Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #152 – Animales fantásticos de verano

Animales fantásticos 2: Los crímenes de Grindelwald

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Nace una estrella – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

12-10-2018

En esta historia de amor y rock, Bradley Cooper dirige con seguridad y entrega la mejor actuación de su carrera pero es Lady Gaga quien se roba el show.

Título original: A Star Is Born
Año: 2018
Director: Bradley Cooper (Ópera prima)
Actores: Lady Gaga, Bradley Cooper
Fecha de estreno:12 de October de 2018 (MX)

Algo tienen las historias sobre gente cumpliendo sus sueños que casi siempre logran conectar con el público. Desde The Jazz Singer, hasta Rocky, y en la disciplina que sea, todos conectamos con la historia del desconocido talentoso que la hace en grande. No por nada programas como American Idol y Bailando por un sueño acaparan los primeros lugares del rating televisivo semana tras semana. Eso también explica por qué Nace una estrella ha sido filmada ya cuatro veces en la historia de Hollywood. Al centro, todas relatan la historia de dos artistas que se conocen y conectan en momentos opuestos de su trayectoria: él, una estrella consagrada, alcohólico y desilusionado, en su camino hacia abajo; ella, una ilusionada y talentosa soñadora en una imparable trayectoria hacia el estrellato.

 

nace-una-estrella-critica-1

Algunas escenas de Nace una estrella fueron filmadas en vivo y frente un público real en los festivales de Coachella y Glastonbury.

 

Aunque los detalles específicos de cada una de las versiones son diferentes, las cuatro son absolutamente hijas de su tiempo. Tanto en temática como en visuales, cada una cuenta la historia aspiracional de su época. Bradley Cooper, en su audaz primer intento como director de un largometraje, parece haber entendido esto a la perfección y le dio a su cinta una estética moderna (cámara en mano y planos secuencia complejos a cargo del fotógrafo de cabecera de Darren Aronofsky, Matthew Libatique) y un romance cuyo motor está en la admiración mutua y no en la dinámica anticuada del hombre rescatador y la mujer eternamente agradecida.

Es este tipo de amor, el que Bradley Cooper (el actor) y Lady Gaga (en su explosivo primer protagónico en cine) construyeron a lo largo de varios meses de ensayo, y que está fincado en una mutua admiración, el que separa a esta cinta de otras películas “de amor”. El amor en Nace una estrella está atado a las pasiones de cada uno de los personajes: la música. Así, Cooper (el director) inteligentemente permite que la música exista casi como un personaje más y le dedica secuencias enteras a los actos musicales. Eso convierte a su ópera prima en una película que es en partes iguales una historia de rock y un filme de amor.

 

nace una estrella critica

Bradley Cooper, Lady Gaga y Sam Elliott tienen grandes posibilidades de conseguir nominaciones al Oscar por sus actuaciones.

 

El debut como director de Bradley Cooper es un filme hecho por alguien profundamente enamorado del talento, alguien que alguna vez soñó con estar en el lugar donde está ahora y que aún no lo ha olvidado. Es el mismo chico que alguna vez estuvo entre el público de Inside The Actor’s Studio preguntándole a Sean Penn sobre su proceso. En ningún lugar de su película queda esto más claro que la primera vez que Ally toma el escenario al lado de su Jackson Maine. La escena –una de varias filmadas frente a un público real en Coachella o Glastonbury– es electrizantes y poderosa, pero el efecto no estaría completo sin una intérprete del calibre que despliega Lady Gaga. Ella deslumbra como si fuera la primera vez que pisa un escenario y en unos cuantos segundos nos hace imaginar lo que sería recibir eso con lo que todos los aspirantes a intérpretes (en la disciplina que sea) sueñan: tener una oportunidad para demostrar su talento.

Hay un diálogo en la cinta en la que Jackson le dice a Ally que gente con talento hay mucha. Gente con buena voz es una cosa, pero tener algo qué decir, es un juego completamente diferente. Y, sobre todas las cosas, esta versión de Nace una estrella, tiene algo qué decir sobre la música, sobre la industria, sobre la hermandad –Sam Elliott como el hermano de Jackson es, también, fantástico– y sobre lo que significa amar a quien se admira y admirar a quien se ama.

Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios