Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #136 Adiós Luisito Rey

El último episodio de Luis Miguel: La serie y un poco de Ant Man and the Wasp.

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores películas de hechos reales del siglo XXI

Por:

27-02-2018

Críticas tecnológicas, crónicas periodísticas y cruentas batallas de la II Guerra Mundial son sólo algunas de las películas basadas en hechos reales más relevantes de los últimos 17 años.

Una buena película puede encontrar inspiración en cualquier sitio, lo que incluye hechos reales. Estas historias suelen caracterizarse por la controversia que generan alrededor de su veracidad, pero también por la gran relevancia social que pueden encerrar. No sorprende que muchas de ellas hayan sido objeto de reconocimiento en cada temporada de premios.

¿Pero cuáles son las más relevantes de los últimos años? Desde críticas tecnológicas hasta crónicas periodísticas y sin olvidarnos de la II Guerra Mundial, presentamos las mejores películas basadas en hechos reales en lo que va del siglo XXI.

 

Si te gustó esta lista, te recomendamos también:

Mejores películas románticas del siglo XXI

Mejores películas de suspenso del siglo XXI

Mejores películas de animación en lo que va del siglo XXI

Mejores películas de comedia en lo que va del siglo XXI

 

 

The Disaster Artist (Dir. James Franco, 2017)
(Vía)

Muchas películas han rendido un tributo al cine, pero ninguna de un modo tan extravagante como The Disaster Artist. El filme explora la realización de The Room a través de la figura de Tommy Wisueau, un sujeto tan enigmático como excéntrico y cuya controvertida labor como productor, director, guionista y protagonista abriera el camino para la que muchos consideran la mejor peor película de la historia. Lejos de conformarse con una simple mofa, James Franco convirtió el sueño del cineasta en una metáfora sobre la importancia de luchar por aquello que se desea, sin importar la opinión de los demás y valiéndose de la amistad como la clave para lograrlo.

Erin Brockovich (Dir. Steven Soderbergh, 2000)
(Vía)

Julia Roberts alcanzó fama mundial con Mujer bonita, pero fue Erin Brockovich la que marcó su rompimiento con la comedia romántica y con la que se afianzó entre los grandes talentos de su generación. Para lograrlo, la actriz dejó atrás los estereotipos de los personajes femeninos e interpretó una mujer aguerrida, que se esfuerza por sacar adelante su vida personal y profesional, y que sueña con un trabajo que le permita sacar adelante a sus hijos, pero también realizarse como persona. Al final, estos esfuerzos serán determinantes para imponerse en uno de los casos legales más importantes en toda la historia de los Estados Unidos.

Vuelo 93 (Dir. Paul Greengrass, 2006)
(Vía)
Los atentados del 9/11 supusieron uno de los momentos más obscuros en la historia de los Estados Unidos y un enorme reto para su industria cinematográfica que nunca descifró la manera de lidiar con la tragedia. La gran excepción fue Vuelo 93, dirigida por un ambicioso Paul Greengrass que aprovechó su experiencia periodística y las ventajas de la cámara subjetiva para ofrecer un relato trágico, heroico y perturbador sobre los pasajeros del vuelo 93 de United Airlines que sacrificaron sus vidas para evitar un nuevo atentado contra la unión americana. Pero más allá de un simple homenaje, también fue una de las primeras películas que externó su abierto rechazo a la Guerra contra el Terror, lo que sentó las bases de una tendencia que continuó manifestándose durante los años siguientes.
Hotel Rwanda (Dir. Terry George, 2004)
(Vía)

África ha sido escenario de muchos de los grandes conflictos del siglo XX, pero gran parte de ellos han pasado desapercibidos para el resto del mundo. He aquí la importancia de una película como Hotel Rwanda, con el director Terry George rememorando las heroicas acciones de Paul Rusesabagina, el gerente de un hotel de la región que sirvió como refugio para centenares de Tutsi durante una masacre comandada por la milicia Hutu. Una historia tan desgarradora como esperanzadora, cuyo mayor logro es recordarnos que la bondad humana puede salir adelante incluso en los momentos más oscuros.

Red social (Dir. David Fincher, 2010)
(Vía)

¿Es posible hacer una película sobre una red social? Muchos nos planteamos esta pregunta cuando David Fincher anunció sus deseos por explorar la creación de Facebook. Lejos de centrarse en aspectos técnicos, el cineasta prefirió enfocarse en la figura de Mark Zuckerberg, mente maestra detrás de esta tecnología y cuyo desarrollo le convirtió en uno de los hombres más controvertidos del mundo entero. De este modo, Red social superó todas las dudas para convertirse en una elegante ironía sobre un sistema creado para acercar a la gente, pero capaz de generar una profunda soledad entre sus usuarios.

El club de los desahuciados (Dir. Jean-Marc Vallée, 2013)
(Vía)

A pesar de ser catalogado como ‘la epidemia del siglo XX’, el SIDA sigue estigmatizado en cine y televisión, y sólo unos cuantos proyectos se atreven a explorar la realidad del problema. Uno de los mejores esfuerzos fue El club de los desahuciados (Dallas Buyers Club), donde Jean-Marc Vallée narra la vida de un paciente que se dedica al tráfico de medicamentos que no han sido aprobados por las autoridades correspondientes, pero que igual generan grandes esperanzas entre los enfermos. El resultado es una comunidad marginada, pero unida por la solidaridad y los deseos de mantenerse con vida. Un auténtico club de desahuciados. Mención especial para Matthew McConaughey y Jared Leto, quienes ofrecen dos de las mejores actuaciones que hemos visto en los últimos tiempos.

La noche más oscura (Dir. Kathryn Bigelow, 2012)
(Vía)

El asesinato de Osama Bin Laden marcó uno de los momentos más gloriosos en la reciente historia norteamericana, por lo que resulta curioso que su más celebrada adaptación cinematográfica esté cargada de ironías. La responsabilidad recae en Kathryn Bigelow, quien lejos de ofrecer una trama cegada por el patriotismo, realiza una dura crítica al trabajo realizado durante la Guerra contra el Terror, con una unión americana que cometió graves errores en su proceso de investigación. A pesar de su altísimo nivel, la película no contó con la aceptación de Zona de miedo, una reacción lógica si tomamos en cuenta que el público estadounidense estaba saturado de noticias decepcionantes y necesitaba celebrar una victoria –a cualquier costo– con urgencia.

Dunkerque (Dir. Christopher Nolan, 2017)
(Vía)

La II Guerra Mundial ha sido llevada al cine en infinidad de ocasiones, pero esto no le impide seguir provocando toda clase de emociones. La más reciente prueba de ello es Dunkerque, realizada por un brillante Christopher Nolan que aprovechó su ingenio para explorar uno de los momentos más intensos del conflicto bélico: la Operación Dínamo. El cineasta se olvidó de las narrativas lineales y en su lugar, recurrió a una elaborada edición con la que nos transportó por los diferentes frentes. Esto permitió conocer el terror experimentado por las tropas atascadas en el campo de batalla, el heroísmo de aquellos encomendados con la misión de protegerlos y la esperanza de un país que se unió para salvar a sus hombres.

En primera plana (Dir. Tom McCarthy, 2015)
(Vía)

En su momento, Todos los hombres del presidente (Dir. Alan J. Paula, 1976) fue el máximo emblema sobre la importancia de la buena labor periodística. Casi cuatro décadas después, Tom McCarthy se convirtió en su digno sucesor con En primera plana (Spotlight). La ganadora del Oscar a Mejor película en 2016 dejó atrás los escándalos políticos para concentrarse en la manera en que el Boston Globe desenmascaró otra institución de enorme poderío como la iglesia católica y que aprovechó su influencia para ocultar los abusos sexuales cometidos por algunos de sus miembros. Aunque fue estrenada bajo el mandato de Barack Obama, la necesidad de cintas como En primera plana se vio enaltecida por la campaña de Donald Trump, quien desde 2015 aprovechó la descalificación periodística como una importante herramienta en su carrera política.

Revenant: El renacido (Dir. Alejandro González Iñárritu, 2015)
(Vía)

Alejandro González Iñárritu había demostrado su enorme talento a lo largo de toda su filmografía, pero ni siquiera esto nos preparó para una obra tan compleja como Revenant: El renacido. Filmada sólo con luz natural, en gélidos escenarios reales y con un Leonardo DiCaprio que rebasó sus propios límites para hacerse con su largamente anhelado –y merecidísimo– primer Premio de la Academia. La cinta se inspira en las vivencias de Hugh Glass, un explorador fronterizo del siglo XIX y quien fuera dado por muerto tras sufrir el ataque de un oso, lo que da como resultado una impresionante historia de supervivencia y una brillante alegoría sobre los complejos valores que caracterizan al ser humano.

mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

Comentarios