Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Sam Raimi, nos vemos en el infierno

Por:

22-05-2009

Drag me to Hell es una gran película de terror. Y es que cuando uno se mete a ver una película de ese género, lo hace con toda la intención de sufrir, de gritar y también de reír, pues a pesar de lo tremendas que son las imágenes de Sam Raimi, no deja de regalarnos […]

Drag me to Hell es una gran película de terror. Y es que cuando uno se mete a ver una película de ese género, lo hace con toda la intención de sufrir, de gritar y también de reír, pues a pesar de lo tremendas que son las imágenes de Sam Raimi, no deja de regalarnos esos diálogos divertidos, cargados de un finísimo humor negro que hoy lució al máximo en el Festival de Cannes, donde la película se exhibe fuera de competencia.

La película tiene una base dramática muy sencilla: la historia de Christine (Alison Lohman) que en su ambición por quedarse con el puesto de gerente de un banco, se traiciona así misma y niega un aplazamiento de pago de hipoteca a una misteriosa mujer que un día se aparece frente a su escritorio. Pero no sabe que las consecuencias de esa decisión la arrastrarán al mismísimo infierno, donde nadie, ni su simpático novio (Justin Long), la podrán rescatar.
Y es que Christine comienza a experimentar una serie de alucinaciones al ser víctima de un maleficio que amenaza con acabar con su vida.

Raimi ofrece unas coreografiadas y convincentes secuencias de suspenso y acción en las que recurre a la sangre pero también a otra serie de fluidos verdosos que provocan las náuseas en el espectador. También se da el tiempo para rendir homenaje el cine de serie B y tomarse todas las libertades de las que se abstuvo mientras rodó la saga de Spider Man.
Cuando se prendieron las luces del cine Raimi se puso de pie para recibir una ovación de auténtico super héroe, de un hombre que con todo el dinero y el éxito del mundo, regresa a sus orígenes para agradecer lo que ese tipo de cine le dio y para demostrar que jamás se ha traicionado a sí mismo.

Otro mérito de la cinta es que sus actores protagonistas no pertenecen al mainstream hollywoodense y a pesar de eso, el decide apostar por ellos, arriesgarse y demostrar que tienen un ojo envidiable para detectar el talento. Pero los mexicanos también deberíamos estar orgullosos, pues a pesar de que Adriana Barraza (Babel) había hablado con mucha modestia de su personaje en Drag Me to Hell, al ver el largometraje descubrimos que la actriz nacida en Toluca tiene un rol fundamental en la trama, que está perfectamente ejecutado y que es una de las mejores intérpretes de nuestro país.

“Quiero agradecer al festival de Cannes por reconocer el mérito artístico en lo que algunos sólo verían una película de terror”, expresó Raimi en su charla con la prensa, en la que se cansó de escuchar elogios y palabras de reconocimiento a su trabajo.

Del arácnido solamente adelantó que está por recibir el guión de la cuarta parte y nada más. Drag Me to Hell se estrena en México en julio próximo, pero desde ahora saben que hay un manjar pesadillas que espera por ustedes.

– Salvador Franco Reyes / Enviado Cannes

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

Comentarios