Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #216 – Perritos de Harrison

Buscando justicia (Just Mercy) y El llamado salvaje

February 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Star Wars: Ranking de todas sus películas

Por:

23-12-2019
películas de Star Wars

El ranking definitivo con las mejores y peores películas de Star Wars: desde la Trilogía Original hasta los recientes spinoffs.

Star Wars es, indudablemente, la franquicia cinematográfica más querida de todos los tiempos. Sin embargo, esta popularidad viene acompañada por un importante debate: ¿cuáles son sus mejores filmes? 

La respuesta parecía relativamente sencilla con la Trilogía Original, se complicó con las precuelas y todavía más con la tercera trilogía, así como los recientes spinoffs.

Aprovechamos el desenlace de la saga Skywalker con Star Wars: El ascenso de Skywalker (2019) para presentar el ranking galáctico con las mejores y peores películas live-action de la saga.

Episodio II – El ataque de los clones (Dir. George Lucas, 2002)
(Vía)
La amenaza fantasma fue duramente criticada por su tono infantil. George Lucas intentó corregir el camino con un Episodio II más obscuro, con un Anakin atormentado por la muerte de su madre, las prohibiciones para amar a Padmé y la creciente amenaza de Darth Sidious. A esto sumemos que la cinta exploraría los inicios de las Guerras Clónicas, uno de los mayores conflictos bélicos en toda la historia de la galaxia lejana y que había generado toda clase de especulaciones desde su mención en el filme original. Pero los esfuerzos se quedaron muy cortos y el que tenía todos los elementos necesarios para ascender como uno de los mejores episodios de la saga terminó convirtiéndose en su mayor decepción, con una trama gris que concedió demasiada importancia al fatídico romance espacial y quiso solucionar todo con una enorme batalla en el tercer acto.
Solo: Una historia de Star Wars (Dir. Ron Howard, 2018)
(Vía)
Han Solo es uno de los personajes más populares en la galaxia lejana y hubo una gran preocupación cuando Disney y Lucasfilm anunciaron su deseo por explorar su historia en un spinoff. Resulta difícil descifrar si estas presiones fueron responsables de la turbulenta producción que incluyó los despidos de los directores Phil Lord y Christopher Miller, su reemplazo por Ron Howard y toda clase de rumores sobre el trabajo de Alden Ehrenreich, pero sí que incrementó el nerviosismo del público que nunca externó gran confianza en el proyecto. Solo es indudablemente divertida, aunque por momentos carece de la profundidad otorgada por los Jedi; tiene vínculos sólidos con la trama central y Rebels, aunque fueron incomprensibles para muchos; mientras que el joven Ehrenreich realizó un buen trabajo como el mercenario, pero –como era de esperarse– fue incapaz de replicar lo hecho por Harrison Ford. Es demasiado pronto para determinar el destino del joven piloto, pues el tiempo aún podría darle un mejor lugar en el corazón de los warsies.
Episodio I – La amenaza fantasma (Dir. George Lucas, 1999)
(Vía)
Por muchos años se pensó que Star Wars había terminado para siempre con El regreso del Jedi, pero George Lucas decidió retomar su saga para explorar los orígenes del que muchos consideran el mejor personaje en la historia del cine. ¿Valió la pena esperar más de 15 años para conocer el pasado de Anakin Skywalker a.k.a. Darth Vader? La pregunta es motivo de debate a casi 20 años del filme que inició esta segunda trilogía: en su momento fue visto como un filme comercial y predominantemente infantil, así como tibio esfuerzo por capturar una nueva generación de aficionados. Fracasó en su momento, con la carrera de vainas y el mortífero duelo con Darth Maul considerados sus pocos momentos realmente memorables. La percepción ha cambiado con el tiempo pues, aunque sigue lejos de las mayores glorias de la galaxia, hoy se reconoce su trama arriesgada que quiso trasladar el cada vez más complejo entorno político del mundo real al universo concebido por George Lucas en 1977.
El despertar de la Fuerza (Dir. JJ Abrams, 2015)
(Vía)
Parecía que la Fuerza cinematográfica había terminado para siempre tras las controvertidas precuelas, hasta que el emporio Disney se hizo con Lucasfilm y su galaxia de posibilidades. El elegido para comandar la primera misión fue JJ Abrams, quien siempre fiel a su costumbre, resguardó el proyecto tras un aura de secretismo, para finalmente entregar una historia con evidentes similitudes al Episodio IV, incluyendo el regreso de la tercia histriónica que lo inició todo y de un arma con la capacidad para destruir planetas. Unos piensan que fue la mejor opción tras el malestar suscitado por las precuelas, pero otros lo criticaron por elegir un camino demasiado sencillo. Una decisión controvertida que fue determinante para rodear esta tercera trilogía de una enorme polémica desde sus inicios.
Episodio VI – El regreso del Jedi (Dir. Richard Marquand, 1983)
(Vía)
Superar lo hecho por El Imperio contraataca parecía una misión imposible y más aún cuando el poderoso ejército imperial sucumbe ante unos inocentes ewoks. La decisión siempre ha sido juzgada como inverosímil e infantil, aunque Lucas siempre la ha atribuido a la inviabilidad económica que implicaba hacer una armada wookie. A pesar de este desafortunado tropezón, la última entrega de la Trilogía original también merece ser recordada por el ascenso de Luke Skywalker y su emotiva lucha por rescatar a su padre del Lado Oscuro. El último acto es conmovedor, pero recientemente fue usurpado con la innecesaria inserción digital de Hayden Christensen como el espíritu del joven Anakin, un esfuerzo por dar continuidad a las precuelas que resultó en uno de los más duros atentados contra la Trilogía Original.
Episodio IX – El ascenso de Skywalker (Dir. JJ Abrams, 2019)
(Vía)
Luego de la polémica suscitada por Los últimos Jedi, JJ Abrams regresó a la franquicia con la difícil misión de contentar a los aficionados con la cinta que marcaría el cierre definitivo de la saga Skywalker. Para ello, el cineasta se apoyó en elementos de todas las trilogías presentadas hasta ahora, incluyendo las precuelas con la capacidad Sith para manipular la muerte; a Rogue One con un planeta oscuro que representaba la contraparte de Jedha; e incluso al extinto Universo Expandido con Leia convertida en Jedi y la clonación de Palpatine. Pero el filme también cometió errores importantes, destacando el enorme hueco para explicar el parentesco de Rey con el viejo Darth Sidious, así como los orígenes de su poderosa flota. A esto sumemos la controversia con la omisión casi absoluta de Rose Tico, personaje de enorme potencial pero que fue condenado a un rol casi incidental tras las duras críticas recibida en Los últimos Jedi (2017). Su tibia recepción no sorprende con un estudio que ha batallado por encontrar la fórmula del éxito, pero también con una audiencia que rechaza tanto los cambios como la repetición de viejas fórmulas. El tiempo le garantizará un lugar importante en el corazón de los auténticos warsies.
Episodio III – La venganza de los Sith (Dir. George Lucas, 2005)
(Vía)
Se decía que La venganza de los Sith era una apuesta segura, pues Lucas sólo tenía que cerrar unos cuantos vínculos para concretar la caída de Anakin Skywalker. Quizá sea cierto, pero el reto fue mayor ante un público decepcionado por el pobre desempeño de La amenaza fantasma y El ataque de los clones. Al final –y para buena fortuna de la historia–, la película superó su cometido. No sólo evitó un nuevo descalabro para esta vapuleada trilogía, sino que recapturó al menos una parte de la magia de la Trilogía Original y más aún con un tercer acto plagado de sucesos memorables como la matanza del templo Jedi, la derrota de Yoda y un impresionante duelo en Mustafar. Mención aparte para el nacimiento de los mellizos que marcó el enlace perfecto rumbo al Episodio IV. Lástima que la hazaña llegó tan tarde para las precuelas. El fin de una era, hasta que la franquicia recibió una nueva oportunidad de la mano de Walt Disney.
Rogue One (Dir. Gareth Edwards, 2016)
(Vía)
La victoria rebelde en la Batalla de Yavin estuvo plagada de sacrificio. No sólo de los pilotos que dieron sus vidas por destruir la Estrella de la Muerte, sino del escuadrón que llegó hasta las últimas consecuencias para robar los planos del arma más destructiva de la galaxia. Por años, sus integrantes permanecieron en el anonimato, hasta que Lucasfilm rescató su historia en el primer gran spinoff de la franquicia. Los pronósticos alrededor del filme no eran los más positivos, pues su turbulenta producción y sus numerosos reshoots –se hablaba de un 40% de la película– auguraban un desastre de proporciones catastróficas. Al final los warsies descansaron tranquilos, pues Gareth Edwards ofreció una de las mejores películas en toda la franquicia, con una atinada mezcla de aventura, emotividad y humor que demostró que los spinoffs bien ejecutados podían complementar la historia central de un modo que nunca imaginamos.
Episodio VIII - Los últimos Jedi (Dir. Rian Johnson, 2017)
(Vía)
Ningún otro Episodio había generado opiniones tan divididas como Los últimos Jedi. Su mayor virtud –o su peor error, todo depende del lado de la Fuerza en que lo miren– radica en que el director Ryan Johnson quebró todas las bases preestablecidas para ofrecer una historia completamente innovadora y lo más alejada posible de las bases Sith y Jedi sentadas por las anteriores trilogías. Algunos lo catalogaron como el peor error de la galaxia lejana e incluso hubieron quienes exigieron su retirada del canon, mientras que otros la consideraron la mejor entrega desde El Imperio contraataca. Aunque respetando las dimensiones de ambos proyectos, nos decantamos por esta segunda perspectiva, pues la expansión de la franquicia requería una auténtica revolución de la Fuerza, así como de los códigos Jedi que tanto sufrimiento provocaron en la galaxia. Aunque sigue siendo motivo de debate, cada vez son más los que reconocen su valía.
Episodio IV – Una nueva esperanza (Dir. George Lucas, 1977)
(Vía)
La película que lo inició todo es más que un simple clásico, es uno de los mayores revulsivos en toda la historia del celuloide. Con poco más de 40 años de historia, Star Wars –hoy conocida como Una nueva esperanza– sigue cautivando al público como el día de su estreno, convirtiéndose así en una de las películas más queridas de todos los tiempos. El fenómeno suele ser atribuido a la destreza de George Lucas para trasladar viejos mitos a al espacio, con caballeros que emplean sofisticados sables de luz y las cualidades de la Fuerza en la lucha contra un tiránico Imperio que ha sometido a toda la galaxia. ¿Hay que decir más? Una película casi perfecta de principio a fin, pero que contra todos los pronósticos, fue superada unos años después.
Episodio V – El Imperio contraataca (Dir. Irvin Kershner, 1980)
(Vía)
Se dice que las segundas partes nunca son buenas. Muchas veces se cumple, pero existen contadas ocasiones en las que esta regla se rompe estrepitosamente. El Imperio contraataca es, para muchos, el mejor exponente de ello, con Irvin Kershner reemplazando la confianza cosechada en Una nueva esperanza por una durísima derrota para nuestros héroes. Todo esto aderezado por el más impactante giro en toda la historia del celuloide. El resultado es tan glorioso, que parece virtualmente imposible que cualquier otra cinta en la franquicia pueda superarlo algún día. ¿Ustedes qué opinan?

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios