Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #216 – Perritos de Harrison

Buscando justicia (Just Mercy) y El llamado salvaje

February 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores películas navideñas del siglo XXI

Por:

21-12-2019
Elf El duende películas navideñas XXI

¿Te imaginas a Santa como un guerrero, un monstruo o un tecnogeek? El cine navideño del siglo XXI lo ha hecho posible…

La Navidad es época de paz y amor, pero también de repasar algunos de los grandes clásicos cinematográficos de la temporada que van de ¡Qué bello es vivir! (1946) a Milagro en la calle 34 (1994) y pasando por las numerosas adaptaciones a la obra de Charles Dickens. Para buena fortuna del público invernal, el catálogo ha aumentado considerablemente en lo que va del siglo XXI, con toda clase de tramas que incluyen comedias familiares, dramas bélicos e incluso terror.

¿Buscando una nueva opción para ver durante las fiestas? A continuación las mejores películas navideñas en lo que va del siglo XXI. 

El expreso polar (Dir. Robert Zemeckis, 2004)
(Vía)
La incursión de Robert Zemeckis en el mocap con El expreso de polar generó sentimientos encontrados entre las audiencias: su técnica animada llamó la atención del público que le convirtió en la 15° más taquillera del año a nivel mundial, pero también batalló por conquistar a las audiencias con la innovadora, aunque algo extraña estética de sus personajes. Aunque los múltiples esfuerzos del cineasta alrededor de esta nueva forma de hacer cine no prosperaron del todo, El expreso polar ha aumentado su popularidad cada año desde su estreno hasta convertirse en todo un clásico de la temporada invernal con su mágica historia de un niño que en Nochebuena es invitado a abordar un tren hacia el polo norte, donde conocerá a Santa Claus y marcará el inicio de una fascinante aventura, pero sobre todo, el aprendizaje de muchas lecciones navideñas. No pasaría mucho tiempo para que el realizador retomara la técnica con Los fantasmas de Scrooge, adaptación de Un cuento de Navidad de Charles Dickens, que ha tenido dificultades para emular el mágico ascenso del gélido tren.
Pastorela (Dir. Emilio Portes, 2011)
(Vía)
Las pastorales ya tienen una buena dosis de comicidad e irreverencia por sí solas, al abordar los esfuerzos de los pastorcillos por llegar al lugar de nacimiento del niño Jesús ante los incontables obstáculos de un obstinado y algo atolondrado diablo. Emilio Portes llevó el concepto aún más lejos al combinarlo con la locura urbana de nuestros días para dar una cinta navideña única y muy nuestra. Pastorela se centra en un agente judicial brillantemente interpretado por Joaquín Cosio, el cual ha encarnado al chamuco por años en la obra parroquial de su barrio, hasta que una serie de desafortunadas circunstancias conducen a un recast que cae en su mismísimo compadre, lo que detona toda clase de divertidos conflictos alrededor del codiciado papel. Una de las mejores comedias mexicanas de los últimos años y una opción ideal para quienes buscan alternativas navideñas poco convencionales.
Un santa no tan santo (Dir. Terry Zwigoff, 2003)
(Vía)
Milagro en la calle 34 exhibió la cara más polémica del Santa Claus de centro comercial, pero Un santa no tan santo llevó el concepto aún más lejos con un alcohólico que aprovecha el traje rojo para perfeccionar su próximo atraco. La cinta debe mucho al estupendo trabajo de Billy Bob Thornton, ovacionado por el humor irreverente en su trabajo, pero también por su capacidad para reflejar una retorcida dosis de emotividad ante la extraña interacción de su personaje con un niño solitario que convertirá al infame Papá Noel en su único amigo, un remplazo paterno y un muy extraño ejemplo a seguir. Su éxito resultó en una secuela tardía (2016) que, a pesar de las altas expectativas y la inclusión de Kathy Bates, quedó muy lejos de replicar las glorias cosechadas por la original.
El descanso (Dir. Nancy Meyers, 2006)
(Vía)
Las fiestas navideñas son especialmente complicadas para quienes intentan superar un desencanto sentimental. Nancy Meyers, toda una especialista de la comedia romántica, aprovecha esta premisa básica para una de las cintas más emotivas de la temporada, sobre dos mujeres de distintos países que deciden escapar de sus pesares con un abrupto intercambio de casas, ignorantes de que esta desesperada vía de escape reabrirá las puertas al amor y cambiará para siempre sus respectivas formas de ver la vida. El valor de la cinta aumenta todavía más con su elenco de ensueño integrado por Cameron Diaz, Jude Law, Jack Black y muy especialmente Kate Winslet, quien se olvidó temporalmente del drama para trasladar su enorme talento a un género nunca explorado en su carrera. El resultado es uno de los filmes más queridos de la temporada.
El origen de los guardianes (Dir. Peter Ramsey, 2012)
(Vía)
Su encanto radica en la enorme magia que le caracteriza al reunir cuatro de los espíritus fundamentales de la infancia, como son Santa Claus, el Conejo de Pascua, el Hada de los Dientes y Sandman, para enfrentarlos con la entidad oscura Pitch, una reinvención de Boogeyman que busca perturbar la inocencia con toda clase de turbulentas pesadillas. Incapaces de resistir en un mundo cada vez más incrédulo, los Guardianes recurren a Jack Frost, un intrépido espíritu falto de reconocimiento e identidad, y cuyo noble pasado ocultará la clave para garantizar el bien de los más pequeños. No fue bien recibida por el público durante su estreno comercial, pero el tiempo le ha dado cada vez más adeptos que la posicionan entre las mejores películas animadas de los últimos tiempos y en un clásico contemporáneo de la temporada navideña.
Krampus ( Michael Dougherty, 2015)
(Vía)
El terror es uno de los géneros más populares entre el público, incluso durante la temporada navideña, lo que ha dado toda clase de perturbadores giros a las festividades. Pocos tan escalofriantes como el visto en Krampus, que se inspira en mitos germanos para mostrar una infame reunión familiar en la que todos los integrantes han perdido el espíritu navideño y con ello, la bondad e inocencia que deben caracterizar estas celebraciones. Esto provoca que, lejos de la tradicional visita de Santa Claus, los personajes sean aquejados por la oscura entidad titular, encargada de castigar durante toda la eternidad a aquellos que han caído en el escepticismo del que parece no haber retorno. La cinta afianzó a Michael Dougherty como un maestro del terror festivo tras su buen trabajo en Trick ‘r Treat (2007) y refrendó a Toni Collette como toda una horror mom tras sus apariciones previas en El sexto sentido (1999) y Noche de miedo (2011), una etiqueta que alcanzaría su punto más alto con Hereditary: El legado del diablo (2018).
Noche de paz (Dir. Christian Carion, 2005)
(Vía)
Su trama ubicada en las trincheras de la I Guerra Mundial ha complicado que el público la acepte del todo como una cinta navideña, cuando realmente se trata de una de las películas que mejor ha capturado la esencia de la temporada. La historia protagonizada por Benno Fürmann, Guillaume Canet, Daniel Brühl y Diane Kruger se desarrolla en diciembre de 1914, cuando los ejércitos enemigos acuerdan una tregua no oficial para celebrar las fiestas invernales, lo que les permite conocerse a fondo para descubrir que en realidad no son enemigos, sino hombres con muchos elementos en común y tristemente inmersos en uno de los momentos más brutales de la historia. Su mensaje de paz y tolerancia gozó de una estupenda crítica durante su estreno y resuena con más fuerza en un mundo cada vez más fragmentado por sus diferencias.
Operación regalo (Dir. Sarah Smith & Barry Cook, 2011)
(Vía)
El concepto de Papá Noel ha cambiado en los últimos años, pues pasó de ser un espíritu inmortal que reparte alegría entre las personas de buen corazón a un mortal que debe heredar el puesto en un momento determinado. Operación regalo se apoya sobre estas bases, con los Claus como una familia ancestral cuyo abuelo ha sido rezagado por la brutalidad de sus prácticas, un Santa que se niega a retirarse, un hijo obsesionado con automatizar los procesos en favor de la eficiencia y otro que sólo persigue la ilusión de los pequeños. Los festejos se distorsionan cuando el regalo de una niña es olvidado, lo que orilla al atolondrado joven a iniciar una divertida carrera contra el tiempo para tratar de solucionar el problema, ignorante de que su labor terminará por sellar su destino y el de toda la Navidad. Sin duda, uno de los filmes más divertidos y originales.
El duende (Dir. Jon Favreau, 2003)
(Vía)
Will Ferrell, tradicionalmente reconocido por su humor irreverente, es responsable del que hoy es considerado entre los mejores personajes navideños de todos los tiempos. Se trata de Buddy, cuya crianza en el Polo Norte le convirtió en un adicto al dulce, un inocente incorruptible y en un eterno enamorado de las fiestas decembrinas. Estas cualidades complicarán su incursión en un mundo cada vez menos creyente, así como la conexión con un padre que encabeza la lista de los mal portados, pero también le darán el optimismo necesario para salir adelante sin importar los obstáculos. Un clásico en toda la extensión de la palabra, así como un filme imprescindible de la temporada y cuyos adeptos han implorado una secuela por años, aun cuando su protagonista ha reiterado hasta el cansancio que el proyecto ya es perfecto por sí solo.
Realmente amor (Dir. Richard Curtis, 2003)
(Vía)
Richard Curtis trasladó su talento en la comedia romántica a la temporada decembrina para dar una de las mayores joyas fílmicas del cine navideño de todos los tiempos. El éxito de Realmente amor radica en que lejos de centrarse en las tramas fantásticas enfocadas en las misiones de Papá Noel, se enfoca únicamente en la intensificación de los sentimientos amorosos conforme se acerca la Navidad. A esto sumemos su capacidad para esquivar los convencionalismos del género con toda clase de historias que van del primer amor al desencanto provocado por la infidelidad, sin olvidar un poco de magia con la inclusión de un ángel ansioso por ayudar cuando es necesario. Si a esto le sumamos uno de los mejores ensambles en lo que va del siglo XXI, integrado por talentos como Hugh Grant, Emma Thompson, Liam Neeson, Alan Rickman, Keira Knightley y Bill Nighy, entre otros, nos queda la más conmovedora colección de historias entrelazadas por el romance y la buena voluntad.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios