Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Listas

Películas de sátira política: ¡No se pelea en el salón de guerra!

15-10-2020, 12:46:40 PM Por:
Películas de sátira política: ¡No se pelea en el salón de guerra!

Un recorrido por algunas de las mejores películas de sátira política en el aniversario 90 de El gran dictador.

La crítica disfrazada de comedia siempre ha sido una de las herramientas más poderosas de la disidencia política. La relativa seguridad que ofrece el cubrir los reclamos con risas es algo que artistas de casi todas las disciplinas han aprovechado para advertir, señalar y dejarle saber a aquellos en el poder que “los estamos viendo”. Con motivo del 80 aniversario de una de las grandes películas de sátira política de la historia, El gran dictador, de Charles Chaplin (ve aquí nuestro listado con sus mejores películas), aquí un repaso por algunos de los clásicos atemporales que nos siguen llenando de risas y reflexión.

Películas de sátira política, a 80 años de El gran dictador

Duck Soup (Dir. Leo McCarey, 1933)

películas de sátira política duck soup

El paso del tiempo le permite al arte ser reevaluado y recontextualizado. A veces convierte a muchas obras que en su momento fueron casi ignoradas en piezas fundamentales de la historia. Éste es el caso de Duck Soup, que en su momento pasó sin mucha pena ni gloria. La trama (es decir, la poca trama que tiene) lidia con las decisiones absurdas del líder del reino de Fredonia, quien, a como dé lugar, quiere iniciar una guerra con el país vecino de Sylvania. “Ya pagué un mes de renta del campo de batalla”, dice Groucho en el papel del dictador. La película es una sátira de la guerra misma y de la incompetencia del gobierno, pero es sólo a través del filtro de la modernidad que se vuelve brillante.

El gran dictador (Dir. Charles Chaplin, 1940)

el gran dictador

En su biografía de 1964, Chaplin escribió que, de haber sabido de los verdaderos horrores de los campos de concentración en la Alemania nazi, jamás habría realizado esta comedia, que estrenó cuando EE. UU. aún tenía relaciones de paz con el país de Hitler. Sea como sea, éste fue su primer filme con sonido, su éxito comercial más grande y es hasta el día de hoy recordada como una de las grandes películas de sátira política de la historia. Chaplin interpreta dos papeles: el del dictador Adenoid Hynkel y el de un barbero judío perseguido, que al final debe hacerse pasar por el gobernante y entregar uno de los discursos más celebrados del cine. Uno que muchos gobernantes de hoy harían bien en escuchar.

The Great McGinty (Dir. Preston Sturges, 1940)

the great mcginty

Ganadora del Óscar a Mejor guion en 1940, The Great McGinty es una historia de éxito y de corrupción que sólo podría existir en una democracia regida por el dinero. Dan McGinty comienza la historia (según la relata él mismo desde el exilio) como un vagabundo que un día recibe un pago por emitir un voto a nombre de alguien más. Su romance con la corrupción le hace llegar hasta los puntos más altos del gobierno, al punto que los compromisos adquiridos en el camino le imposibilitan hacer algo verdaderamente bueno cuando tiene una crisis de conciencia. Se trata de un filme que, a través de la comedia, demuestra una verdad que sigue siendo cierta: nadie llega hasta la cima sin deber unos cuantos favores.

Dr. Insólito o Cómo aprendí a no preocuparme y amar la bomba (Dir. Stanley Kubrick, 1964)

strangelove

En cuanto a películas de sátira política se refiere, nadie ha balanceado mejor el humor absurdo con el comentario incisivo como Stanley Kubrick. Situada en la Guerra Fría, la película ataca de frente el ridículo absoluto de dos naciones compitiendo para ver cuál destruye a la otra primero. La intención inicial de Kubrick era producir un drama serio, pero la cantidad de absurdos que encontró en su investigación (se ha dicho que leyó 46 libros al respecto) le llevaron a la conclusión de que no había otra forma de contar esta historia más que en una comedia. Habría que resaltar también el trabajo de Peter Sellers (nominado al Óscar a Mejor actor) en tres papeles igualmente hilarantes y poderosos.

The Candidate (Dir. Michael Ritchie, 1972)

the candidate

A primera vista, The Candidate podría parecer una comedia simple sobre un hombre que se postula a gobernador de California, aun sabiendo que no tiene muchas esperanzas de ganar. Sin embargo, el mejor filme en la carrera de Michael Ritchie (quien después dirigiría otras comedias adoradas como The Bad News Bears y Jamaica bajo cero) es una mirada satírica al proceso electoral y las maquinaciones que suceden tras bambalinas para intentar controlar la percepción del público. Quizá la crítica que sacó el New York Times cuando estrenó lo describió de la mejor manera: “The Candidate es seria, pero tiene un tono de comedia fría, como si hubiera sido hecha por gente que ha perdido toda la esperanza”.

Continúa leyendo: Películas de sátira política

Escándalo en la Casa Blanca (Dir. Barry Levinson, 1998)

escándalo en la casa blanca

Con un guion de David Mamet y un Oso de Plata del Festival de Berlín bajo el brazo, Escándalo en la Casa Blanca lidia con una guerra ficticia producida por un creativo de Hollywood para distraer al público de un escándalo sexual del presidente. Es curioso que se estrenara un mes antes de que el mundo se enterara de las actividades extracurriculares de Bill Clinton con Monica Lewinski, una de sus becarias. En su momento, la película de Barry Levinson parecía específica y con un objetivo claro, sin embargo, el tiempo la ha colocado como una cinta completamente atemporal y un sólido recordatorio de que, en lo que a política se refiere, uno siempre debe cuestionar los motivos de la gente en el poder.

Bulworth (Dir. Warren Beatty, 1998)

películas de sátira política bulworth

La taquilla indicó que casi nadie la vio durante su estreno, sin embargo, cuando llegó el momento de publicar las listas con lo mejor del año, apareció prácticamente en todas. Coescrita, coproducida, dirigida y protagonizada por Warren Beatty, el filme sigue la carrera en descenso (y ascenso) de un senador que, harto de los compromisos adquiridos y de la hipocresía de Washington, decide tirarlo todo por la borda. Este cambio de actitud, sin embargo, resulta en un inesperado éxito que le devuelve la gloria política. El filme es una inigualable oda al valor de la honestidad y a serle fiel a los ideales propios –además de que presenta una escena de Warren Beatty rapeando que, por sí misma, valía el precio de admisión–.

El cine de Luis Estrada

la ley de herodes

Sería imposible hablar de películas de sátira política sin mencionar el trabajo de Luis Estrada en México. Imposible resaltar alguna de las películas que el cineasta le ha dedicado a nuestros gobernantes (La ley de Herodes, 1999; Un mundo maravilloso, 2006; El infierno, 2010, y La dictadura perfecta, 2014), pero que sea suficiente decir que en todas le ha dado al clavo con realidades profundamente dolorosas e irrisorias. En su próximo filme, según reveló Damián Alcázar en el GIFF 2018, “[Luis Estrada] quiere tirarle a la gente, porque también es corrupta, mentirosa y convenciera. Ahora él quiere hacer la crítica hacia ellos. Apuntar el cañón y decirles: ‘Te gustó la crítica al estado, ahora va hacia ti’”.

Election (Dir. Alexander Payne, 1999)

películas de sátira política

La novela en la que se basa esta cinta se inspiró en dos eventos de 1992. Por un lado, la candidatura de Ross Perot a la presidencia norteamericana y el fraude cometido por una preparatoria en Wisconsin que le negó su corona de “reina del baile” a una estudiante embarazada y en su lugar anunció a otra ganadora para después quemar todas las boletas. En Election, Reese Witherspoon interpreta a una chica determinada y voluntariosa que quiere ser presidenta del cuerpo estudiantil, mientras que Matthew Broderick (el eterno Ferris Bueller, en un casting contraintuitivo genial) encarna al maestro que hará lo que sea por detenerla. El filme se mofa del proceso electoral y cuestiona las verdaderas razones por las que los políticos buscan el poder.

Idiocracy (Dir. Mike Judge, 2006)

películas de sátira política

No es la mejor película de Mike Judge (quien además de crear a Beavis y Butthead realizó el indiscutible clásico Office Space), pero conforme avanza el tiempo se vuelve cada vez más relevante. La trama gira alrededor de un soldado que, tras ser congelado durante 500 años, despierta en una sociedad antintelectual que ha dejado de valorar a la inteligencia, a la curiosidad científica y al aprendizaje como características importantes. Luke Wilson protagoniza como este hombre –de pronto el más inteligente del mundo–, quien descubrirá, a partir de las burlas bobas que hace el cineasta a lo largo del metraje, que hay ciertas decisiones que no se pueden tomar por creencias o por conveniencia corporativa.

Una versión de este artículo sobre películas de sátira política fue publicada por primera vez en la edición impresa de Cine PREMIERE de octubre 2020.

mm Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios