Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

River Phoenix: Después la Muerte

Por:

09-03-2009

Después la muerte. Esa cosa incomprensible que algunos imaginan como una calaca blanca o más bien amarillenta que porta una hoz colosal. Yo, no sé porqué, la imagino como una mujer delgada y muy alta y de ojos de avellana enormes, y que además se parece a Cristina Ricci en Prozac Nation pero con la […]

Después la muerte. Esa cosa incomprensible que algunos imaginan como una calaca blanca o más bien amarillenta que porta una hoz colosal. Yo, no sé porqué, la imagino como una mujer delgada y muy alta y de ojos de avellana enormes, y que además se parece a Cristina Ricci en Prozac Nation pero con la voz de Marlene Dietrich.

Da igual. Después la muerte. Pero antes la película. Antes el filme de unos marines que, justo en la noche previa a partir a la guerra, donde muchos de ellos se cruzarán con muertes que se parecen tal vez no a Cristina Ricci pero sí a Natalie Wood, realizan una cruel apuesta llamada Dogfight y en la que el premiado será aquel marine que consiga ligarse a la mujer más fea del pueblo, previa calificación de rasos aparentemente expertos en calificar desperfectos físicos. Algunas de ellas, feas con mucho corazón o poca dignidad, saben ya de la apuesta pero ceden al flirteo porque quieren beber cerveza de a gratis o porque nunca bailan o simplemente porque deducen que el mundo es un juego cínico y horrible al que forzosamente hay que entrarle. Pero hay otras que, inocentes, despiertan a tan cruda realidad con un dolor de tales dimensiones que les hace recuperar el orgullo. Y entonces todo se transforma y la orquesta de dolores cambia de músicos y los roles de sufrimiento se transforman o se invierten o se confunden. Algo así sucede con Lili Taylor y River Phoenix en Dogfight, filme indie realizado antes de que existiera tal concepto – tan noventero, tan post Sexo, Mentiras y Video-. Película, pues, olvidada pero no olvidable, de esas que nos persiguen a veces por las noches, no cuando soñamos sino cuando hacemos que soñamos. Aquí el trailer:

Después la muerte. Ahora sí después la muerte, la de-deveras y con ella o tras ella el recuerdo de mi prima Nora llorando a moco tendido y mirando la televisión. No pudiendo creer que el River, su River, se hubiese desbordado hasta quedarse como cuerpo de agua sin orillas. Ella gime y pone Cuenta Conmigo y luego Sneakers y después esa otra olvidadísima joyita llamada Mosquito Coast y, cuando justo cuando temo que se suicide como aquellas venezolanas legendarias lo hicieron por Pedro Infante, saca un VHS que dice My Own Private Idahoe y se calma por completo, apenas suspirando, como si en lugar de llanto ahora tuviera sólo rezos, plegarias al ídolo que ya no volverá. Para ella y para esos días, y para esa inolvidable función de cine, un fragmento de memoria:

 

 

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios