Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #178 – El episodio perdido

X-Men: Dark Phoenix y la revista impresa de junio.

June 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Once Upon a Time in Hollywood – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

21-05-2019
ONCE UPON TIME IN HOLLYWOOD

Tarantino no haya hecho una obra maestra, pero sí su película más íntima y una especie de testamento.

Título original: Once Upon A Time in Hollywood
Año: 2019
Director: Quentin Tarantino (The Hateful Eight)
Actores: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie
Fecha de estreno:16 de August de 2019 (MX)

Este Festival de Cannes ha sido uno de introspección entre sus invitados de mayor peso. Almodóvar recuerda su carrera, sus amores y a su madre en Dolor y gloria (2019), mientras que Malick insiste en A Hidden Life (2019) –como en toda su obra reciente– que la gracia es un camino inequívoco a la bondad.

En Once Upon a Time in Hollywood Quentin Tarantino nos ofrece un parque de diversiones donde sus referentes favoritos –cinematográficos, musicales, culturales– se asoman como botargas para que la audiencia los reconozca y los abrace tanto como él mismo. Es un recorrido tierno –una palabra que nunca se me habría ocurrido asociar con Tarantino– que concluye con una hilarante venganza. A nivel simbólico, este desenlace reconoce al cine de explotación como un rescate, lo cual no quiere decir que Tarantino haya hecho una obra maestra, pero sí su película más íntima y una especie de testamento.

El ritmo narrativo de Once Upon a Time in Hollywood es bastante extraño. De hecho se podría decir que todo lo anterior a la secuencia final es una larguísima exposición que, en vez de revelar carácter e intención en los personajes, los utiliza para pasearse por el Hollywood de finales de los 60.

Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Al Pacino en Once Upon a Time in Hollywood.

Incluso vemos parodias de la época en el estilo visual de noticiarios, programas y películas; oímos su música en radios de coches e interiores, y brotan sus personajes –de Sharon Tate a Bruce Lee– como topos en una maquinita. Es discutible qué tan bien funciona. ¿Se trata de una subversión de la narrativa tradicional o de pobreza en la estructura dramática? Dado que Tarantino infructuosamente intentó algo similar en Los ocho más odiados (2015), me inclino a pensar en una útil combinación de ambos factores.

De la trama no puedo decir mucho sin arruinar la experiencia de los espectadores e incluso el sentido de la película, pero no me gustaría eludir un comentario pertinente. El rol de Margot Robbie como Sharon Tate es más el de un artefacto narrativo que el de un personaje, mientras que la violencia, dirigida intensamente contra algunos personajes femeninos, me parecen elementos al menos cuestionables. Claramente la comprensión política de Tarantino se ve rebasada por su fanatismo cinematográfico porque, en general, la película lo muestra como el limitado pensador que es, sin embargo eso también lo expone emotivamente como lo que lo hizo una celebridad: un espectador amoroso.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios