Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #205 – Ya viene Star Wars

Ya casi regresa Star Wars.

December 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Premios Platino 2018: Crónica de la quinta edición

Por:

01-05-2018
premios platino 2018

La quinta edición del premio a lo más destacado del cine iberoamericano llegó por primera vez a México con la conducción de Eugenio Derbez. La chilena Una mujer fantástica fue la más premiada del año.

Dicen que los mexicanos son los mejores anfitriones del mundo y que hacemos todo para que nuestros invitados se sientan como en casa. Los Premios Platino 2018, celebrados en la Riviera Maya de Cancún, Quintana Roo, fueron la mejor prueba de ello.

Luego de casi dos horas de alfombra roja, entrevistas y fotografías, la comunidad iberoamericana del cine y la televisión se dirigió al teatro principal del parque Xcaret. Ahí, los cientos de reflectores y pantallas aumentaban el implacable calor que se sentía a las afueras del lugar.

Se nos recomendó portar ropa de ciertos colores y tipos de material para hacer más agradable la noche. Muchos hicieron caso; otros, sin embargo, buscaban lo que fuera para abanicarse un poco de aire fresco o corrían a secarse el sudor cada que la ceremonia se iba a cortes comerciales. Sin embargo, el calor más intenso era provocado por el clima, sino por el espíritu de lucha, de libertad y de justicia que fue plasmado en algunos de los discursos más emocionantes de la noche.

Un buen ejemplo fue lo dicho por la brasileña Renata Pinheiro, al ganar el premio a Mejor dirección de arte: «Por favor, repitan conmigo. ¡Lula libre!», en alusión a la situación actual del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Otro más vino de la actriz mexicana Adriana Barraza. La maestra, como ha sido llamada por décadas, recibió el Premio Platino de Honor. Con la elegancia y humildad que le ha caracterizado, la también llamada “gran dama del cine iberoamericano” dedicó su galardón a los tres jóvenes estudiantes de cine de Jalisco que fueron brutalmente asesinados. “Lamento profundamente que todos nosotros nos hayamos perdido la posibilidad de ver una película de ellos, de ver qué querían decir en las pantallas”.

Rodeada de aplausos del público, la actriz nominada al Oscar por su papel en Babel (2007), recordó también a los 43 normalistas de Ayotzinapa “y a los miles que han desaparecido y asesinado en este hermoso país”, dijo. “Como madre y abuela mando un abrazo y respeto a sus familiares; y como mexicana me uno al enérgico llamado a nuestros gobernantes de que paren ya [esta masacre] y que haya verdad y justicia para cada uno de ellos. Dedico este premio a los alumnos que ya no están y también a los que están y que pisan fuerte”.

Otra más fue Daniela Vega, cuyas poderosas palabras fueron precedidas por estruendosos aplausos. “Pareciera que manifestarse en favor de los derechos de las mujeres se ha convertido en una hermosa moda”, dijo en alguna de sus intervenciones. “Pero esto no es una novedad transitoria; demuestra la madurez de la sociedad y un gran salto hacia la libertad. La libertad no consiste en hablar o reivindicarse, la libertad es tener opciones. Y ese es nuestro reclamo: más opciones y más libertades para las mujeres”.

Finalmente, lo que quizá fue lo mejor de la noche ocurrió cuando Aczino y Arkano subieron al escenario. Considerados dos de los mejores freestyles de habla hispana, los raperos demostraron el enorme talento de improvisación que los ha caracterizado en el mundo. “Manos arriba de toda la gente; todos unidos por un mejor presente. Somos hermanos de lugares diferentes; y no queremos muros ni en las fronteras ni en las mentes”, dijo Aczino.

Al finalizar su duelo de casi tres minutos, ambos artistas afirmaron que todo lo que habíamos oído se trataba de algo completamente improvisado. Para comprobarlo, Arkano se acercó al público para pedirles una palabra, la cual iniciaría un nuevo duelo entre ellos. “Revolución”, “América”, “Bondad”, “Libertad”, “Amor”, “Mundo maya” y “Origen” detonaron una locura que culminó rodeada de aplausos de parte de todos los asistentes. (Ve aquí el momento).

En la otra cara de la moneda, sin embargo, se encontraba Eugenio Derbez. El talentoso comediante mexicano –y un auténtico imán de taquilla en nuestro país y en EE.UU.– fue el conductor de la gala, pero desafortunadamente ejecutó un guion basado en chistes simples, que no conectaron casi nunca con el público presente. Quizá el hecho de que la ceremonia cayera en medio de la promoción de Hombre al agua –su nueva película– no le permitió tener el tiempo suficiente para preparar una conducción más elaborada. Puede ser también que estuviera limitado por las enormes diferencias de lenguaje entre las naciones de Iberoamérica.

No es fácil hacer comedia, y suponemos que es el doble de difícil hacerlo para 23 países que, aunque hablen el mismo idioma, son muy distintos entre sí. Ahí radica el principal problema de los Premios Platino: le están hablando a una región que casi no se reconoce y que comparte poco.

A pesar de eso, nadie puede negar el poder unificador del cine. Si esta ceremonia –o cualquiera de las cuatro anteriores– hubiera venido acompañada de una serie de proyecciones de títulos como Una mujer fantástica –la más premiada de la noche, con cinco galardones–; Últimos días en la Habana; Handia; La cordillera; Zama o Verano 1993, el interés por esta gala hubiera sido mayor entre el público.

Desde hace cinco años hemos escuchado que el principal objetivo de estos premios no es solamente reconocer a lo mejor de una región del mundo, sino darlo a conocer. A pesar de los errores, los Premios Platino lograron que el público escuchara, aunque sea de lejos, los títulos de las series o películas aquí nominadas y premiadas.

Si alguien decide entrar a Netflix y comenzar a ver Las chicas del cable –Blanca Suárez se llevó el premio a Mejor interpretación femenina en serie por su papel aquí–, o una persona busca en la cartelera de su cine más cercano si Infinity War le dejó un pequeño hueco de exhibición a Verano 1993, los Platino habrán logrado su cometido. A su vez, eso podría ayudar a que, en los próximos años, esta ceremonia logre consolidar ese espíritu de unión y de solidaridad entre sus naciones. Ojalá que lo consigan. El público de Iberoamérica merece conocer y disfrutar de su cine.

Fotos: cortesía de los Premios Platino 2018

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios