Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Salvaje – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

27-09-2019

¿Pueden convivir un relato crudo sobre el trabajo sexual con un coming of age juvenil sobre la búsqueda del amor? La respuesta viene de Francia. Y es sorprendente.

Título original: Sauvage
Año: 2018
Director: Camille Vidal-Naquet (Ópera prima)
Actores: Félix Maritaud, Eric Bernard, Nicolas Dibla
Fecha de estreno:27 de September de 2019 (MX)

¿Cuánto espacio para la ternura hay en una historia sobre el trabajo sexual masculino que se ejerce en la marginalidad, en medio de violencias latentes, en entornos compartidos con la criminalidad o lejos de la vista de los servicios de salud? Salvaje, la ópera prima del francés Camille Vidal-Naquet, es casi una aventura sobre el amor de juventud, la idealización de los afectos y la búsqueda de una identidad libre. “Casi”, escribo, porque su protagonista resulta ser Leo (Felix Maritaud), un veinteañero sin hogar, estudios ni familia que se dedica al sexoservicio gay en las carreteras periféricas de Estrasburgo.

Lo que Leo busca no es dinero, heroína ni escapismo. Sin que conozcamos su historia personal más que por algunas alusiones, sabemos que lo que busca es el afecto y la compañía humana que, por las razones que sea, lo han evitado durante toda la vida. Tampoco sabemos cómo terminó enrolado en el comercio sexual, pero pronto notamos que no es muy hábil: no es higiénico ni se esfuerza por vender sus atractivos, es torpe en su trato con los clientes, acepta besarlos en contra de la regla general y olvida que siempre es mejor cobrar al inicio que regatear al final.

Lo que Leo busca no es explotar su libido, sino encontrar la calidez de un abrazo. Ahí es donde Salvaje se convierte en una aventura única, distinta a otras que exploran la prostitución homosexual: a falta de modos más normales para demostrar su afecto, Leo termina enamorado de un colega que lo rechaza pues ni siquiera se asume como homosexual fuera de su trabajo, rechazando después a un hombre que le demuestra no sólo un cariño sincero, sino la posibilidad de una vida mejor. En medio, los únicos momentos de ternura correspondida llegan por accidente: al abrazar a una doctora en plena consulta y al acariciar a un viudo deprimido y entrado en años.

Aunque la dirección de Vidal-Naquet es ágil, naturalista, sincera y confiada, siempre segura del ritmo emocional que quiere transmitir, la película le pertenece casi por completo a Félix Maritaud, un actor de poco más de 25 años a quien vimos en 120 latidos por minuto (2017) y en La daga en el corazón (2018) sin prestar demasiado atención: error. En Salvaje, su primer protagónico, incendia y rasga la pantalla en todos los registros imaginables, desde la ternura infantil hasta el desgarro amoroso, pasando por un puñado de escenas sexuales filmadas con una franqueza poco común, incluso para el cine francés.

Con todo y sus tropiezos –cierta inclinación a repetirse y a remarcar lo que ya ha quedado claro, así como un peligroso romanticismo sobre la miseria– Salvaje es una película hecha con la inocencia vigorosa de las primeras veces: es el primer protagónico de Maritaud, el primer largometraje de su guionista y director, así como el primero para su fotógrafo. La clave está en el título: sauvage podría repetirse tanto a la rabia impulsiva que empuja las decisiones de Leo como a su personalidad silvestre, más cercana a la naturaleza animal que a los moldes sociales. Aunque vive como un gato feral, Leo persigue siempre el consuelo de una caricia en el lomo, de un cariño en la oreja, y siempre lo recibe con ronroneos.

Después de acercarse a Salvaje, no es mala idea regresar a otros relatos de trabajo sexual masculino como los clásicos de John Schlesinger, Perdidos en la noche (1969) o de Gus Van Sant, Idaho: mi camino de sueños (1991), que en su momento propusieron miradas crudas e inéditas a masculinidades en crisis. Hoy, cuando es más sano que nunca complejizar las miradas sobre la identidad sexual o de género, Salvaje aporta una visión fresca, distinta y vibrante a la que vale la pena prestar atención.

Periodista, cinéfilo y lector compulsivo, conductor en Mi cine tu cine (Once TV), locutor, jazzero y tragón. Miembro de la Semaine de la Critique de Cannes en 2014 y del Berlinale Talents Press. Estando antes en París, pasaba más tiempo dentro del cine que afuera, así que volví a la Ciudad de México en donde el cine es más barato y, digan lo que digan, se come mejor.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios