet, sino por su emotiva historia que aborda la amistad entre dos niños que no entienden de diferencias sociales, así como su posterior resquebrajamiento a causa de las tensiones políticas y la influencia de los adultos. No menos destacados fueron los esfuerzos de Andrés Wood para sacarla adelante, al trabajar durante meses en la preparación de sus jóvenes protagonistas y maniobrando con un mínimo presupuesto que representó varias limitantes para el rodaje. El filme compitió en varios certámenes de habla hispana, como el Ariel y el Goya, pero no logró la anhelada nominación al Premio de la Academia.
No (Dir. Pablo Larraín, 2012)
(Vía)
Pablo Larraín suele ser considerado el director chileno más destacado de los últimos tiempos, tanto por el talento demostrado a lo largo de su filmografía, como por sus continuos esfuerzos por explorar algunas de las etapas más importantes de su país. Ninguna película ejemplifica esta labor como No, sobre la realización de la campaña publicitaria que antecedió el plebiscito de 1990 y que fue clave para terminar con la dictadura de Augusto Pinochet. El éxito de la cinta recae en su trascendencia histórica y el dramatismo de su trama, pero más importante aún, en su capacidad para reflejar la creciente esperanza de un pueblo ansioso de un cambio. Fue una nominada recurrente en la temporada de premios, pero casi siempre cayó ante Amour de Michael Haneke.
Una mujer fantástica (Dir. Sebastián Lelio, 2017)
(Vía)
Existen muchas películas cuyas tramas han sido fundamentales para lograr grandes cambios sociales, siendo Una mujer fantástica una de las más destacadas al relatar la historia de una mujer transgénero que enfrenta toda clase de adversidades tras el deceso de su pareja. La cinta destacó por la estupenda mancuerna integrada por Sebastián Lelio y Daniela Vega, cuya labor resultó en un proyecto de altísima carga emocional y de enorme trascendencia cultural en beneficio de la comunidad LGBT. La cinta ganó toda clase de reconocimientos, incluyendo el Oscar a Mejor película extranjera, posicionándose además como una de las mejores cintas latinoamericanas de los últimos tiempos. Más importante aún fue su impacto social, con las autoridades chilenas externando su intención de trabajar con mayor énfasis en los derechos de este sector de la población y con Vega convertida en la primera mujer transgénero que fungió como presentadora en los Premios de la Academia.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios