Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #155 – Bumbleman impreso

¡La revista impresa de diciembre!

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Plaza de la soledad

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

03-05-2017

En Plaza de la Soledad, Maya Goded hace un humano y espléndido retrato de las prostitutas veteranas en La Merced.

  • Título original: Plaza de la Soledad
  • Año: 2016
  • Directora: Maya Goded
  • Fecha de estreno: 5 de mayo de 2017

Hay algo estremecedor y conmovedor sobre Plaza de la Soledad, espléndido documental de Maya Goded, en donde sexoservidoras están contando detalles íntimos de su vida (que pueden ir desde violaciones infantiles hasta embarazos no deseados siendo menores de edad). Al mismo tiempo, conocidos barrios o edificios se ven en el fondo del cuadro. Estremece ver tanta honestidad sobre maldad o desventura tan descarada en una de las ciudades más grandes del mundo y, al mismo tiempo, conmueve ver a estos personajes tan despreocupados, como si simplemente fuera un día más en la Ciudad de México.

Plaza de la Soledad es una crónica de la inmensa e inimaginable CDMX, así como un retrato fiel, sencillo y humilde sobre prostitutas que ejercen su profesión en La Merced. Maya Goded, reconocida fotógrafa y artista mexicana, lleva más de una década trabajando con ese sector de la fuerza laboral y esto se nota en el largometraje: las prostitutas son dóciles y amigables frente a la cámara, presentando sonrisas y hablando sin tapujos. Para una zona de la ciudad asociada con el vicio, el crimen y la violencia, las mujeres del documental parecen vivir felizmente su vida.

Las prostitutas, todas mayores de 40 años, hablan sobre su vida de forma cándida y destendida. Carmen, por ejemplo, habla de su vida junto con Carlos, un asiduo cliente suyo con quien eventualmente se casó y tiene una vida feliz. La película inclusive contiene una entrevista con Carlos, así como una simpática conversación con uno de sus amigos –y unas chelas de por medio–, sobre el matrimonio gustoso que tiene con su esposa.

En el documental no hay entrevistas convencionales ni una narrativa, más bien es a través de la bella composición visual (después de todo, Goded es fotógrafa) y las conversaciones sin tapujos, que los espectadores se familiarizan con las vidas de estos únicos personajes. Conversaciones sobre el negocio, los orgasmos, sus vidas amorosas o sus peleas son proyectadas con gracia y desvergüenza; a veces cuesta trabajo creer que en un universo tan difícil e injusto existen estos respingos de calma, sencillez y tranquilidad.

Quizá la mejor cualidad de Plaza de la Soledad es su honestidad. Las mujeres nunca son expuestas como víctimas, sino como habitantes de una ciudad compleja, donde la felicidad está en la misma cuadra que la tragedia. Esta complejidad se puede ver en una señora que, frente a la chica que lee las cartas y poco antes de su sesión, decide tomar una llamada de un cliente para explicarle que ese día ya no estará trabajando.

En Plaza de la Soledad, el trabajo forma parte de lo cotidiano, pues se entiende que la sexualidad y el cuerpo son partes inseparables de la vida humana. La película no trata de retratar a las mujeres como más o menos sabias que uno, sino como personas que asumen su labor y tratan de sobrevivir en una ciudad compleja, que permite atrocidades y alegría en el mismo barrio. Finalmente, estas mujeres son un fiel y agudo retrato de la propia ciudad que habitan.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Whore's Glory (Michel Glawogger, 2011)
  • Belle de Jour (Luis Buñuel, 1967)
  • Tangerine (Sean Baker, 2015)

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios