Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores peores películas que todos deberían ver

Por:

22-07-2019
Howard the Duck Mejores peores películas

Estas mejores peores películas fueron destrozadas por la crítica y el público, pero esto no les impidió trascender en la historia del cine.

El cine nos ha dado cintas de altísima calidad, pero también algunas verdaderamente infames. El caso de estas últimas es muy curioso, pues aunque cualquiera pensaría que están condenadas al olvido, algunas poseen características tan peculiares que se han ganado un lugar de honor en la historia del celuloide y en el gusto del público. Esto les ha llevado a ser catalogadas como mejores peores películas.

¿Pero cuáles son, en qué consiste su encanto y cómo fue que pasaron de lo más bajo a lo más alto? Te lo explicamos con nuestra selección con las diez mejores peores películas que todos deberían ver por lo menos una vez en la vida.

Xanadu (Dir. Robert Greenwald, 1980)
(Vía)
Xanadu fue creada con la idea de convertirse en todo un fenómeno del cine musical, al combinar la popularidad de Olivia Newton-John y la leyenda de Gene Kelly para relatar la experiencia de dos hombres cuyas ansias de cumplir sus sueños artísticos son apoyados por una enigmática mujer que realmente es una musa griega dedicada a inspirar a quienes la necesitan. La película fracasó en la crítica y apenas fue capaz de recuperar su inversión de $20 mdd, tropezones atribuidos a un estilo tan excesivamente ochentero que inspiró mofas entre las audiencias de la época y que le hizo verse obsoleta en muy poco tiempo. Sin embargo, su legado sobrevivió gracias a su soundtrack, que no tuvo ningún problema para conquistar a la gente, lo que elevó el filme al estatus de culto y varios años después inspiró un musical en Broadway que irónicamente gozó de una estupenda recepción al reírse de la propia cinta.
Guardianes (Dir. Sarik Andreasyan, 2017)
(Vía)
La popularidad del superhéroe cinematográfico no se limita a los Estados Unidos, lo que ha provocado que industrias de todo el mundo intenten replicar su éxito con elementos culturales propios. Tal es el caso de Guardianes, sobre un grupo experimental creado durante la Guerra Fría y que debe regresar a la acción en la época actual para la contención de una nueva amenaza. La crítica rusa fue implacable con el proyecto al considerarlo una auténtica desgracia para su filmografía, pero las altas expectativas del público por ver una propuesta diferente dentro del popular subgénero hicieron que la película recaudara una taquilla global de $15 mdd. Aunque fue el triple de la inversión inicial, resultó ser una cifra insuficiente para dar luz verde a la secuela que incorporaría un superhéroe chino al equipo e incluso para salvar a su estudio de la quiebra. Esto no evita que los incontables aficionados de los superhéroes alrededor del mundo lo consideren como un filme imperdible para quienes quieren ir más allá de la tradicional oferta norteamericana.
Pink Flamingos (Dir. John Waters, 1972)
(Vía)
Una de las películas más controvertidas de toda la historia, con la drag queen Divine interpretando a un criminal que se jacta de ser la persona más inmunda del mundo y un par de envidiosos ansiosos por arrebatarle el título. El resultado va de lo absurdo a lo grotesco, al grado que su momento más icónico muestra al personaje central comiendo heces caninas. El filme ha dividido las opiniones del público y la crítica desde su estreno: algunos lo tachan de vulgar, kitsch e imposible de ver; otros lo consideran una obra de arte incomprensible para muchos. Como era de esperarse, esto resultó en el estatus de culto y en uno de los grandes clásicos del cine underground.
El caldero mágico (Dir. Ted Berman & Richard Rich, 1985)
(Vía)
Disney nos ha entregado varios clásicos a lo largo de su historia animada, pero ni siquiera el ratón se ha salvado de los tropezones, siendo El caldero mágico el más importante de todos. La cinta, tibiamente inspirada en The Chronicles of Prydain de Lloyd Alexander, nació ante la incapacidad del estudio por hacerse con los derechos de El Señor de los Anillos de JRR Tolkien, lo que resultó en su filme más oscuro hasta nuestros días sobre un grupo de héroes improbables tratando de evitar que el temible Horned King se haga con un caldero capaz de resucitar a los muertos. La crítica aplaudió su ambición, pero fue implacable con sus errores, mientras que el público simplemente no la abrazó, lo que resultó en uno de los peores fracasos económicos y el olvido casi absoluto del estudio. Más allá de su narrativa, la cinta tiene una gran importancia en la evolución de la técnica al ser el primer título de Disney en hacer uso del CGI. Cualquiera que se jacte de ser aficionado de la animación o del estudio debe verla, especialmente ahora que su selecto grupo de aficionados insiste en que tiene un gran potencial para dar el salto al live-action.
Howard the Duck (Dir. Willard Huyck, 1986)
(Vía)
Marvel puede presumir una de las franquicias más exitosas en toda la historia del cine, pero esto nunca borrará el hecho de que su salto al cine ocurrió con Howard the Duck, sobre un pato alienígena perdido en nuestro mundo y cuyos esfuerzos por regresar a casa serán entorpecidos por una amenaza extraterrestre. No menos destacado es que el filme contó con las actuaciones de Lea Thompson y Tim Robbins, además del respaldo Lucasfilm, lo que fue clave para darle cierto reconocimiento entre el público, recuperar su inversión inicial -tuvo una ganancia neta de $1 MDD- y alcanzar el estatus de culto. A la fecha, los aficionados siguen implorado por una nueva entrega que parece improbable, mas no imposible, luego de que el personaje fuera incorporado al MCU por James Gunn y sus excéntricos Guardianes de la Galaxia (2014).
The Room (Dir. Tommy Wiseau, 2003)
(Vía)
En el papel, The Room suena como una película perfectamente normal, sobre un hombre engañado por su pareja que seduce a su mejor amigo. En la realidad, su peculiar historial, aunado a su tortuosa producción y la polémica figura de su productor, director, escritor, y protagonista Tommy Wiseau terminó convirtiéndole en una de las peores películas de todos los tiempos. Irónicamente, estos incontables fallos también le convirtieron en una comedia involuntaria que no tardó en alcanzar el estatus de culto durante sus proyecciones de medianoche, lo que incluso le llevó a ser catalogada como “el Ciudadano Kane de las malas películas”. Su legado alcanzó su punto más alto con The Disaster Artist: Obra maestra (2017), adaptación del libro homónimo donde el actor Greg Sestero relata el extraño rodaje y su amistad con el excéntrico creativo.
Showgirls (Dir. Paul Verhoeven, 1995)
(Vía)
Luego de los éxitos consecutivos de RoboCop (1987), El vengador del futuro (1990) y Bajos instintos (1992), Paul Verhoeven decidió probar con una historia más convencional, pero no por ello menos arriesgada, Showgirls, sobre una joven que asciende hasta lo más alto del nudismo en Las Vegas. La película debutó en medio de la polémica al ser la primer película clasificación NC-17 que tuvo un estreno masivo en los Estados Unidos, lo que obligó a los cines a tomar medidas drásticas para evitar el ingreso de menores de 17 años. Fracasó rotundamente en crítica y taquilla, además de que impuso una nueva marca en los Razzies al ser condecorada con siete estatuillas. Pero el tiempo cambió la perspectiva de todos, al convertirla en un éxito durante las proyecciones de medianoche e inspirar numerosas reevaluaciones de la prensa que le concedió una nueva oportunidad. Hay quienes la ascendieron al estatus de culto, pero son muchos los que prefieren verla como un simple placer culpable elaborado por uno de los grandes creativos de los últimos tiempos.
Glen or Glenda (Dir. Edward Wood, 1953)
(Vía)
Plan 9 from Outer Space es la película más icónica en la filmografía de Ed Wood, pero el crédito de la más compleja y ambiciosa va para Glen or Glenda, cuya historia de travestismo no sólo buscaba la empatía del público, sino la liberación de sus emociones ante su propia tendencia al crossdressing. El cineasta fue aplaudido por el valor que tuvo al hacer una película de esta naturaleza en una época dominada por la censura y el moralismo, pero esto evitó que el filme fuera duramente juzgado por su infame narrativa y sus malas actuaciones, incluyendo la del propio Wood en el papel estelar. Eso sí, la película suele ser considerada una obra maestra frente a Jack y Jill (2011), reinvención protagonizada por Adam Sandler que posee la marca de ser la película más ganadora en la historia del Razzie.
Mommie Dearest (Dir. Frank Perry, 1981)
(Vía)
Mommie Dearest es una de las memorias más controvertidas en la historia del cine, donde Christina Crawford relata la cruenta crianza de su madre adoptiva Joan Crawford. No pasó mucho tiempo para que el libro fuera llevado a la pantalla grande, pero los deseos de hacer una película de alto impacto que plasmara el lado oscuro de la industria cinematográfica se desvanecieron ante una pobre dirección que apenas pudo dar un placer culpable. Pero no todo fue negativo, destaca el estupendo trabajo de Faye Dunaway que se vio injustamente ensombrecido por el Razzie y cuyo legado fue rescatado cuando el American Film Institute reconoció a su personaje entre los cien mejores villanos en toda la historia del cine. Y claro, a esto sumemos su éxito comercial, con una recaudación cercana a los $40 mdd tras una inversión de apenas $5 mdd.
Plan 9 from Outer Space (Dir. Edward Wood, 1959)
(Vía)
Ed Wood suele ser catalogado entre los peores directores de todos los tiempos, pero esto nunca le impidió ser uno de los más ambiciosos. Plan 9 from Outer Space es prueba de ello, al fusionar terror y ciencia ficción para relatar la historia de un ataque alienígena basado en la resurrección de los muertos. Su diferenciación con otras cintas sci-fi de la época es que no empleó a los extraterrestres para reflejar la amenaza soviética, sino para abordar los engaños gubernamentales y la naturaleza autodestructiva de nuestra especie. Lástima que estos mensajes se pierden en un guion infame e incontables errores de producción. Finalmente, destaca que ésta suele ser reconocida como la última película de Bela Lugosi, aun cuando el actor sólo aparece en segmentos editados de colaboraciones previas con el propio Wood.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios