Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Premonición

Calificación Cine PREMIERE: 1
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

11-07-2017

Una película protagonizada por el alemán Michiel Huisman que no se consolida como thriller de acción.


  • Título original: 2:22

  • Año: 2017

  • Director: Paul Currie (One Perfect Day)

  • Actores: Teresa Palmer, Michiel Huisman, Sam Reid

  • Fecha de estreno: 14 de julio de 2017

Las coincidencias son el tema del thriller Premonición 2:22, filme del australiano Paul Currie, quien tenía más de una década sin dirigir un largometraje para cine (había hecho una película para televisión y una serie) y eso se nota en el resultado. La cinta, que parte de un guion firmado por Nathan Parker y Todd Stein, sigue a Dylan (el alemán Michiel Huisman, quien interpreta a uno de los galanes de Daenerys Targaryen en Game of Thrones: Daario Naharis), un controlador de tráfico aéreo que es capaz de ver una serie de patrones en todos lados pero que por una luz blanca que aparece justo a las 2:22 casi provoca un accidente, motivo por el que es suspendido.

El tema de que hay cosas que se repiten de acuerdo a cierto tipo de patrones parece explotable. No obstante, en las manos de Currie todo queda reducido, más que a un thriller, que en principio esa parecía la intención, a una historia de amor sin encanto ni emoción. Precisamente esta última, la emoción, parece extirpada de esta película que si bien tiene un look bien cuidado adolece de cualquier tipo de efectividad narrativa que inquiete o mueva al espectador. Incluso en sus escenas con mayor acción.

Una vez que ha sido suspendido, Dylan conoce a la curadora de arte Sarah (la eternamente desperdiciada Teresa Palmer), quien iba en uno de los vuelos que casi se estrellan. Pronto empiezan una amistad y ella lo sigue en las cuestiones de las coincidencias, pues el novio de ella, Jonas (Sam Reid), le muestra a Dylan un holograma (y muchos se burlan del cine mexicano fantástico) que coincide con sus visiones y que lo hacen ponerse a investigar a fondo (bueno, es un decir).

Pronto encuentra coincidencias que implican un asesinato ocurrido 30 años atrás en la Grand Central Station, un lugar al que va cada mañana y donde siempre encuentra el mismo patrón de comportamiento aunque este ocurra con personas distintas y donde siempre sucede un mal funcionamiento de algo justo a las 2:22.  

Obviamente tendrá una premonición (hay que usar el título aumentado en español para hacer más explícita una película que se pasa todo el tiempo siendo explícita) “sorprendente” que aquí no revelaremos, pues será lo que Dylan intentará determinar con la ayuda de Sarah, para que los fans de Huisman puedan ir a verlo en un papel hecho para su lucimiento. No en términos actorales, porque su papel (como el del resto de personajes)  es de una rigidez extrema gracias a un guión que trata de conectar tantas cosas en una escena (para evitar la inevitable obviedad) que se olvida del desarrollo psicológico de sus personajes, sino en términos meramente presenciales: se ve cool incluso en una escena desperdiciada como la de la conducción evitando accidentes.

Sin diálogos ni escenas interesantes, la película tampoco se sostiene en sus actores. Hacen lo suyo pero no les dejaron mucho margen.

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios