Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #171 – Planeta Shazam

Nuestro planeta; After, y spoilers de Shazam!

April 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Las mejores películas de beisbol

Por:

28-03-2019
películas de beisbol

Brad Pitt, Tom Hanks, Kevin Costner y hasta Madonna. Con estos actores no sorprende que el beisbol sea llamado “el Rey de los Deportes”.

La pasión que el beisbol desata en Estados Unidos y en muchos otros países del mundo –entre los que obviamente se encuentra México– le ha llevado a que existan numerosas películas de beisbol. A diferencia de otras cintas deportivas, las historias de beisbol no se caracterizan por su adrenalina, sino por su nostalgia y romanticismo, enfocándose siempre en la pureza del juego y en la importancia de sus valores.

Desde comedias clásicas hasta algunas de las cintas más ovacionadas de los últimos años, nos adentramos en el diamante para recordar algunas de los mejores películas que hablan de este fascinante deporte, ¿cuál es su favorita?

Bang the Drum Slowly (Dir. John D. Hancock, 1973)

Equipo: New York Mammoths

La historia

Henry y Bruce no son solo pitcher y catcher de los Mammoths, sino los mejores amigos fuera del terreno de juego. Lamentablemente esta amistad sufre un duro golpe cuando la dupla se entera que Bruce tiene una enfermedad mortal y que le queda poco tiempo de vida. A partir de entonces Henry no sólo hará lo posible por satisfacer los deseos de su mejor amigo, sino que buscará apoyarlo en todo momento y al final será determinante para lograr que el pelotero pueda mantenerse en el equipo y jugar una última temporada antes de fallecer.

El amor al juego

A pesar de su tambaleante inicio, los Mammoths se unen y realizan un esfuerzo sobrehumano por mejorar su rendimiento al enterarse del inminente deceso de Bruce. Aunque el catcher es incapaz de jugar los últimos partidos de la temporada por su enfermedad, su fuerza y apoyo será fundamental para que el equipo logre coronarse campeón de la Serie Mundial.

61* (Dir. Billy Crystal, 2001)

Equipo: New York Yankees

La historia

Mickey Mantle y Roger Maris son los bateadores estrellas de los Yankees, cuyo impresionante poderío les permite soñar con igualar o romper la marca de más home runs en una temporada, la cual ha permanecido en poder el Babe Ruth por más de 30 años. Aunque al inicio todo parece indicar que ambos jugadores serán capaces de lograrlo, la dupla deberá enfrentar toda clase de obstáculos: desde malestares físicos hasta incómodos –y aparentemente, inexistentes– asteriscos que pretenden defender a toda costa el legado de Babe Ruth.

El amor al juego

A pesar de tener todo en su contra –incluso al público de los Yankees– Roger Maris es capaz de romper el record del poderoso Babe Ruth en el juego 162 –el último– de la campaña regular, mientras que el Bambino lo hizo en sólo 154 partidos, ya que las temporadas eran más cortas en el pasado. Esta situación desata una enorme polémica que pretende mantener intacto el legado del Bambino y que tristemente no permitirá al talentoso pelotero disfrutar su hazaña.

Bad News Bears (Dir. Michael Ritchie, 1976)

Equipo: Bears

La historia

Morris Buttermaker, un antiguo entrenador de ligas menores y con problemas de alcoholismo, tiene la misión de entrenar a los Bears en la Southern California Little League. Para su mala fortuna, el coach cuenta con el que muchos podrían considerar el peor equipo de todos los tiempos, capaz de aceptar 26 carreras en la primera entrada sin lograr un solo out. Desesperado, Buttermaker decide reclutar un par de talentos poco tradicionales: la pitcher Amanda Whurlizer y el rebelde Kelly Leak, los cuales serán determinantes para que el equipo comience a obtener victorias.

El amor al juego

A pesar de sus derrotas iniciales, los Bears logran clasificarse al juego de campeonato, en donde deberán enfrentar a los odiados Yankees. Luego de un arranque sumamente reñido, Buttermaker decide relajarse y simplemente invita a sus jóvenes jugadores a disfrutar del encuentro. Aunque los Bears caen derrotados, el equipo obtiene el respeto de sus competidores y lo más importante, de ellos mismos.

El novato (Dir. John Lee Hancock, 2002)

Equipo: Tampa Bay Rays

La historia

Jim Morris es un joven pitcher que es reclutado por los Cerveceros de Milwakee, hasta que su prometedora carrera culmina abruptamente tras una lesión en el hombro. Varios años después Morris se convierte en maestro de ciencia y en coach de un pequeño equipo llamado los Big Lake Owls. Luego de un entrenamiento en donde revela la potencia de su brazo, el joven equipo llega a un acuerdo con su entrenador: si ellos clasifican a los playoffs, él volverá a probar fortuna en las ligas mayores.

Con toda clase de elementos en contra, Jim es contratado por las Matarrayas de Tampa Bay, lo que le permitirá buscar nuevamente su sueño de lanzar en las Grandes Ligas.

El amor al juego

Aunque Jim tuvo que empezar nuevamente desde las menores, las Mantarrayas lo llaman para un partido contra los Rangers de Texas, en donde cautiva al público al ponchar a Royce Clayton con tres rápidas consecutivas. Al final se revelaría que Morris lanzaría profesionalmente por dos temporadas más, para luego retirarse y continuar su vida como maestro.

Eight Men Out (Dir. John Sayles, 1988)

Equipo: Medias Blancas de Chicago

La historia

El filme recuerda uno de los capítulos más lamentables en la historia del baseball profesional, en el que 8 jugadores de los Medias Blancas de Chicago llegaron a un acuerdo con apostadores de la ciudad para perder la Serie Mundial de 1919 contra los Rojos de Cincinnati. Esto se debió a que los Medias Blancas eran considerados el mejor equipo de su época, pero su dueño Charles Comiskey era un hombre avaro que se negaba a recompensar a los peloteros por sus logros. Por su parte, ocho de los jugadores más talentosos del equipo –incluyendo el popular Joe Jackson– deciden sacrificar el codiciado trofeo por una buena cantidad de dinero, la cual excede por mucho el premio económico por ganar la Serie Mundial.

El amor al juego

Aunque los jugadores incriminados en el escándalo no pudieron ser procesados judicialmente por falta –o desaparición– de pruebas, un juez les prohíbe volver a jugar baseball de manera profesional por el resto de sus vidas. Al final, los jugadores sancionados aparecer dolidos por anteponer sus intereses económicos por encima del amor al deporte. Al final, este grupo de jugadores sería conocido como los Chicago Black Sox.

The Sandlot (Dir. David Mickey Evans, 1993)

Equipo: N/A

La historia

Scott "Scotty" Smalls recuerda con nostalgia el año de 1962, cuando se mudó con su madre y su padrastro a un pequeño pueblo a las afueras de Los Ángeles. Fue ese mismo año cuando Scotty conoció a Benny Rodríguez y otros niños aficionados del baseball, quienes disfrutaban cada tarde jugando a la pelota en un terreno baldío del barrio, emulando las grandes hazañas de los grandes peloteros de antaño.

Sin embargo, la vida de estos pequeños deportistas dará un giro inesperado cuando Scotty tome prestada una pelota de su padrastro, la cual está autografiada por el mismísimo Babe Ruth, él creía que era el autógrafo de una señora. Por si esto no fuera suficiente, la pelota termina atravesando una cerca y quedando en posesión de "la Bestia", un gigantesco mastín inglés del vecino que disfruta destrozando las pelotas de baseball.

El amor al juego

Tras varios planes fallidos por recuperar la pelota, Benny Rodríguez se arma de valor y decide ingresar en el territorio de la Bestia para recuperar el codiciado objeto. Aunque el joven extrae la bola con facilidad, el enorme perro derriba la cerca y ambos personajes comienzan una persecución que sería recordada por años. Al final, la fama de Benny trascendería las fronteras del tiempo y el pequeño terminaría convirtiéndose en uno de los grandes jugadores de los Dodgers de Los Ángeles: Benny "el Jet" Rodríguez.

Bull Durham (Dir. Ron Shelton, 1988)

Equipo: Durham Bulls

La historia

El catcher veterano "Crash" Davis es enviado a las ligas menores con el único propósito de preparar al joven y explosivo lanzador Ebby LaLoosh para las Grandes Ligas. Ambos jugadores sufren una gran tensión inicial, la cual se intensifica con la llegada de Annie, guía espiritual que cada año selecciona un novato al cual educar y amar.

Con el tiempo, los consejos de Crash será determinante para que Ebby sea capaz de convertirse en el gran pelotero que todos esperan, mientras que el catcher deberá resignarse a aceptar el inminente ocaso de su carrera.

El amor al juego

Lejos de enfocarse en situaciones deportivas, Crash y Ebby sostienen una agradable conversación durante un viaje en autobús, en donde el veterano aconseja al joven pelotero sobre las respuestas perfectas –y plagadas de clichés– para la prensa.

La pelota mágica (Dir. David S. Ward, 1989)

Equipo: Cleveland Indians

La historia

Harta del frío de Cleveland, la nueva dueña de los Indios pretende mudar al equipo al cálido clima de Miami, aunque para lograrlo primero debe reducir considerablemente la asistencia al estadio. Su plan es sencillo: adquirir a los peores jugadores de la liga para garantizar el mayor número de derrotas posibles.

Aunque los primeros resultados son desalentadores, los jugadores –comandados por el talentoso pitcher Wild Thing– comienzan a hilvanar victorias que no sólo los mantendrán en Cleveland, sino que podrían darles un lugar en la postemporada.

El amor al juego

Luego de vaticinar un home run al más puro estilo de Babe Ruth, Jake Taylor –un cátcher con las rodillas destrozadas–  cambia su estrategia y realiza un arriesgado toque que toma desprevenida a la defensa de los Yankees. Esta jugada permite al veloz Willie Hayes anotar la carrera ganadora, mientras que el veterano Taylor realiza un último sacrificio para llegar a primera base.

Un equipo muy especial (Dir. Penny Marshall, 1992)

Equipo: Rockford Peaches

La historia

Temerosos por la ausencia de hombres y las pérdidas millonarias provocadas por la 2a Guerra Mundial, los dueños de los equipos de baseball en Estados Unidos deciden comenzar una liga femenil que les permita soportar la crisis financiera y que mantenga entretenida al público norteamericano. Para lograrlo recurren a entrenadores de gran trayectoria –tal vez con algunos problemas de alcoholismo– y a jóvenes con modestas trayectorias deportivas.

Uno de los equipos más populares de la liga son las Rockford Peaches, entrenadas por el alcohólico Jimmy Dugan –un brillante Tom Hanks– y comandadas por el talento de las hermanas Dottie y Kit Keller.

El amor al juego

En un intento por mantener a Dottie, el dueño de los Peaches decide vender a Kit a los Racine Belles, equipo al que eventualmente enfrentarán en una muy codiciada Serie Mundial. Los Peaches llevan ventaja de 2-1 en la novena entrada, mientras que los Belles tienen una corredora en base, dos outs en contra y a Kit en el plato con la oportunidad de igualar el juego o dar la victoria a su equipo.

Tras conectar un poderoso batazo que empata el juego, Kit decide ignorar las instrucciones de sus superiores y correr hasta home, en donde Dottie la espera con la pelota dispuesta a realizar el último out. Tras un poderoso golpe, la cátcher deja caer la pelota a propósito, concediendo a su hermana su anhelado momento de gloria y obteniendo la reconciliación familiar.

Las curvas de la vida (Dir. Robert Lorenz, 2012)

Equipo: Atlanta Braves

La historia

Gus Lobel es un scout veterano de los Bravos de Atlanta, quien disfruta aplicando las viejas técnicas para descubrir jóvenes talentos en las ligas menores. Para su mala fortuna, algunos directivos no están convencidos de que sus métodos sigan siendo los más adecuados, por lo que deciden mandarlo a Carolina del Norte para analizar un interesante bateador que podría convertirse en la primera selección del año. Por si esto fuera poco, Lobel está perdiendo la vista, por lo que deberá valerse del apoyo de su alienada hija y de su experiencia profesional para tomar una decisión acertada.

El amor al juego

Aunque Gus Lobel asegura que la contratación del joven pelotero es una mala decisión, los ambiciosos directivos de los Bravos se inclinan por las estadísticas y deciden ficharlo como su primera selección. Cuando los poderosos batazos del joven convencen a todos  -excepto Gus- de que se trata de una buena elección, Amy llega al estadio con un humilde pitcher que posee un brazo verdaderamente envidiable. Ambos jóvenes son sometidos a un duelo y al final queda demostrado que los tradicionales métodos de Lobel siguen siendo los más efectivos.

Pride of the Yankees (Dir. Sam Wood, 1942)

Equipo: New York Yankees

La historia

Lou Gehrig es un joven estudiante que se prepara para convertirse en ingeniero. Sin embargo, la vida del muchacho cambiará drásticamente cuando un scout lo observa y lo contrata para las ligas menores, dando inicio a una de las carreras más fructíferas en la historia del baseball.

A partir de entonces el filme explora el ascenso de Gehrig, su llegada a los Yankees y su inmortalidad a través de sus grandes hazañas. Ames u odies a los Yankees, se trata de un digno homenaje para uno de los peloteros más exitosos de todos los tiempos.

El amor al juego

Tras ser diagnosticado con una enfermedad incurable, Lou Gehrig se despide del público con un emotivo discurso capaz de conmover hasta a los más fervientes aficionados de los Medias Rojas de Boston. Tras una carrera plagada de éxitos y aplausos, el pelotero agradece a los aficionados asegurando que "hoy me considero el hombre más afortunado sobre la faz de la Tierra".

The Natural (Dir. Barry Levinson, 1984)

Equipo: New York Knights

La historia

Cuanto todo parecía indicar que Roy Hobbs tendría una exitosa trayectoria en el baseball profesional, su carrera se detuvo abruptamente tras sufrir un violento atentado cuando estaba a punto de ser contratado para jugar en las Grandes Ligas. Varios años después, un veterano Roy Hobbs es contratado por los New York Knights con el único propósito de ayudarles a salir de su mala racha, para el cual utilizará un curioso bate grabado con un rayo.

El amor al juego

A un out de ser ponchado, un lesionado Roy Hobbs golpea violentamente una rápida de los Piratas de Pittsburgh, la cual sale disparada y se impacta contra las luces del estadio. En una secuencia fantástica, Roy recorre cada una de las bases mientras el impacto provoca luminosas explosiones al fondo del parque.

Un campo de sueños (Dir. Phil Alden Robinson, 1989)

Equipo: Chicago White Sox

La historia

Un granjero de Iowa llamado Ray Kinsella decide sacrificarlo todo –incluyendo su campo de maíz– tras comenzar a escuchar una serie de misteriosas voces que le piden que construya un diamante de baseball en sus terrenos. Aunque las personas que le rodean se muestran escépticas al respecto, Ray decide seguir sus instintos y seguir las indicaciones de las voces. El resultado: una legendaria reunión de los Chicago Black Sox –¿alguien recordó Eight Men Out?–y el reencuentro con un ser muy querido.

El amor al juego

Tras seguir las indicaciones de Joe Jackson, Ray debe aceptar con resentimiento el no ser invitado al anticipado juego de baseball en el nuevo campo. Para calmarlo, Joe simplemente le recuerda que "si lo construyes, él vendrá", al tiempo que voltea a ver al catcher, éste retira su máscara y revela su verdadera identidad: el fallecido padre de Ray.

 

Por amor (Dir. Sam Raimi, 1999)

Equipo: Detroit Tigers

La historia

Tras una temporada para el olvido –la marca de 63-97 lo dice todo–, los Tigres de Detroit viajan a Nueva York decididos a ganar el último partido de su temporada, con la única motivación de evitar que los Yankees logren avanzar a los playoffs.

Para lograrlo el equipo recurre a Billy Chapel, un veterano pitcher estelar que vivirá toda clase de emociones encontradas durante el duelo: el saber que los Tigres cambiarán de dueño y podría irse a otro equipo, las dudas sobre un inminente retiro, el dolor tras una lesión en la mano y muy especialmente el saber que el amor de su vida está a punto de partir a otro país.

De este modo, Billy dará todo por su equipo mientras revive los momentos más importantes de su vida previo a cada lanzamiento.

El amor al juego

Tras varios momentos vacilantes, enfrentar a numerosos bateadores de poder y sufrir recaídas y un gran cansancio, Billy Chapel logra un juego perfecto. El conmovido pitcher sólo puede llorar de alegría por su triunfo, de melancolía al saber que su último juego ha terminado y de dolor por la aparente pérdida de Jane.

Moneyball: El juego de la fortuna (Dir. Bennett Miller, 2011)

Equipo: Oakland Athletics

La historia

Cansado de las derrotas de Oakland y preocupado por la partida de sus mayores estrellas, el manager Billy Beane (Brad Pitt) decide utilizar un muy peculiar método de contrataciones ideado por el economista Peter Brand (Jonah Hill): el porcentaje de embasado (OBP).

Gracias a esta curiosa estrategia, los Atléticos se convertirán en un equipo carente de grandes nombres, pero con una marca ganadora que les permitirá hacerle frente a los clubes más importantes de la historia.

El amor al juego

Los Atléticos caen derrotados en la primera serie de la postemporada, pero el mundo del baseball queda fascinado por los logros del modesto equipo. Debido a ello, el dueño de los Medias Rojas de Boston sostiene una importante plática con Billy Beane, ofreciéndole el puesto de manager de su equipo, un salario de $12.5 MDD y apoyo absoluto en todas sus decisiones. Al final Beane rechaza la oferta para quedarse con sus Atléticos, mientras que dos años después de adoptar este efectivo método, los Medias Rojas de Boston logran ganar su primer Serie Mundial desde 1918, superando así la maldición del Bambino.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios