Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Meryl Streep, estas son sus mejores películas

Por:

06-07-2018

La filmografía básica de la actriz con mayor cantidad de nominaciones en la historia del Oscar, desde dramas hasta musicales, así es la carrera de Meryl Streep.

Una de las actrices más talentosas de todos los tiempos: Meryl Streep. A lo largo de su filmografía, Streep ha sido capaz de cautivar al público y crítica con toda clase de fascinantes actuaciones, que van desde el mayor dramatismo hasta la alegría del musical.

Nacida el 22 de junio de 1949, Meryl Streep tuvo su debut como actriz no en cine o televisión sino en el teatro, con la obra The Playboy of Seville en 1971 y a partir de ahí ha tenido una carrera donde nada ni nadie la detiene.

Debido a ello decidimos celebrar a la actriz recordando sus mejores personajes a lo largo de su trayectoria, una misión sumamente compleja al tratarse de la actriz más veces nominada al Oscar en su historia.

¿Cuál es su personaje favorito?

El caso Silkwood (Mike Nichols, 1983)
Karen Silkwood es una mujer que trabaja en una planta de producción de plutonio para reactores nucleares, sin embargo en la planta son obligados a trabajar horas extra y sin mayores medidas de seguridad, de modo que tanto ella como sus compañeros resultan contaminados por radiación. Para colmo, los trabajadores afectados no son indemnizados, sino que se les culpa de lo acontecido. Silkwood decide investigar y encuentra una serie de reportes falsificados que los librarían de dicha acusación, pero cuando está a punto de dar la información a los medios, muere misteriosamente por un choque automovilístico. Su fuerza y motivación hacen creíble la trama: una mujer que no deja que la intimiden y que apela por sus derechos sin importar las consecuencias. Asimismo, el personaje permite a Streep hacer a un lado los papeles tormentosos y se enfrasca en una nueva etapa de personajes aguerridos, sin que ello repercuta en su actuación. Prueba de ello fue la nominación al Oscar como Mejor Actriz.
Ironweed (Hector Babenco, 1987)
Helen Archer es una antigua cantante de radio se convierte en alcohólica, pero su condición y afición a la bebida se debe a que está enferma y además un amigo cercano a ella tiene cáncer. Tiempo después conoce a Francis Phelan, quien se convertirá en su compañero de bebida, pues al igual que ella trata de matar sus culpas con este vicio. Un papel diametralmente diferente a otras interpretaciones realizadas por Streep, en donde muestra con gran realismo el dolor de una alcohólica con problemas personales, los cuales decide no afrontar. Quizá su mayor logro con este personaje radica en evitar la sobreactuación –sucede constantemente con las interpretaciones de alcohólicos-, pues ofrece una representación trágica y devastadora, pero siempre a la medida.
El ladrón de orquídeas (Spike Jonze, 2002)
Susan Orlean es autora de un libro titulado El ladrón de orquídeas, el cual debe ser adaptado por el mismísimo Charlie Kaufman para ser llevado a la pantalla grande. Ante su incapacidad para realizar el guión, Kaufman decide seguir a Orlean, y termina descubriendo que lejos de ser una simple escritora, se trata de una peligrosa mujer con un obscuro secreto. Acompañada de un gran elenco, Meryl Streep es capaz de convertir una historia ordinaria en una extraña distorsión de la realidad, en donde la verdad y la mentira se confunden con facilidad. Como prueba sólo debemos recordar la empatía inicial que genera Orlean, un personaje inocente que lentamente se transforma en una desquiciada mujer que intentará terminar con la vida de Kaufman a cualquier costo.
La decisión de Sophie (Alan J. Pakula, 1982)
Sophie Zawistowski es una inmigrante polaca atormentada por el pasado, pues aunque su padre era un simpatizante Nazi, su esposo –quien fuera asesinado– formaba parte de la Resistencia. Eventualmente ella fue apresada durante la Segunda Guerra Mundial y llevada al campo de concentración de Auschwitz junto con sus dos hijos. Tiempo después es rescatada de la muerte por anemia severa por Nathan, su actual pareja, quien finalmente la lleva consigo a los Estados Unidos. Sin embargo el secreto que la sigue atormentando es la trágica elección que la obligaron a hacer al llegar al campo de concentración, pues tuvo que elegir cuál de sus hijos viviría y cuál sería enviado a los hornos. Además de aprender un alemán y polaco perfecto, lo cual le permitió tener el acento propio de un refugiado de Polonia, su interpretación de una sobreviviente de un campo de concentración nazi es abrumadora. Su rol de mujer constantemente triste y afligida, está representado de una manera completa, pues en todo momento se percibe en ella ese semblante triste y de culpabilidad que la aqueja, logrando transmitir la angustia que la acompaña diariamente. El segundo Oscar en su trayectoria y una de sus actuaciones más devastadoras.
El francotirador (Michael Cimino, 1978)
Linda es amiga de cuatro obreros de Pennsylvania y novia de uno de ellos, los cuales tienen que alistarse cuando la Guerra de Vietnam estalla, pero antes de partir su novio Nick le propone matrimonio y ella acepta. Tiempo después de regresar de Vietnam, Mike comienza a cortejar a Linda –siempre estuvo enamorado de ella– al pensar que sus amigos están muertos o desparecidos. Además de ser su segundo largometraje después del buen recibimiento que tuvo con la cinta Julia, El francotirador fue su primera nominación al Premio de la Academia en la categoría de Mejor Actriz de Reparto. Su papel en una guerra donde personas cercanas a ella desaparecen, en donde más tarde se involucra con uno de sus amigos y finalmente recupera a su prometido quien es incapaz de recordarla, está repleto de tensión y emociones fuertes que, a pesar de su corta carrera, logra afrontar e interpretar con gran destreza.
La dama de hierro (Phyllida Lloyd, 2011)
Margaret Thatcher es la primera mujer en ser Primer Ministro de Inglaterra, en sus hombros hay mucha presión y responsabilidad pues es una época difícil económicamente. Con un gran liderazgo y carácter logra afrontar a sus contrincantes del Parlamento y de la esfera política. Además de ser lo más sólido de esta cinta, Meryl Streep logró llevar a la pantalla de una forma apabullante a una de las mujeres más importantes y que han marcado la historia mundial. Sin dejar a un lado el maquillaje, Streep hace una interpretación completa de Margaret Thatcher –desde su habla hasta su personalidad– y para lograrlo pasó meses estudiando las emisiones de Thatcher en un esfuerzo por aprender sus gestos e imitar su forma de hablar; también conversó con decenas de personas que la conocieron, como el exlíder del Partido Laborista, Neil Kinnock.
Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979)
Joanna es la madre de un niño de 4 años y esposa de Ted Kramer –interpretado por Dustin Hoffman–, un hombre adicto al trabajo. Sin embargo, ella se siente insegura e infeliz con su vida y opta por abandonar a su familia para regresar 15 meses más tarde y exigir la custodia de su hijo. A partir de este momento se enfrenta ante fuertes situaciones tanto jurídicas como personales. Streep realiza un excelente papel interpretando a una madre asfixiada, mientras que la personalidad vacilante y llena de miedos de la fémina es recreada a la perfección, dando a la audiencia un espectacular manejo de las escenas y un filme repleto de fuertes sentimientos encontrados. Además, el filme también resalta el cambio de paradigmas en la década de los 70 sobre los conceptos de maternidad y paternidad, situación que logra interpretar magnánimamente. No nos sorprende que este filme diera como resultado el primer Premio de la Academia para esta talentosa actriz.
Mamma Mia! (Phyllida Lloyd, 2008)
Donna es la madre de una futura esposa que anhela conocer a su padre antes de casarse, sin embargo ella guarda muy bien el secreto y no quiere que sea descubierto. La hija descubre que durante su juventud, su madre estuvo enamorada de 3 hombres durante un corto y mezclado período de tiempo, de modo que el resultado de la paternidad es un poco ambiguo. Asimismo, cuando era joven era parte del grupo musical Donna and the Dynamos. En la actualidad es dueña de un pequeño hotel en Grecia, pero se mantiene como la mujer jovial y dinámica de antaño. Es una de las pruebas más fuertes de la versatilidad y dinamismo de esta gran actriz, pues aunque ha ejecutado todo tipo de papeles –desde grandes comedias hasta los dramas más entristecedores–, aquí nos demostró también su talento en el canto. Por si esto fuera poco muestra a una mujer madura pero llena de vitalidad, que canta y baila como en sus mejores tiempos, pero que también sufre al recordar sus amores pasado. Streep logra contagiar esa jovialidad que derrocha durante todo el filme, pues su risa, bailes y entusiasmo se ven tan naturales que incluso parece que ella es el mismo personaje.
El diablo viste a la moda (David Frankel, 2006)
Miranda Priestly es la directora ejecutiva de la famosa revista de moda Runway, pero sobre todo es una mujer poderosa, sofisticada pero cruel y despiadada que no acepta error alguno por parte de sus subalternos. Puede llegar a ser desconsiderada, pedante y caprichosa, se caracteriza por ordenar cualquier cosa sin detalle alguno, esperando que sus deseos sean adivinados y cumplidos de inmediato. No es la primera ocasión que Streep encarna a un personaje cruel y despiadado –The Manchurian Candidate es un buen ejemplo–, sin embargo en esta ocasión lo hace con una impresionante elegancia capaz de dejar atónito a cualquiera. Es imposible evitar aborrecer a Miranda, sufrir desesperación ante sus miradas plagadas de desprecio e incluso sentir pena por su empleada Andy. Sin embargo, al final también se admira su porte y carácter que hace que el personaje tenga una personalidad fuerte y diestra.
Los puentes de Madison (Clint Eastwood, 1995)
Francesca Johnson es una mujer casada y con hijos que vive en una granja, sin embargo un día mientras su familia sale de viaje, ella se cuestiona seriamente sobre su futuro. En esos días llega un hombre llamado Robert Kincaid pidiendo la dirección de un lugar, de modo que decide acompañarlo y mostrarle el espacio, dando inicio a un pequeño romance que culmina cuando él debe marcharse. Con el dolor de la despedida y el regreso a su vida agridulce, Francesca decide escribir sus sentimientos tras este amorío de 4 días en un diario de tres tomos Una historia simple pero que demuestra la versatilidad de Meryl Streep para realizar cualquier tipo de papel, sin que alguno sea mediocre, forzado o minimizado. En este caso transmite perfectamente la necesidad del personaje por salir de su monotonía, con el fin de explorar nuevas emociones y descubrirse a sí misma. Para lograrlo recurre a una representación que parece simple, pero que está llena de una perfección meticulosa, con la que logra introducir un personaje inconforme y dubitativo.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios