Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #206 – Zapata Story

Marriage Story y Esto no es Berlín

December 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Reporte clasificado – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

15-11-2019

Reporte clasificado es una dramatización objetiva en torno a las actividades de tortura de la CIA que presenta una acertada dosis de suspenso.

Título original: The Report
Director: Scott Z. Burns (The Half Life of Timofey Berezin)
Actores: Adam Driver, Jon Hamm, Linda Powell
Fecha de estreno:15 de November de 2019 (MX)

Ryszard Kapuściński, uno de los periodistas más connotados de la historia, definía al periodismo como el estudio de la historia en el momento en que ocurre. Tal vez por ese motivo Reporte clasificado (The Report) revela un parentesco estructural, en tono y suspenso con los filmes sobre investigaciones periodísticas, desde clásicos como Todos los hombres del presidente, hasta la ganadora del Oscar En primera plana o más recientemente la nominada The Post: Los oscuros secretos del Pentágono.

El periplo investigativo de Daniel J. Jones, sin embargo, también colinda con los dilemas éticos en torno a Edward Snowden o Julian Assange, cuyas historias coincidentemente despertaron el interés de la pantalla grande. Cada uno de estos títulos, a su manera, cuestiona hasta qué punto la confidencialidad de cierta información de Estado es una fachada para ocultar violaciones a derechos humanos, cascadas de ilegalidad y vender una falaz imagen política prístina, y de qué lado se encuentra la ética.

reporte clasificado

Daniel J. Jones escribió un reporte de 6 mil 700 páginas en el cual se basa el filme. En el documento se concluye que las tácticas de tortura son ineficaces.

Reporte clasificado retrata la odisea personal de Jones (un impresionante Adam Driver). Es el encargado de dirigir una investigación por parte del Senado en torno a las tácticas de la CIA en términos de detención e interrogación de criminales terroristas. La historia, por ende, se ambienta tras los ataques del 9/11 y expone la criminalidad de órganos gubernamentales, al utilizar tácticas de tortura, atentados clandestinos contra los derechos humanos y conductas violatorias.

Inicia casi con el final, en los linderos del punto climático, para posteriormente trasladarnos a 2003, dos años después de la caída de las Torres Gemelas, cuando Jones se acerca al Senado, lo cual da lugar a una magnífica escena entre el protagonista y Denis McDonough (Jon Hamm). Quien fuera asesor del senador Tom Daschle, le dice al vehemente joven que primero debe obtener experiencia en la CIA o el FBI. “Puedes venir a ayudarnos en todo lo que Bush y Cheney están malogrando”, espeta el político.

reporte clasificado

Tanto Driver como Bening y Hamm interpretan a personajes reales aún con vida. Dianne Feinstein actualmente es la senadora senior de Estados Unidos por el estado de California.

Eso hace Jones. Más tarde se convierte en la punta de lanza de un proyecto encabezado por la senadora demócrata Dianne Feinstein (Annette Bening, humana y fría a la vez) para determinar la legalidad de las acciones de la Agencia de Inteligencia Central. Esta institución y sus miembros, así como el funcionamiento de un sistema con intereses particulares, son los antagonistas interesados en la claudicación de Jones o, incluso, en su descrédito.

Él sortea todo tipo de golpes. Su lugar de trabajo, proporcionado por la misma CIA, es una cueva oculta en un sótano, enmarcada por un techo frío de lámina, tonos grises lúgubres, y lo mínimo indispensable para trabajar: seis computadoras, cada una con una escueta lámpara a su lado. No hay papel ni impresora ni los elementos necesarios para darle forma a su reporte. Pero este es sólo el primero de los múltiples contratiempos que presenta el filme escrito y dirigido por Scott Z. Burns.

reporte clasificado

Denis McDonough fungió como Jefe del Gabinete (Chief of Staff) durante la presidencia de Obama, de 2013 a 2017.

Reporte clasificado hilvana un retrato neutro de las intenciones demócratas y conservadoras. Exculpa e inculpa por igual a miembros de ambos partidos mientras condena a la CIA como la mala del cuento. Expone también cómo estos villanos pueden salirse con la suya cuando con su malinformación consiguen ganancias políticas, como la reelección de un presidente. Ahí, por ejemplo, el golpe fue para Obama.

Hacia el final, no obstante, ese pulso objetivo se desgasta a través de la grandilocuencia de ciertos elementos sonoros para, más tarde, retomar el aire crítico mediante la información proporcionada previo a los créditos. El filme de Burns es un recordatorio escabroso de que el poder, la ambición y el miedo pasan por encima de la ley, y ni se diga de los derechos humanos. Es un reporte de tortura, sí, pero también de impunidad.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976)
  • El quinto poder (Bill Condon, 2013)
  • Snowden (Oliver Stone, 2016)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios