Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #205 – Ya viene Star Wars

Ya casi regresa Star Wars.

December 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Rescatando al Soldado Ryan: Claves de la película de Spielberg

Por:

24-07-2018
Rescatando al soldado Ryan

Se cumplen 20 años del estreno de Rescatando al Soldado Ryan y las audiencias no han podido olvidar una película determinante hacia el final del siglo XX.

Steven Spielberg es uno de los pocos directores capaces de explorar todo tipo de géneros con la misma efectividad. Esto le ha convertido en un referente de la cultura popular con filmes como Tiburón (Jaws), Los cazadores del arca perdida (Raiders of the Lost Ark) y E.T., pero también es un maestro del drama con títulos como El color púrpura (The Color Purple), El imperio del sol (Empire of the Sun) o La lista de Schindler (Schindler’s List). El cineasta mantiene un nivel envidiable –sus cinco nominaciones al Oscar en los últimos diez años lo avalan–, pero algunos piensan que sus mejores proyectos han quedado atrás, siendo Rescatando al Soldado Ryan(Saving Private Ryan) su última gran película. ¿De dónde surge esta creencia popular?

Celebramos el 20º aniversario del filme bélico respondiendo a la pregunta.

La última gran película de Tom Hanks
(Vía)
Tom Hanks es un actor como pocos: no sólo es talentoso, sino sumamente carismático, lo que le ha valido la aceptación del público en todo tipo de roles. Aunque su primera nominación al Oscar llegó en 1989 con Quisiera ser grande (Big), el californiano vivió una auténtica época dorada en los 90, con proyectos como Apollo 13 y Toy Story, dos Premios de la Academia por Filadelfia (Philadelphia) y Forrest Gump, y una nominación más por –adivinaron– Rescatando al Soldado Ryan. Este último proyecto nos permitió verlo en el papel de John H. Miller, un capitán norteamericano de la II Guerra Mundial, pero muy alejado de los estereotipos vistos en otros clásicos del cine bélico. Miller no es un tipo intimidante ni violento, no disfruta estar en la guerra, pues ni siquiera se considera un auténtico soldado. Es un maestro de un pequeño pueblo americano, cuyo único interés radica en cumplir sus misiones con la esperanza de que esto le permita regresar con su esposa. Quizá no sea tan espectacular como otros líderes militares del cine, pero su conflicto interno lo torna fascinante: un hombre bueno que terminó en medio del peor conflicto en toda la historia de la humanidad. Pasaron los años y Tom Hanks nunca dejó de deleitarnos con grandes interpretaciones –Náufrago (Cast Away), Capitán Phillips (Captain Phillps) y Puente de espías (Bridge of Spies) son buenos ejemplos–, pero ninguna ha sido tan impresionante como ésta.
Semillero de talentos
(Vía)
Steven Spielberg siempre ha disfrutado de la experiencia histriónica, pero también de los nuevos talentos. Como prueba tenemos su trabajo con actores que no tardarían en convertirse en leyendas, como Harrison Ford, Drew Barrymore y Christian Bale, entre otros. En el caso de Rescatando al Soldado Ryan, el director apostó por la veteranía de Tom Hanks, quien fue acompañado por un joven escuadrón integrado por Vin Diesel, Adam Goldberg, Barry Pepper, Edwards Burns y Giovanni Ribisi. Ninguno tenía gran experiencia al momento de su incorporación y aunque algunos corrieron con mejor fortuna que otros, todos cumplieron con su responsabilidad en el filme. Mención aparte para Matt Damon, que venía de una nominación histriónica al Oscar por Mente indomable (Good Will Hunting) y que aprovechó esta película para sellar su consolidación. Hoy en día, es uno de los actores más talentosos y populares en Hollywood.
La cara obscura de Spielberg
(Vía)
A pesar de sus incontables aportaciones al cine, Steven Spielberg ha sido duramente criticado por sus finales felices, siendo Inteligencia Artificial (I.A. Artificial Intelligence) la más señalada por ello. Se trata de una acusación infundada, pues aunque el cineasta disfruta de los tintes positivos en sus historias, nunca ha vacilado en dotarlas de tintes obscuros y violentos. En el mundo del blockbuster, Tiburón incluyó feroces ataques acuáticos, Jurassic Park mostró un brazo mutilado, mientras que La guerra de los mundos (The War of the Worlds) incluyó personas evaporadas por fuerzas invasoras. Su osadía ha sido mayor en el drama, con la violencia de género en El color púrpura, las ejecuciones de La lista de Schindler o los continuos asesinatos de Munich. Rescatando al Soldado Ryan llevó esta faceta aún más lejos, con una secuencia del Desembarco de Normandía que ha sido aplaudida por su cruento realismo. La escena es vista a través de los ojos del Capitán Miller, quien –al igual que nosotros– es incapaz de comprender los horrores que le rodean. Mención aparte para el trágico soldado desmembrado que deambula por el campo en busca de su brazo. A 20 años de su estreno, muchos creen que la película posee algunos de los momentos más brutales en toda la historia del celuloide, lo que le convierte automáticamente en uno de los filmes más arriesgados en la obra del cineasta.
Cambio de rumbo del cine americano
(Vía)
Ningún género permanece estático. Todos están en continua evolución, adaptándose a los gustos del público, que están directamente relacionados a la actualidad del mundo en que viven. El cine bélico es uno de los casos más evidentes, siendo las películas estrenadas durante la II Guerra Mundial y Vietnam buenos ejemplos: las primeras se caracterizaron por su patriotismo; las segundas por su desesperanza. Rescatando al Soldado Ryan se estrenó en una época menos turbulenta, aunque no por ello menos compleja. En 1998, Estados Unidos estaba sumido en algunos conflictos internacionales, pero ninguno tan grave como para cuestionar su poderío como la primera gran potencia mundial. Esto explica su naturaleza violenta, pero también los dejos de esperanza del Capitán Miller y el propio Ryan, que sueñan con la bondad humana a pesar de estar viviendo uno de los momentos más obscuros en la historia del hombre. A esto sumemos la fe ciega en las autoridades, pues los protagonistas cumplen fielmente con su misión aunque puedan considerar absurdo el sacrificarse por un solo hombre. La realidad cambió 25 meses después. Los atentados del 9/11 sembraron una sensación de miedo en la unión americana, al revelarse de la peor manera posible que el país no era invulnerable a las amenazas extranjeras. Poco tiempo después, las inconsistencias en la Guerra Contra el Terror y las torturas en Abu Ghraib generaron un clima de desconfianza hacia las autoridades. El cine no tardó en abordar estos temas con películas como Vuelo 93 (United 93), La ciudad de las tormentas (Green Zone) y La noche más oscura (Zero Dark Thirty). Ni siquiera Steven Spielberg fue ajeno a la tendencia, pues películas como La guerra de los mundos y Munich incluyen numerosas alusiones al tema. De este modo, Rescatando al Soldado Ryan se convirtió en el último símbolo cinematográfico de un mundo que, si bien no era perfecto, al menos generaba la sensación de ser más seguro.
El mensaje oculto de Steven Spielberg
(Vía)
Steven Spielberg es todo un amante del cine y como tal, no se conforma con la simple realización de películas, sino que se apasiona con la posibilidad de enviar mensajes trascendentes para las audiencias. Este entusiasmo era especialmente evidente en el siglo XX, siendo Rescatando al Soldado Ryan uno de los casos más singulares. A primera vista, hay quienes piensan que se trata de su cinta más patriótica, con un grupo de valerosos soldados encomendados con la absurda, pero noble misión de salvar a un solo hombre para compensar a una madre que ha perdido a todos sus hijos en batalla. Una lectura más profunda nos muestra una cara diferente, siendo los individuos los únicos capaces de marcar una diferencia. Ninguno de los protagonistas externa un auténtico amor a su patria, sino a la vida misma y la posibilidad de estar con los suyos. Ni siquiera el Capitán Miller, quien debía ser el más comprometido con la guerra, duda en externar que su único anhelo es volver a casa. Irónicamente, los alemanes muestran un deseo similar, demostrando que más allá de las banderas, todos somos una misma humanidad. Esto no hace que el filme esté exento de brutalidad, pues tanto americanos como germanos se deshacen de sus enemigos, ya sea por necesidad o como resultado de la violencia provocada por la propia guerra. Al final, esta serie de contradicciones demuestran que Miller y sus hombres no intentan salvar a un hombre, sino su propia humanidad a través de un único acto noble que quizá no tendrá relevancia en el conflicto, pero sí en su propia salvación. O como dijera el Sargento Horvath, “algún día podremos mirar atrás y decir que salvar al Soldado Ryan fue lo único decente que pudimos hacer en este maldito desastre”. No sorprende que después de todo este sacrificio, Miller le pida un último favor al soldado elegido: “gánate esto”. El epílogo nos muestra que así lo hizo.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios