Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

El casamiento de Raquel

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

10-02-2009

Jonathan Demme, frecuentador eficaz de los géneros más diversos, revela hoy un talento mayor para la observación social y psicológica.

  • Título original : Rachel Getting Married
  • Año : 2008
  • Director : Jonathan Demme (El candidato del miedo)
  • Actores : Anne Hathaway, Rosemarie DeWitt
  • Fecha de estreno : 20 de marzo

Será difícil dejar de reconocer el discreto y muy eficaz regreso de Jonathan Demme al cine independiente. Su cinta más reciente, El casamiento de Raquel, posee las distinciones de una obra personal, alejada del cálculo comercial, con una fotografía ágil e inventiva (cámara al hombro, encuadres novedosos), con la recuperación del talento de una joven actriz (Anne Hathaway) que imaginábamos destinada ya al cine de fórmula, y de una actriz madura (Debra Winger), ausente por un tiempo de la pantalla, formidable en su regreso. Una película muy personal que revela, sin embargo, un sorprendente impulso comunitario, como si en su descripción de un microcosmos familiar interracial se adelantara a la actual renovación social en Estados Unidos. La joven Kym (Anne Hathaway, fuerte candidata al Oscar como mejor actriz), visita a su familia disfuncional luego de diez años de permanecer en el centro de rehabilitación donde combate su adicción a las drogas. Su intento por hallar al fin una armonía familiar y la protección paterna, se topa con los viejos fantasmas de dramas domésticos irreparables y con un clima de hostilidad latente, que ella, en lugar de mitigar, exaspera con su conducta rebelde.

La observación psicológica que propone el realizador de El silencio de los inocentes y su guionista Jenny Lumet (hija del director Sidney Lumet), posee una complejidad y una sutileza poco común en el cine comercial; remite al cine de Robert Altman y a sus construcciones corales (de Nashville a Una boda), exhibe los conflictos morales sin el menor asomo de tremendismo, y propicia la participación activa del espectador, quien a final de cuentas transita por la ceremonia de preparativos nupciales como un invitado más, libre de extraer maduramente sus propias conclusiones. Hay un elemento que pudiera parecer artificial (la reunión muy armoniosa de razas en la familia extendida), pero lejos de ser esto un defecto del filme, resulta ser la mejor radiografía de un fenómeno real: la crisis de la familia tradicional y su recomposición en un nuevo marco de diversidad y tolerancia. Jonathan Demme, un cineasta que parecía perderse ya en el olvido, regresa aquí con una obra vigorosa y necesaria.

– Carlos Bonfil
 

mm

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios