Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Nuestras impresiones de las primeras películas en Cannes 2017

Por:

19-05-2017

Los fantasmas de Ismael y Wonderstruck, el nuevo filme de Todd Haynes.

Hasta ahora, las películas presentadas en el Festival se han caracterizado por tener grandes ambiciones a niveles formales o narrativos. La edición 70 parece apuntar también a los padecimientos sociales, políticos o morales que consumen a la sociedad actual. ¿Con qué nos hemos encontrado hasta ahora?

 

Les Fantomes d’ Ismäel de Arnaud Desplechin

La película de apertura presenta la historia de Ismäel, un cineasta que se ve envuelto en un triángulo entre su cándida pareja actual, Sylvie (Charlotte Gainsbourg), una brillante astrofísica y Carlotta (Marion Cotillard), su esposa que cual espectro hitchcockiano (Rebeca, 1940), regresa después de décadas de estar desaparecida. La película lleva una progresión limpia hasta que comienzan a enmarañarse una cantidad de ideas que, aunque no carecen de interés, llegan a resultar excesivas y en lugar de robustecer su conflicto central, termina por opacarlo.

Desplechin declaró que el corte original es 20 minutos más largo. Quizá haga falta más tiempo para lograr desanudar el embrollo que el cineasta francés propone.

 

Wonderstruck de Todd Haynes

Wonderstruck, el primer título en competencia oficial llega con altas expectativas, considerando que es la más reciente del cineasta neoyorquino Todd Haynes quien hace un par de años estrenara en Cannes la delicada Carol.

De nuevo adaptando una obra literaria con un guion del mismo autor, Wonderstruck está basada en el libro de Brian Selznick, también autor de Hugo (2011), en la que se conectan la historia de dos niños sordos, Ben (Oakes Fegley) que pierde su madre en los 70 y Rose (Millicent Simmonds) que busca a la suya en el Nueva York de los años 20.

La película es una delicada y obsesivamente construida maqueta fílmica que se convierte en una oda a Nueva York. El problema es que Haynes rebasa el material por un margen sustancial y hace parecer la historia aún más simple e infantil de lo que es.

Destacan una estupenda musicalización a cargo de Carter Burwell, el abrumador trabajo de diseño de Mark Friedberg y la presencia de la joven debutante Millicent Simmonds.

Ex-director de la Semana de la Crítica (sección del Festival de Cannes) y del Festival de Biarritz, asesora el Festival de Morelia. Ex-editor de L’Annuel du Cinéma, conduce el programa Contra Campo.

Notas relacionadas

Comentarios