Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Ni en sueños – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

03-05-2019
ni en sueños

Esta cinta es el ejemplo de como la fórmula clásica y reciclada que estamos acostumbrados a ver en las comedias románticas puede funcionar y seguir sorprendiendo a la audiencia.

Título original: Long Shot
Año: 2019
Director: Jonathan Levine
Actores: Charlize Theron, Seth Rogen
Fecha de estreno:03 de May de 2019 (MX)

Antes de ingresar a la sala de cine para ver una comedia romántica, es fácil anticipar lo que estamos a punto de ver y adivinar los clichés y recursos que la película probablemente utilizará para apoyar su arco narrativo. Sin embargo, Ni en sueños es un caso diferente. Gracias a la sátira política y la química palpable entre Seth Rogen y Charlize Theron, esta película brinda una perspectiva fresca e inteligente a la narrativa clásica de cuento de hadas de la comedia romántica.

En la cinta, Charlize Theron interpreta a Charlotte Field, secretaria de estado de los Estados Unidos que se encuentra en la contienda por convertirse en la primera presidenta de la nación. Seth Rogen es Fred Flarsky, un talentoso y audaz escritor desempleado. Una noche, se encuentran en un evento político y descubrimos que Charlotte solía ser la niñera –y primer amor– de Fred. Es entonces cuando Field tiene la idea de contratar a Flarsky como su nuevo escritor de discursos. Durante la campaña electoral que los lleva en un viaje por todo el mundo, Charlotte y Fred empiezan a conocerse y conectar más allá de lo profesional hacia un terreno romántico a través de referencias de cultura pop de Game of Thrones y música ochentera.

Es la clásica pareja dispareja de las comedias románticas: Charlotte es la típica chica dorada, atractiva e inteligente que se presenta al mundo con una máscara elitista. Fred es el nerd inadaptado con un sentido de la moda que deja mucho qué desear y una tendencia a decir comentarios inapropiados (un papel que Rogen ha personificado muchas veces en su carrera.)

Sin embargo, la química que desarrollan los actores a través de sus personajes es innegable. El director Joseph Levine (La noche anterior) coloca a sus protagonistas en situaciones inverosímiles y exageradas para explotar la comedia de la cinta, y esto es un gran acierto, pues es en estos momentos donde la conexión entre Theron y Rogen resulta innegable y su relación romántica resulta creíble. De repente, Fred Flarsky como el primer hombre en la Casa Blanca comienza a parecer una posibilidad tangible. Apoyada por la pericia cómica de Rogen, es un deleite ver a Theron sumergirse de lleno en su lado cómico.

Los protagonistas están rodeados por un abanico de personajes secundarios que, sin importar su corto tiempo en pantalla, logran ser memorables para el público. Bon Odenkirk (Better Call Saul) interpreta al actual presidente en la Casa Blanca que abandona su cargo por una carrera como actor en la industria cinematográfica. Alexander Skarsgård (Big Little Lies) interpreta al carismático y atractivo Primer Ministro de Canadá, quien, en papel, parece ser la pareja perfecta para la ambiciosa Charlotte. Cubierto con maquillaje y prótesis corporales, Andy Serkis (Mowgli: leyenda de a selva) es transformado en Parker Wembley, un magnate de los medios que intenta manipular y silenciar a la protagonista con el poder que tienen los medios de comunicación de tergiversar la información. En ellos, los guionistas Dan Sterling y Liz Hannah encuentran una oportunidad para apoyar su sátira política sin ser completamente directos, pero lo suficientemente claros para entender qué arquetipo están satirizando. En esta misma vena crítica, el filme presenta una opinión contundente sobre el sexismo que viven las mujeres en el trabajo y la obsesión en la política con mantener la imagen perfecta. Este retrato del clima político actual a través de la comedia es el factor diferenciador que hace destacar a esta cinta.

A pesar de que el desenlace es bastante predecible, Ni en sueños es el ejemplo de como la fórmula clásica y reciclada que estamos acostumbrados a ver en las rom coms puede funcionar y seguir sorprendiendo a la audiencia.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • La noche anterior ( Dir. Joseph Levine, 2015)
  • Adultos jóvenes (Dir. Jason Reitman, 2011)
  • ¿No es romántico? (Dir. Todd Strauss-Schulson, 2019)

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios