Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

TOPS Listas

Las 10 mejores películas de comedia en lo que va del siglo XXI

Por:

06-09-2017
Películas comedia The Hangover

Desde películas independientes hasta las comedias más irreverentes.

¿Qué es más difícil: hacer reír o llorar? Casi todos coinciden en la primera, convirtiendo así a la comedia en uno de los géneros más desafiantes en la industria cinematográfica. Quizá por ello, algunas de las máximas leyendas del celuloide surgieran de estas películas: Charles Chaplin, Jerry Lewis, Chevy Chase y Leslie Nielsen, sólo por nombrar algunos.

Este legado se mantiene con el apoyo de nuevos actores que nos han arrancado sonoras carcajadas en lo que va del siglo XXI. Y aunque la gran mayoría ha sido ignorada de las grandes prestaciones, todas ocupan un lugar especial en el recuerdo del público.

Toni Erdmann (Dir. Maren Ade, 2016)
(Vía) Alemania nunca ha sido un gran referente en la comedia, pero esta situación podría cambiar radicalmente tras el estreno de Toni Erdmann. La película escrita y dirigida por Maren Ade explora la desesperación de un padre que recurre al humor para rescatar la relación con su hija alienada mediante la creación de un curioso alter ego. El filme apenas cosechó reconocimientos durante la temporada de premios, pero acumuló varias nominaciones y estupendas críticas que consolidaron su éxito en el mundo. Como era de esperarse, Hollywood no podía desaprovechar la oportunidad de un remake que fue anunciado en febrero del 2017. El verdadero impacto llegó cuando se reveló que el proyecto sería protagonizado por Jack Nicholson, quien regresaría al cine tras siete largos años de ausencia para interpretar al hilarante Toni Erdmann. Los avances han sido pocos desde entonces, pero ni siquiera esto desalienta a quienes ya sueñan con una nueva nominación al Oscar para el veterano actor. Nosotros nos conformamos con que haga justicia al exquisito trabajo original realizado por el germano Peter Simonischek.
Damas en guerra (Dir. Paul Feig, 2011)
(Vía) La comedia del siglo XXI alcanzó uno de sus puntos culminantes con ¿Qué pasó ayer? Pero aunque la cinta dirigida por Todd Phillips cosechó una taquilla mundial de $467.5 MDD, lo cierto es que su historia era completamente masculina. Y fue entonces cuando Paul Feig cambió la historia con Damas en guerra, una especie de contraparte femenina que exploró las tensiones nupciales al interior de un grupo de amigas. Pero a diferencia de viejas comedias románticas con fórmulas gastadas, lo hizo de un modo irreverente y apoyándose de un brillante ensamble encabezado por Kristen Wiig, Rose Byrne, Melissa McCarthy y Maya Rudolph. El resultado fue una recaudación global de casi $290 MDD, la consolidación de algunas de las comediantes más brillantes de toda una generación y una prueba más de que las películas con elencos femeninos pueden ser más que rentables. Paul Feig se ha reencontrado con buena parte de este equipo para muchos otros proyectos y aunque los números han sido aceptables, ninguno ha igualado lo hecho por su Guerra de novias.
Virgen a los 40 (Dir. Judd Apatow, 2005)
(Vía) Steve Carell, Seth Rogen, Leslie Mann, Paul Rudd, Elizabeth Banks, Jonah Hill y Kat Jennings figuran entre los grandes referentes de la comedia contemporánea. ¿Pero qué otra cosa tienen en común? Todos comenzaron su ascenso bajo la dirección de Judd Apatow en Virgen a los 40. El gran éxito de esta película fue superar los viejos métodos empleados por algunos cómicos –principalmente el slapstick de Jim Carrey– para capturar todos los absurdos de una generación que teme a las responsabilidades de la vida adulta. Nadie mejor para reflejar estos miedos que Andy, un hombre incapaz de establecerse en una relación sentimental y quien llena sus vacíos emocionales en el coleccionismo. Judd Apatow ha recurrido a buena parte de este mismo elenco para explorar otras historias similares, pero ninguna ha logrado replicar los éxitos de la película que lo empezó todo.
El desesperar de los muertos (Dir. Edgar Wright, 2004)
(Vía) Edgar Wright comenzó su carrera realizadora hace casi 25 años con el cortometraje Dead Right y posteriormente una larga trayectoria televisiva que le llevó por series como Sir. Bernard’s Stately Homes y Spaced. Era fácil pensar que el británico continuaría en la televisión, pero todo cambió en el 2004 con el estreno de El desesperar de los muertos. La película rescató viejos híbridos entre la comedia y el terror al explorar la historia de Shaun, un atolondrado inglés que debe lidiar con dos graves problemas: el rompimiento definitivo con su pareja y la pandemia zombie. ¡Pero la solución es más sencilla de lo que muchos podrían esperar! Rescatar a la chica para luego trasladarla a un viejo pub donde estarán seguros de cualquier amenaza. La cinta marcó el inicio de la exitosa Trilogía del Helado, pero también de una brillante carrera que siguió evolucionando con arriesgados proyectos como Scott Pilgrim y Baby Driver. El legado del proyecto se extendió aún más allá de la isla, luego de que los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick emplearan esta misma historia como base de su Zombieland.
Escuela de rock (Dir. Richard Linklater, 2003)
(Vía) Richard Linklater se ubicó entre los máximos representantes de la Generación X tras su estupendo trabajo en Antes del amanecer. Sólo unos años después, el tejano extendió su popularidad entre los Millenials con su inolvidable Escuela de rock. La idea surgió cuando el escritor Mike White se mudó junto a Jack Black y decidió emplearlo como inspiración de su Dewey Finn: un carismático individuo que aprovechaba cualquier oportunidad para manifestar su pasión rockera. La película no cosechó grandes reconocimientos tras su corrida comercial, pero su simpática historia, su buena química entre los jóvenes protagonistas y su estupenda selección musical le permitió cuadruplicar su inversión inicial para consolidarse entre los grandes éxitos del 2003. Pero el público exigió más: Jack Black reveló los planes para una posible secuela en el 2008; Andrew Lloyd Webber debutó un musical en Broadway durante el 2015; finalmente Nickelodeon estrenó un serie televisiva inspirada en esta misma historia. Parece que los éxitos continuarán llegando por muchos años más, pues un buen rockero sabe que las leyendas nunca mueren.
Borat (Dir. Larry Charles, 2006)
(Vía) Sacha Baron Cohen demostró su talento desde finales de los 90 con Ali G, sátira de un británico con una fuerte afición a la cultura jamaicana. Pero su verdadero salto a la fama llegaría con la creación de Borat Sagdiyev, un excéntrico kazako que realiza un viaje por Estados Unidos para comprender mejor la cultura norteamericana y de ser posible contraer nupcias con Pamela Anderson. La sinopsis suena simplista, e incluso absurda, pero el personaje fascinó a la crítica internacional por las duras críticas a la sociedad norteamericana desde la perspectiva de un europeo oriental. Por si esto no fuera suficiente, el proyecto se vio favorecido por su técnica mockumentary que ahondó en temas como sexismo, homofobia y racismo. El histrión fue reconocido con un Globo de Oro como Mejor actor de comedia, pero la película pasó prácticamente desapercibida para la Academia que apenas le nominó como Mejor guion adaptado. Previsible si tomamos en cuenta que muchos norteamericanos se mostraron sumamente incómodos al ver reflejada su naturaleza en el filme.
El Gran Hotel Budapest (Dir. Wes Anderson, 2014)
(Vía) El ingenio de Wes Anderson nos ha deleitado con varias joyas cinematográficas: Los excéntricos Tenenbaums, El fantástico Señor Zorro y Moonrise Kingdom, por nombrar algunas. Todas son gloriosas, pero si tenemos que elegir la más importante, nos quedamos con El Gran Hotel Budapest. La película demuestra la madurez del cineasta al capturar lo mejor en todo su estilo: un exquisito diseño de producción, un elenco de primer nivel y una historia verdaderamente original. A esto agreguemos un estilo del humor elegante y alejado de otras propuestas contemporáneas. Esta calidad no pasó desapercibida para la Academia que le reconoció con cuatro Osares y cinco nominaciones más, incluyendo las categorías de Mejor guión original, director y película.
Little Miss Sunshine (Dir. Jonathan Dayton & Valerie Faris, 2006)
(Vía) La ópera prima Jonathan Dayton y Valerie Faris es también una de las producciones independientes más importantes de los últimos tiempos. La historia es aparentemente sencilla, pero no por ello menos conmovedora: una niña que quiere concursar en un certamen de belleza, aun cuando no cumple con los estándares impuestos por la sociedad. Este hecho detona un singular road trip que reúne una familia distanciada ante las diferencias de sus integrantes, arrasando así numerosas carcajadas y una que otra lagrima del público. La película tuvo un presupuesto inicial de apenas $8 MDD, Fox Searchlight Pictures adquirió los derechos de distribución en Sundance por $10.5 MDD –una de las mayores adquisiciones en la historia del festival– y finalmente cosechó una taquilla mundial de $100.5 MDD. Lamentablemente los directores han batallado por repetir el éxito de su auténtica obra maestra, aunque con un poco de suerte, lo lograrán con el estreno de Battle of Sexes, con Emma Stone y Steve Carrell.
Chicas pesadas (Dir. Mark Waters, 2004)
(Vía) Han pasado casi 15 años desde que Cady dejara atrás las tierras africanas para incursionar en el peligroso mundo académico estadounidense. Sin embargo, su legado se mantiene firme entre las audiencias que aprovechan cada oportunidad para recordar las hazañas de las Plásticas. ¡Y eso es tan fetch! A diferencia de otras películas, Chicas pesadas ha sido adoptada como una auténtica lección de vida por generaciones de adolescentes que sólo quieren sentirse aceptados por sus compañeros de clase. Suena sencillo, pero no lo es. La mayor prueba de ello es que la propia adaptación a la novela escrita por Rosalind Wiseman ha batallado por comenzar una franquicia que extienda el éxito del filme original: la secuela directa a formato casero pasó completamente desapercibida; los videojuegos son prácticamente desconocidos; el spin-off titulado Mean Moms ha sufrido continuos retrasos; mientras que los esfuerzos de Lindsay Lohan por una auténtica secuela han sido infructuosos. Quizá la última esperanza se encuentre en el musical que estrenará en el National Theater de Washington D.C. el próximo 31 de octubre.
¿Qué pasó ayer? (Dir. Todd Phillips, 2009)
(Vía) Para muchos la comedia más irreverente de los últimos tiempos, pero también la más exitosa tras cosechar importantes reconocimientos durante la temporada de premios –eso incluye un Globo de Oro a Mejor película– y acumular una taquilla global de $467.5 MDD que marcó el inicio de una importante trilogía. Buena parte de su éxito radicó en su estupendo guion escrito por Jon Lucas y Scott Moore, quienes exploraron el desenfreno de cuatro amigos que deciden olvidarse de todas sus responsabilidades durante una despedida de solteros. Sin embargo, nada de esto habría sido posible sin la tercia protagonista integrada por Bradley Cooper, Ed Helms y Zach Galifianakis, quienes aprovecharían la buena del filme para incorporarse en toda clase de proyectos posteriores: eso incluye películas tan arriesgadas como Birdman o franquicias titánicas como el Marvel Cinematic Universe.
mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

Comentarios