Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Mismo blog, nuevo título

Por:

17-11-2011

El cine mudo es una de mis obsesiones, así como los albores de la construcción de la gramática cinematográfica. De niño me gustaba ver las películas de Chaplin y Buster Keaton en la tele, y después, cuando estudiaba la carrera hace unos diez años, leía todo lo que podía sobre Mèliés y los hermanos Lumière […]

El cine mudo es una de mis obsesiones, así como los albores de la construcción de la gramática cinematográfica. De niño me gustaba ver las películas de Chaplin y Buster Keaton en la tele, y después, cuando estudiaba la carrera hace unos diez años, leía todo lo que podía sobre Mèliés y los hermanos Lumière y Einsenstein y aquellos pioneros del arte fílmico que poco a poco fueron elaborando un nuevo régimen audiovisual con el que podemos entender y asimilar la realidad. Cuando iniciamos el proyecto web de Cine PREMIERE hace algunos años (en el segundo semestre de 2008), pensé durante largo tiempo cuál sería el título de mi blog, y me fui por "La vida después de Muybridge" en honor al gran fotógrafo y científico que ideó la manera de documentar el movimiento a través de fotografías secuenciadas. Sin embargo, aunque es un antepasado del arte fílmico, lo hecho por Muybridge no encapsula lo que considero hoy que es el cine: un viaje, un road trip, un brinco hacia dentro de nosotros mismos.

Después de leer Point Omega, uno de los libros recientes del novelista norteamericano Don DeLillo y en el que aborda la complejidad de la imagen cinematográfica, así como los tratados que el filósofo francés Gilles Deleuze escribió en torno al cine, me di cuenta que el séptimo arte no es un simulacro o una representación de la realidad: es una realidad en sí. Es un universo de imágenes y referencias que no son esclavas de nuestro devenir cotidiano. Las imágenes son seres vivos, orgánicos, que se reproducen y conforman mundos en sí mismos. Pensé entonces en quién de entre mis ídolos de la era del cine silente representaba mejor este ethos. Me fui por el también galo Georges Mèliés, el ilusionista que con Viaje a la Luna de 1902 inauguró tanto el cine de ficción especulativa como la fantasía. Es por ello que elegí el título "Viajes a la Luna" para esta nueva etapa de mi blog. Estos viajes se realizan tanto en el cine como en la nueva era de la televisión y aquellos filmes de grandes proporciones que me gusta llamar "megafilmes" y entre los que incluyo a The Sopranos, Six Feet Under, Breaking Bad y otras cuantas joyitas.

Los invito, pues, a sumarse a mis viajes.

P.D. A los que contestaron a mi entrada anterior, se los agradezco y me reservo el derecho a no contestar a algunos. Soy partidario de las opiniones encontradas y a veces hay que ser un poco provocador para incitarlas. Pero no soy partidario de los insultos, que sólo empobrecen el discurso y el diálogo. Me trago los los calificativos de "estúpido" que me propinaron, y supongo que nacen del anonimato digital y de algunos baches cívicos. Además, una entrada de blog es una opinión al aire, a botepronto, espontánea. Lamento que no todos entiendan la inmediatez del formato. Sólo quería incitar un poco al diálogo, pero veo que a veces el diálogo es poco menos que imposible. Para aquellos interesados en cuestiones de medios masivos y género, les recomiendo leer "Visual pleasure and narrative cinema", de Laura Mulvey: http://imlportfolio.usc.edu/ctcs505/mulveyVisualPleasureNarrativeCinema.pdf

Síganme los buenos: @cesar_pescado

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios