Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Mi historia sin mi

Calificación Cine PREMIERE:
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

19-08-2008

Biopic que nada a contracorriente y es toda una metáfora: algunos puristas –de Dylan y del cine– saltarán insultados, el cinéfilo o melómano abierto la adorará.

  • Título original : I´m Not There
  • Año : 2007
  • Director : Dir. Todd Haynes (Velvet Goldmine)
  • Actores : Actúan: Cate Blanchett, Heath Ledger
  • Fecha de estreno : Abril 2008

Abarcar la vida de uno de los creadores más prolíficos del siglo XX con una narración de monografía podría resultar pretencioso y hasta aburrido –¿alguien dijo Ray?–, y la obra del director Todd Haynes es todo menos eso. En una disección caleidoscópica de “las muchas vidas de Bob Dylan” –como advierten los créditos iniciales–, Haynes reúne a actores tan disímiles como Richard Gere, Heath Ledger, Christian Bale o una milagrosa Cate Blanchett, cada uno de los cuales se desenvuelven con libertad creativa aún si adoptan manierismos y cadencias vocales de Dylan en diversos episodios de su existencia, desde el delirio psicotrópico hasta su debacle matrimonial, su exilio en el bosque o su etapa de born again Christian. Son ellos, los actores, quienes sostienen en la verosimilitud un entramado narrativo por demás volátil. Ellos, y el ritmo vital y prodigioso de Haynes tras la cámara. En el periodo londinense del cantante, el de la mota y los muslos de modelo, el color se diluye y una cámara en B&N da picotazos aquí y allá al 8 ½ de Fellini –el tráfico onírico, las máscaras de la elegancia, la fama carcnicera–; en el más country, la acción pasa por un embudo psicodélico. El vocablo Dylan jamás se menciona: en su lugar, Haynes configura personajes de nombres folk y almas esquivas, seres escupidos por la americana más profunda, “gamblers and ramblers” salidos de un cuadro de Edward Hopper. Al final, luego de estos vistazos a su alma, la imagen borrosa, límpida, del bardo: los labios arremetiendo contra la armónica como insuflando vida a un moribundo, los ojos casi en blanco y la melena, como un hálito profano, coronando la cabeza de un genio que se niega en todo momento a serlo.

mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios