Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Un profeta

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

09-08-2010

Una cinta de ritmo agitado y narrativa realista: gran inclusión a la creación del microcosmos carcelario.

  • Título original : Un prophète
  • Año : 2009
  • Director : Jacques Audiard (Read My Lips)
  • Actores : Tahar Rahim, Niels Arestrup
  • Fecha de estreno : 6 de agosto

En el cine, el universo carcelario se ha planteado como microcosmos, y recientemente la cartelera comercial nos ha brindado dos ejemplos de éste: como botín de internos reclamando derechos ninguneados por la policía (Celda 211, de Daniel Monzón) y como experiencia iniciática promotora de una delincuencia mayor (Un profeta, Francia-Italia, 2009, de Jacques Audiard).

Nominada al Oscar por Mejor película extranjera, esta última mantiene un ritmo agitado del que sólo se desprende en ocasiones, mostrándonos el periplo del delincuente Malik (Tahar Rahim), quien en el presidio aprende a manejar las cartas con tal de sobrevivir, recibir protección, estudiar, lidiar con bandas mafiosas, ubicar códigos de conducta y establecer pautas que lo encaminen al liderazgo. Una inteligencia amparada por el instinto, abonará provechosamente en el día a día, a sabiendas de que cualquier error significaría perder el pellejo.

Como en otras de sus cintas, Audiard apuesta por personajes solitarios, en lucha denodada con la autoridad paterna, identificada aquí en la espléndida figura de Cesar Luciano (Neils Arestrup). Una complejidad que entraña cálculo inmediato, repliegue y acción frenética, nos dibuja a un joven que se subordina al amo cual perro fiel, y  en un momento determinante, muerde la mano paterna al dejar de ser provechosa.

De corte realista, la narración apela en cierto momento a la fantasía: el fantasma victimado con quien platica frecuentemente Malik como si se tratara de un báculo que lo acompaña, alienta y fortalece. Mirada briosa la de Audiard al interior de una cárcel francesa, pero preferentemente, al poder que delimita servicios en el interior y opera negocios y distribución de droga fuera del presidio. La animosidad de Malik está retratada con una cámara que impone atmósferas claustrofóbicas, siempre pendiente de sus silencios, pláticas y  acciones en un espacio vuelto hogar, escuela y proyección de trabajo mafioso.

El dinamismo físico de un joven nos remite al comportamiento vertiginoso delincuencial, cuya violencia cotidiana determina posiciones inmediatas. Las tareas de Malik remarcan comportamientos sociales externos donde la moralidad es comprensible sólo si atiende las necesidades  del crimen organizado.
 

–Roberto Ortiz

Siempre ha sido una ñoña… incluso antes de que se considerara cool. Fue editora de Cine PREMIERE por 5 años y luego buscó nuevos horizontes en una pequeña empresa llamada Google donde ahora es Gerente de comunicación para México, Centroamérica y Caribe.

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios