Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Sandra Bullock: sin ropa y muy feliz

Por:

10-06-2009

Regresa la reina de las comedias románticas con La propuesta.

Por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

Después de tener una presencia cada vez menos constante en Hollywood y en papeles que dejaron un poco que desear, la que fue alguna vez la reina de las comedias románticas regresa a lo que mejor sabe hacer en La propuesta.

Nos divertimos muchísimo viendo esta película, ¿hacerla fue igual de divertido?
Tuvimos un plan de rodaje muy ambicioso, muy apretado en un tiempo específico, así que no tuvimos mucho tiempo de payasear, pero nos encantó estar en el set. Son raras las ocasiones en que realmente disfrutas levantarte a las cuatro de la mañana, pero lo haces cuando te toca trabajar con gente como Ryan, Betty White, Mary Steenburgen o nuestra increíble directora Anne Fletcher. No importa quién estuviera en la escena, todos disfrutamos trabajar en fin de semana para asegurarnos de que todo saliera bien al día siguiente. Yo había abandonado la comedia un rato porque no me estaban escribiendo cosas buenas, tal vez para otra gente, pero no para mí, y cuando me topé con esta, también me sentí renuente pero muy agradecida a que alguien escribiera algo así. Y bueno, tengo que decir que ser toqueteada por Betty White es uno de los mejores momentos de mi carrera. Lo hizo increíblemente, buscando mis senos. Fue muy tierna, pero firme. Es muy buena con las manos.

Sólo pregunto esto porque se burlan de ello en la cinta, tu vestido de novia…
Mis senos pequeños, está bien, lo puedes decir. Anda, dilo…

Sí, tus senos pequeños. ¿Alguna vez has tenido presión de la industria por cambiarlos?
No sabría qué hacer con ellos. Digo, lo padre de este negocio es que los obtenemos cuando los necesitamos, son falsos y hacen que un vestuario se vea bien. Cambian mi personalidad completamente. De repente ya no puedo cruzar los brazos bien, ¿qué hace una con sus brazos si tiene senos en el camino? Estás acostumbrada a moverte de una cierta forma cuando no hay nada que te lo impida, y luego de repente, hay algo ahí. Creo que Dios me bendijo atrás y me limitó aquí –ríe–, así soy un poco más aerodinámica y nos da mejores chistes. A Betty White le gustaron, al contrario de muchos exnovios. Ella fue directo a ellos.

Ok, pues mientras estemos en el tema de cosas embarazosas, ¿fue extraño filmar la escena en que tú y Ryan chocan completamente desnudos? Especialmente, porque son viejos amigos en vida real…
Qué chistoso que menciones esa escena –ríe–. Cuando la leí, me reí en voz alta. Y en el nombre de la comedia, si funciona, pues ¡vamos! Es nuestro trabajo hacerla chistosa, y cuando nos encontramos con una escena así, como personas que aman la comedia, te entra el pánico porque todo recae en el timing y hacerlo perfecto. Sabíamos que teníamos que mostrar el cuerpo completo, pero realmente no puedes mostrar nada, lo cual en sí mismo es chistoso, y luego ¿cómo cubres todo? Lo que termina por suceder es que a las ocho horas de filmación, ya no te importa, ya los has visto, ¿ya qué? Pero cuando confías en alguien como yo confío en Ryan, en términos de timing cómico, honestamente, la desnudez es lo último en mi mente después de un rato. Yo sólo quería que saliera bien. Tenía que deslizarme hacia abajo, contar hasta tres, luego ir hacia atrás, y ahí había un pobre del crew que tenía que verme ir hacia atrás desnuda. Y yo pensaba, “lo siento, creo que sólo tienes que hacer tu trabajo”. Y sí, estás desnuda, pero cuando ves a Ryan, creo que sí deberías estar así –ríe–. Yo sentía que era muy importante que él también estuviera desnudo, no tanto por mí, pero si yo puedo ser chistosa y él puede ser como es, entonces estoy cómoda con eso. ¿Mi cuerpo se ve como el de Raquel Welch en los 60? No, claro que no, pero ¿adivina qué? A mí me gusta mi cuerpo y si lo puedo usar para hacer algo chistoso, pues va. Supuse que de todas formas todo mundo estaría viendo a Ryan, así que no me preocupé mucho. Pero al final resultaron unos tres días muy buenos de trabajo. Tres días porque acuérdate que también hay un perrito involucrado, y que también está desnudo, pero nadie parece preguntar sobre eso –ríe–.

Pareces estar mucho más cómoda contigo misma que tantas otras mujeres hermosas en Hollywood, y estás radiante, ¿cuál es el secreto?
Cirugía plástica. Y mucha –ríe–. No, ya en serio, gracias por decir eso, es muy halagador, y realmente no sé cómo responder. Me gusta quién soy. No sabía quién era en realidad, hasta que me detuve a ver quién no era. Luego de un cierto tiempo, me di cuenta que no había dejado a la vida alcanzarme. Había muchas cosas que llevaba cargando y que ni sabía que eran mías. Así que una vez que me di cuenta que tenía dos o tres cosas que sí eran mías, lo tuve que afrontar y decir, ésta es quien soy. Tengo que estar bien con ello o nadie más lo hará. Nada más me dejé ir hacia quien soy de verdad. Me siento muy afortunada.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios