Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Artículos

Mike Flanagan reconcilia a Kubrick y King con Doctor Sueño

Por:

07-11-2019
Mike Flanagan intentará reconciliar a Kubrick y King con Doctor Sueño

“El resplandor era una meditación de King sobre lo que su adicción podría causarle a su familia, si no la solucionaba. y eso no es de lo que trataba la película de Kubrick”, Mike Flanagan.

El corredor se extiende hasta donde alcanza la vista, las paredes recubiertas de un tapiz chillón. Al doblar la esquina, un pasillo idéntico resulta sólo antesala de otro más. Y de otro. Es un laberinto, y cada vuelta me acerca a la temible habitación 237, o a las hermanas Grady de pie, al fondo, tomándose de las manos –en el mejor de los casos, hechas pedazos en el peor–. Aquí, Jack Torrance podría aparecer en cualquier momento: Here’s Johnny!

Doctor Sueño

Pero éste no es el Overlook, sino el London Hotel, en West Hollywood, y tampoco estoy en una película de Stanley Kubrick, sino en las actividades de prensa de Doctor Sueño: película dirigida por Mike Flanagan que funge como secuela de la novela El resplandor, escrita por Stephen King en 1977.

Ésta última se ha convertido en el trabajo más conocido del autor estadounidense, gracias a las evocaciones que podemos hacer de él a través de las imágenes del filme de 1980. Sin embargo, aunque encabece hoy las listas de lo mejor del género, la adaptación fílmica hecha por Stanley Kubrick dividió no sólo a los críticos –quienes cuestionaron que se tratara de una película de terror–, sino al mismo King, quien declaró que, si bien ahí había imágenes memorables, era la única adaptación de su trabajo que recordaba haber odiado, y acusaba a Kubrick de traicionar temas como la desintegración familiar o el alcoholismo. Algo que Flanagan se propone enmendar en Doctor Sueño.

FLANAGAN Y LOS FANTASMAS DEL PASADO

Lo que El resplandor sí es, en cualquiera de sus versiones, es una historia de fantasmas. Veterano del género con cintas como Oculus y Hush, no sería la primera vez que Flanagan visite una casa encantada o incluso el universo de King, pues adaptó la novela Gerald’s Game en 2017. Nacido en Salem, Massachusetts, el también guionista nunca ha perdido el interés no sólo en los infames juicios de sus brujas, sino en el horror y las historias de espectros.

Será por ello que entiende tan bien lo que es un fantasma. “Respondí esto tan elocuentemente como pude en la serie The Haunting of Hill House”, dice, en referencia a su popular adaptación de la novela de Shirley Jackson. “Un fantasma es un recuerdo, una vergüenza, un secreto, un arrepentimiento, pero la mayoría de las veces es un deseo. Un eco lamentable de algo que desearíamos no hubiera sucedido, o algo que deseábamos pero que no sucedió”.

King habría mencionado la idea de una secuela a El resplandor en 2009, en la gira promocional del libro Under the Dome. El autor ha revelado que escribió la novela Doctor Sleep en 2013 porque se preguntaba cómo sería Danny Torrance si creciera. En ella ofrece lo que, en su opinión, sería la verdadera historia de la familia. Y si bien sus fantasmas –incluida la mujer de la habitación 217, número en la novela y una de varias diferencias entre libro y filme– no lo han abandonado del todo, el peor espectro que ronda a Torrance es, quizás, el del alcoholismo que heredó de su padre. Warner habría comenzado a desarrollar una adaptación fílmica en ese mismo año, a poco de publicarse el libro, pero no aseguró el financiamiento hasta que It (Eso) –cinta de Andy Muschietti basada también en la obra de King– fue un éxito de taquilla cuatro años después.

HORRORES DE LA VIDA REAL

“Tuve mi primera borrachera en 1966”, recuerda King en Mientras escribo, su biografía. Ahí confiesa no recordar siquiera haber escrito Cujo, pero sí esa noche de principios de los 80 en que, tras salir a tirar unas latas de Miller Lite a la basura, descubrió que el contenedor, vacío días antes, se encontraba lleno. “¡Soy un alcohólico!”, pensó sin mayor sorpresa, y a sabiendas de que se trataba de “alguien que había firmado El resplandor sin percatarse de estar escribiendo sobre sí mismo”.

“Vaya que King lo sabe bien”, me dice Flanagan en la entrevista. “El resplandor era una meditación de King sobre lo que su adicción podría causarle a su familia, si no la solucionaba. Eso es todo lo que es. Y eso no es de lo que trataba la película de Kubrick. Lo que pasa con Doctor Sueño es que, así como el libro de El resplandor trata sobre la adicción, la novela secuela trata sobre la rehabilitación, y está escrita por el mismo autor, pero desde el otro lado, el de la sobriedad, con décadas entre él y su adicción”.

Para Ewan McGregor, quien interpreta a Danny, y que ha tenido problemas con la bebida, ésa era una de las cosas que había que rescatar. “Ahora puedo ver por qué quizá King no estaba contento. El resplandor habla del alcoholismo”, reflexiona. “Y es cierto que Jack está loco en la película, es muy errático. Pero no tenemos la sensación de que sea porque es alcohólico, o de su lucha. Eso es realmente lo que son estos demonios. El fondo de Danny es realmente el mero fondo”. “Y el género, en el mejor de los casos, es una metáfora de algo que todos reconocemos”, agrega Flanagan. “En el caso de El resplandor es adicción y violencia”. Para el cineasta, Warner es uno de esos estudios raros que entienden eso, más tratándose del libro. “Un estudio menor lo habría abordado como, bueno, tiene que adherirse a las reglas del actual cine de terror, que es todo jump scares, a diferencia del miedo sofocante de Kubrick”.

Doctor Sueño

ESPECTROS RECONCILIADOS

Si bien la película pretende ser una adaptación directa de la novela que le da nombre, Doctor Sueño también existe en el mismo “universo” que Kubrick estableció en su adaptación de The Shining: no sólo se apoya en su estética y reconstruye el Overlook Hotel –en el trailer, sólo la escena del ascensor es tomada del filme original–, sino que ha recasteado a las hermanas Grady, así como a un joven Danny Lloyd, el pequeño actor que dio vida a Danny Torrance.

Para el director, reconciliar los dos mundos ha sido aterrador, por no hablar de la mayor preocupación de su carrera. ¿Será que puede reconciliar también a King y a Kubrick? “Eso esperamos”, confiesa. “Poder honrar simultáneamente la visión que tenía Kubrick, y el canon que creó, a la vez que, de alguna manera, le damos a King algunas de las cosas que él sentía que la película de Kubrick le había quitado, y tratar de acomodarlo todo ahí”.

Con el espíritu –¿o será el fantasma?– de Kubrick rondando a Flanagan, a los primeros teasers de la película y a la audiencia, no es de extrañarse que alguno que otro despistado piense que se trata de un remake. “Pero tengo el beneficio de saber que no soy Stanley Kubrick”, admite Flanagan. “Saber eso desde el inicio lo hizo más fácil. Porque no soy capaz de hacer una película de Stanley Kubrick”.

Si los espectadores esperan una película de Kubrick: no lo es. “Mi ambición era honrar a estos dos gigantes, y hacerlo desde la perspectiva de un fan,” concluye. “Ése es el tipo de película que me haría feliz, y espero que haga lo mismo por ellos”.

Periodista y cineasta, es colaborador de Cine PREMIERE desde el año 2002, conductor de Horroris Causa en UAM Radio 94.1 FM y miembro del equipo de Mórbido: Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror. Actualmente imparte las materias de Narrativa, Guionismo y Géneros Cinematográficos en SAE Institute Mexico, así como talleres de guion para cortometraje.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios