Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #136 Adiós Luisito Rey

El último episodio de Luis Miguel: La serie y un poco de Ant Man and the Wasp.

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Oscar 2018: Guillermo del Toro, Mejor director

Por:

04-03-2018
guillermo del toro mejor director oscar 2018

Luego de un largo viaje lleno de éxitos que inició con el León de Oro en Venecia, el cineasta se convierte en el tercer mexicano en ganar el Oscar a Mejor director.

Primero fue Cuarón con Gravedad; luego Iñárritu con Birdman y al año siguiente por El renacido, convirtiéndose en el primer mexicano –y latinoamericano– en ganarse el premio de forma consecutiva. Hoy podemos decir las siguientes palabras: Guillermo del Toro, Mejor director.

La forma del agua se alzó la noche del Oscar 90 con cuatro premios: Mejor diseño de producción, score –para Alexandre Desplat–, dirección y película. Por fin “The Three Amigos” están ya dentro de la lista de los mejores cineastas de la historia.

En 2007, la edición 79 del Oscar tenía un sabor inolvidable a México. Alfonso Cuarón competía por tres premios para Niños del hombre; Alejandro González Iñárritu aspiraba a ganar siete estatuillas para Babel –incluida Mejor dirección–. Y finalmente, Guillermo del Toro llegaba a esta cotizada ceremonia con la que en ese entonces era considerada su mejor película.

El laberinto del Fauno fue candidata a cinco premios de la Academia. Era en ese momento –y sigue siendo– la película mexicana con mayor número de nominaciones en la historia del Oscar. La noche terminaba con tres galardones para esta fantástica cinta, lo que la coronaba como el filme latinoamericano con mayor número de estatuillas en la historia de dicha premiación. Este número, por supuesto, sólo podría ser superado por el mismo Del Toro años después.

En 2017, a mediados de septiembre, México amanecía con una gran noticia. Después de Luis Buñuel, y por primera vez para una película de género fantástico, La forma del agua se llevaba el León de Oro en el codiciado Festival de Cine de Venecia.

Esa imagen de un Guillermo del Toro emocionado, muy sonriente, al borde del llanto y profundamente conmovido se repetiría en cada una de las premiaciones venideras. El BAFTA, Golden Globe, DGA, cualquier ceremonia que se les pueda ocurrir coincidirían en lo mismo: el oriundo de Guadalajara, Jalisco, era el Mejor director del año.

La forma del agua concluye su ciclo de vida con cuatro premios Oscar: Mejor diseño de producción, score, director y película. Triunfar en esta última categoría, por cierto, es un triunfo cuádruple. Por un lado, se trata del Oscar más importante del año para una película de fantasía después de la multigalardonada El señor de los anillos: El retorno del rey. Por otro, es el segundo filme ganador a Mejor película dirigido por un mexicano -el anterior fue Birdman de Iñárritu–. Es la primera cinta de ciencia ficción en la historia de la Academia en llevarse el Oscar a Mejor película y, finalmente, porque Guillermo ha podido conquistar al mundo con una película totalmente fiel a lo que a él le motiva como artista.

“[La forma del agua] me da la esperanza de que, llegue a donde llegue, lo hace siendo una película mía. No tuve que hacer algo sobre la vida de Napoleón, o de alguna problemática social, por ejemplo, para llegar a un premio. No tuve que cambiarme. La hice de lo que yo quería, como yo quería; y esa aceptación me renovó. Fue un pacto muy grande conmigo mismo y con el quehacer del cine”, nos confesó el cineasta durante nuestro encuentro en la edición más reciente del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Aquella noche del Oscar 2007 Hollywood conoció a tres de los cineastas más importantes no sólo de México sino del mundo. Hoy, Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro pueden presumir que, entre todas las cosas que tienen en común y con las que han afianzado una amistad inquebrantable, destaca un pequeño y glamoroso hombre bañado en oro, el cual lleva una placa que dice “Mejor director”.

Previo a la noche del Oscar 2018, charlamos en exclusiva con Guillermo. Al preguntarle si tenía listo su discurso para la categoría de Mejor director, él afirmó: “Con la excepción de los Globos de Oro –y aún ahí, abandone el papelito– no preparo nada. Se me hace difícil leer algo. Hablo desde el momento y la emoción. Prefiero eso a la alternativa. Vivir en el momento es importante. Llegar aquí otra vez, después de un cuarto de siglo de carrera, es un milagro; la carrera misma es un milagro. Preparar discursos con papelito me pondría demasiado nervioso”.

Ahí también le preguntamos cómo celebraría su triunfo. Y su respuesta fue contundente: “Iré a Guadalajara [al Festival Internacional de Cine]. Allá celebraremos venga lo que venga”. Y lo que vino fue su merecido Oscar a Mejor director. Ahora toca celebrar con él en su tierra. Toca cantar a ritmo de mariachi, con algunos tequilas en la mesa y con toda la emoción porque, finalmente, el mundo reconoce el enorme talento y corazón de Guillermo del Toro.

mm

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios