Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #183 – Comic Con Preview

Preview de Comic Con y Diamantino

July 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Las mejores películas de ciencia ficción en lo que va del siglo XXI

Por:

26-10-2017
Children of Men ciencia ficción

Alienígenas, androides y futuros distópicos. Cintas con importantes reflexiones que les ubican entre las joyas de la ciencia ficción contemporánea.

El escritor Robert A. Heinlein definió la ciencia ficción como “una especulación realista sobre posibles hechos futuros, basados sólidamente en un adecuado conocimiento del mundo real, pasado y presente”. Bajo esta premisa, no sorprende que sea considerado uno de los géneros más fascinantes en toda la historia cinematográfica.

Aunque su naturaleza futurista ha provocado que incontables proyectos se decanten por la espectacularidad visual, existen numerosos cineastas que han aprovechado las oportunidades para explorar toda clase de historias. ¿Cuáles han trascendido entre las máximas joyas en lo que va del siglo XXI?

Desde alienígenas hasta mundos distópicos, hacemos un recorrido por todas aquellas películas de los últimos 17 años que han explorado el futuro para explicar la sociedad del presente.

Sector 9 (Dir. Neill Blomkamp, 2009)
(Vía)
La película muestra una especie alienígena varada en nuestro planeta y condenada a una vida como refugiados. Lejos de inspirar compasión, estos 'langostinos' son vistos como seres inferiores que sólo merecen desprecio, pero también como una amenaza latente contra el estilo de vida de sus anfitriones. Sin embargo, las criaturas se aferran a la vida y al anhelo de encontrar su propio lugar en el universo. Aquí es donde conocemos a Wikus Van De Merwe, un burócrata condenado a una terrible transformación física que lo convertirá en aquello que tantas veces rechazó. A pesar de las evidentes diferencias físicas, este cambio le permitirá descubrir quién es el verdadero monstruo en nuestra historia. De este modo, Sector 9 asciende como una película determinante en la evolución del subgénero extraterrestre, que deja de mostrar a las criaturas como meras invasoras para convertirlas en víctimas de la naturaleza humana. Finalmente destaca que está cinta tiene cada vez mayor relevancia ante la creciente crisis de refugiados que tanto nerviosismo genera alrededor del mundo.
Upstream Color (Dir. Shane Carruth, 2013)
(Vía)
Una de las películas más incomprendidas, pero también más celebradas de los últimos tiempos. Shane Carruth realiza un auténtico viaje al interior de la mente humana a través de un microorganismo que le concede control mental sobre sus huéspedes, lo que eventualmente resulta en una singular reflexión sobre nuestras emociones. Pero no esperen una película tradicional, pues el director recurre a toda clase de técnicas poco ortodoxas para lograr su cometido. Toda una hazaña si consideramos que este filme fue realizado con apenas $50,000 USD. Una película virtualmente imposible de clasificar y que abre el camino para incontables debates.
Minority Report: Sentencia previa (Dir. Steven Spielberg, 2002)
(Vía)
La adaptación de El informe de la minoría de Philip K. Dick ha sido injustamente catalogada como una película palomera, pero el tiempo la ha reivindicado entre las máximas exponentes del sci-fi contemporáneo. Steven Spielberg deja atrás sus amables metáforas del género para adentrarnos en su primera -y unica- obra ciberpunk sobre un mundo completamente dominado por la imagen: campañas publicitarias personalizada, una vigilancia absoluta con infinitos controles oculares y una controvertida justicia que opera bajo la fiabilidad de los Pre-Cogs, cuyas premoniciones fungen como una perturbadora lotería de la muerte al anticipar la ejecución de un asesinato. Pero la vista puede engañar y el creativo lo demostrará con una compleja acusación contra un agente de Pre-Crimen. Una obra que amerita revisiones más profundas de las que ha recibido y que nos permite cuestionar la complejidad del hombre ante la amplia gama de posibilidades que depara su camino.
Ella (Dir. Spike Jonze, 2013)
(Vía)
Son muchos los cineastas que recurren a la espectacularidad visual para capturar la dualidad entre el hombre y la máquina. Sin embargo, Spike Jonze prefiere emplear técnicas más sutiles en la que muchos consideran su obra maestra: Ella. Theodore es un hombre solitario que recurre a la última tecnología para aliviar sus males, un software programado para convertirse en un amigo completamente personalizado. O incluso algo más. A partir de estos elementos, el director nos ofrece un interesante reflejo de nuestra interacción con la tecnología, pero también abre importantes debates sobre la deshumanización de nuestra especie. Y es que mientras el personaje central luce inoperante ante la sociedad que le rodea, su compañera virtual exhibe rasgos cada vez más humanos que le permiten escuchar al prójimo, pero también romperle el corazón ante sus propios deseos por explorar sus nuevas emociones.
Blade Runner 2049 (Dir. Denis Villeneuve, 2017)
(Vía)
Sólo un genio creativo como Denis Villeneuve podía tomar uno de los grandes clásicos de todos los tiempos para trasladar su mitología a las nuevas generaciones. Blade Runner 2049 nunca intenta imitar lo hecho por la obra original, pero aprovecha sus elementos más importantes para construir una importante reflexión del hombre a partir de su relación con la máquina. Y es que el humano es una especie compleja que disfruta mientras juega a ser Dios, pero se aterra ante la más mínima posibilidad de que sus creaciones pierdan el control. Todo esto mientras intenta resolver los eternos dilemas de su propia existencia: ¿Quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos? Esto a su vez nos conduce hasta una pregunta fundamental: ¿Qué significa ser humano? La respuesta más sencilla alude meramente a la especie, pero se complica ante una sociedad destructiva y una tecnología que duda, teme, ama y sólo quiere 'vivir'.
Interestelar (Dir. Christopher Nolan, 2014)
(Vía)
Quizá sea la película más arriesgada en la obra de Christopher Nolan, pero no necesariamente la más apreciada. A pesar de ello, Interestelar se ha convertido en objeto de culto entre aquellos sectores del público que han apreciado el mensaje de humanidad oculto en su elaborada trama. Y es que el director recurre a una impresionante base científica que explora las más importantes toerias del espacio tiempo para mostrar la historia de un mundo decadente que sólo puede ser salvado por la valentía de un hombre. Pero nuestro protagonista no es un héroe, pues sólo acepta porque sabe que es la única manera en que podría garantizar la salvación de sus hijos. Al final este amor logra traspasar todas las fronteras de la física y termina siendo la clave para garantizar nuestra subsistencia. Aunque incomprendida por muchos, Interestelar es una película que amerita numerosas revisiones para apreciar mejor su mensaje. Y sin importar cuántas veces lo hagamos, siempre terminará sorprendiéndonos.
Bajo la piel (Dir. Jonathan Glazer, 2013)
(Vía)
¿Qué significa ser humano? La ciencia ficción ha intentado responder esta pregunta en numerosas ocasiones, siendo Bajo la piel una de las más efectivas. Para ello, Jonathan Glazer recurre a la perspectiva de una extraterrestre que recorre Glasgow en un esfuerzo por comprender nuestra especie. Esto permite que la visitante empiece a encontrar respuestas a través de su naciente humanidad. Pero no esperen sentimentalismos, que el director ofrece un mensaje sumamente ambiguo que deberá ser interpretado por cada uno. Después de todo, nadie dijo que el ser humano fuera algo sencillo de explicar. Ni siquiera la presencia de Scarlett Johansson salvó a la película de un fracaso taquillero y una durísima recepción de la crítica, pero el tiempo parece consolidarle cada vez más en el estatus de culto. Confiamos en que en unos años más será reconocida como una de las mejores exponentes en la historia del género.
Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Dir. Michel Gondry, 2004))
(Vía)
La psique humana es un tema fascinante, pero poco explorado por la ciencia ficción. Michel Gondry y Charlie Kaufman rescatan la tradición comenzada por Alain Resnais (Je t'aime, je t'aime) y Chris Marker (La jetée) con Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, una exquisita historia de amor que nos conduce por un loop infinito para explorar las heridas emocionales que no quieren cicatrizar. El cineasta aprovecha perfectamente las cualidades de su elenco encabezado por Jim Carrey y Kate Winslet, y recursos técnicos como el flashback para conducirnos por un viaje temporal con una tecnología que permite borrar cualquier dolor de la memoria. Pero también todas las lecciones aprendidas con la experiencia, lo que abre camino a una serie de interesantes reflexiones: ¿Es posible borrar el pasado, enamorarse dos veces de la misma persona o simplemente vivir sin el recuerdo del ser amado?
La llegada (Dir. Denis Villeneuve, 2016)
(Vía)
Los extraterrestres cinematográficos suelen representar una amenaza exterior, pero Denis Villeneuve prefiere aprovechar el cuento La historia de tu vida de Ted Chiang para convertirlo en una oportunidad. La llegada es más que una simple película alienígena, pues las criaturas provenientes del espacio exterior son empleadas como mera herramienta narrativa para capturar la esencia violenta del hombre. ¿Pues qué puede ser más peligroso que un animal sometido al miedo y decidido a atacar ante la más mínima provocación? Las oportunidades se abren cuando pensamos fuera de la caja, tal y como demuestra la protagonista al arriesgarlo todo por lograr la comprensión de los visitantes. Pero en una de las grandes ironías del conocimiento, la película nos demuestra que la sabiduría puede provocar grandes oportunidades, pero también enormes penurias. Y aun así no podemos vivir sin ella. Una mención especial para el director Denis Villeneuve, quien recurre a una compleja narrativa en diferentes tiempos para crear uno de los más conmovedores viajes temporales de la historia cinematográfica.
Niños del hombre (Dir. Alfonso Cuarón, 2006)
(Vía)
No es sólo una de las mejores películas de ciencia ficción en lo que va del siglo XXI, sino una de las mejores exponentes del género en toda su historia. Alfonso Cuarón nos conduce por un futuro incierto en que la humanidad ha sido condenada por la propia naturaleza luego de que la especie perdiera sus capacidades reproductivas. Así sin más, como una plaga que merece ser exterminada para el bien común. Sólo queda esperar pacientemente por nuestra extinción. O tal vez no, pues la esperanza resurge con el sorpresivo embarazo de una joven refugiada. Y la humanidad reacciona como mejor sabe hacerlo: un conflicto que pretende aprovechar a la mujer y su hijo cómo propaganda política. Una interesante exploración de la naturaleza humana en un mundo que se torna cada vez más hostil ante nuestros errores. Todo ello construido con enorme maestría narrativa y técnica, en la que bien podría ser catalogada como la gran obra maestra del mexicano.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios