Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA

Cuando las luces se prenden: los secretos del rodaje de ¡Shazam!

Por:

08-04-2019
personajes de DC Shazam

Apagones, carnavales y un niño que nunca creció: visitamos el set de ¡Shazam! en Toronto para descubrir cómo fue rodar la cinta del superhéroe más inmaduro.

El set de ¡Shazam!, ubicado en los estudios Pinewood de Toronto, sufre de un desperfecto chusco justo en el momento en que entramos: los focos del foro se extinguen súbitamente y la caverna que han construido para una de las secuencias se queda en las tinieblas. Por un segundo es como estar en una de las cintas anteriores del director David F. Sandberg, esa aventura de horror llamada Cuando las luces se apagan, en la que una familia debe mantener las lámparas prendidas para no enfrentarse a la oscuridad. Los monstruos que Sandberg ha construido esta vez, sin embargo, se alzan en las sombras de la caverna no para atormentar a una casa embrujada, sino para luchar contra uno de los superhéroes más poderosos –e inmaduros– de DC. Estamos a salvo.

“Esta película es una combinación de Quisiera ser grande y Superman”, nos dice el productor Peter Safran, haciendo referencia a la cinta de 1988, dirigida por la recién fallecida Penny Marshall y en la que Tom Hanks interpreta a un niño en el cuerpo de un treintañero. Dicha descripción es suficiente para dar pistas sobre el tono y el arco de ¡Shazam!: Billy Batson, su protagonista, es de cierta forma la versión moderna del impulsivo Josh de Hanks, o de la pequeña Jenna de Si yo tuviera 30. Sólo hay una pequeña diferencia: el cuerpo de adulto que le es otorgado tiene superfuerza, es inmune a las balas, vuela, se regenera y también tiene supervelocidad. Además, claro, de que puede comprar cervezas.

“¿Qué harías con ese cuerpo de superhéroe y esas circunstancias si tuvieras 14 años de edad? De eso se trata esto. Es la película más cómica que ha hecho DC”, continúa el productor.

El apagón momentáneo en el set resulta entonces doblemente irónico si consideramos que ¡Shazam! es la película que le regresará la luz y la ligereza a un universo que se ha caracterizado por una mirada más sombría. Mujer Maravilla ya delataba cierto interés hacia la claridad, pero lo sorpresivo fue que, para completar esa transición, DC Films haya decidido llamar a dos hombres expertos en crear oscuridad: James Wan (El conjuro) para dirigir Aquaman –la cinta de DC más taquillera de la historia–, y el propio Sandberg, quien llega al universo después de dirigir Annabelle: La creación.

“Creo que David Sandberg es como un sucesor espiritual de James Wan”, explica Safran. “Ambos son cineastas completos: puedes darles millones de dólares o sólo $100 y harán una gran película de cualquier manera, porque la historia y los personajes son lo primero”.

 personajes de DC Shazam

El niño que cumplió su deseo

El mito empieza con un huérfano desesperado por cumplir la mayoría de edad. Su paso de casa adoptiva a casa adoptiva le ha quitado ya todo deseo de encontrar una familia, así que no puede esperar para ser un adulto independiente. Su vida cambia, sin embargo, cuando un mago le concede el poder de transformarse en un superhéroe musculoso con sólo decir la palabra “¡Shazam!”. Ahora, el adolescente sólo deberá aprender lo que significa ser un héroe, mientras pasa la secundaria.

Ésta es la versión que la cinta rescata de Billy Batson, personaje creado en 1940 por Fawcett Publications para competir con la popularidad de Superman. La compañía lo llamó en un principio Capitán Marvel, pero pronto se metió en problemas con National Comics (posteriormente DC Comics) debido a que era bastante parecido al alter ego de Clark Kent. Al final, DC adquirió al personaje en 1972, pero en ese entonces ya existía una complicación: en medio de los conflictos legales, a Fawcett se le había olvidado renovar los derechos del nombre del superhéroe, por lo que la competencia, Marvel Comics, decidió adquirirlos en cuanto regresaron al dominio público (de ahí que tengan a Capitana Marvel). DC eventualmente tuvo que dejar de usar ese nombre y comenzó a referirse a su personaje como Shazam.

 personajes de DC

Según Peter Safran, la cinta está inspirada principalmente en los cómics de The New 52 para crear éste, el primer coming of age del DCEU. Sin embargo, elegir al adulto con alma de niño que lo protagonizaría no fue fácil. “Vimos a muchísimas personas, y nadie parecía correcto. En algún punto incluso nos preguntamos si lo habíamos escrito bien. Pero entonces Zachary mandó una grabación y justo tenía esta mezcla de juventud y alegría”.

Curiosamente, Zachary Levi –famoso por su rol protagónico en la serie Chuck y por haber prestado su voz a Flynn Rider en Enredados–, no creía en un inicio que tuviera lo necesario para interpretar al imponente Shazam, cuyo nombre, de hecho, es un acrónimo que suma todas sus habilidades divinas: “S” de Salomón (el sabio), “H” de Hércules (el fuerte), “A”  de Atlas (el invencible); Zeus (el poderoso); “A” de Aquiles (el guerrero) y “M” de Mercurio (el veloz).

“Mi agencia me informó un día que me habían conseguido una audición para interpretarlo, pero la rechacé”, nos revela Levi, quien en ese entonces sabía que Dwayne Johnson había sido contratado ya para interpretar al villano Black Adam. “Recordaba que Shazam y Adam eran casi idénticos en los cómics, y pues, yo no soy como La Roca (ríe). No acepté hacer la audición porque sinceramente pensé que iba a hacerles perder su tiempo. Pensé: ¿acaso no están buscando a alguien más… grande, de nombre y de físico?”.

La respuesta a esta pregunta, según David Sandberg, era no. “No estábamos interesados tanto en contratar a la estrella, o a quien se viera como él. Queríamos hallar a alguien que pudiera transmitir a ese niño-hombre”, dice el cineasta. “Zach sí mandó un video de audición para otro papel más pequeño, pero en cuanto lo vimos supimos que era el indicado para protagonizar. A la hora de interpretar a niños, muchos actores suelen ofrecer más bien una versión ‘tonta’ de un adulto. Zach no hizo eso. Quizá porque ÉL es como un niño-hombre”.

Dos semanas después de enviar su video de audición –para un personaje secundario–, el niño Zachary Levi se vio convertido en un superhéroe.

Cuando las luces se prenden

“¡Te dije que ésta era una mala idea!”, le susurra Shazam al actor Jack Dylan Grazer (It), quien interpreta a Freddy, uno de los huérfanos que viven con Billy Batson. Ambos acaban de escabullirse al cuarto sin que los padres adoptivos los vean. La luz se prende súbitamente. Darla, otra niña pequeña que duerme ahí, se queda en shock al verlo. Al explicarle lo que le ha pasado, Billy descubre que puede regresar a su cuerpo de niño con sólo decir la palabra mágica de nuevo. Un resplandor llena el set y se oye: “¡Corte!”. Es el turno del actor Asher Angel (la versión joven de Billy) para tomar el lugar en el set que ocupa Zachary.

Vestido con un traje rojo entallado, una capa y un rayo resplandeciente en su pecho, Levi se ve justo como un niño imaginaría a un superhéroe: pomposo y también algo caricaturesco. En una época en que los departamentos de vestuario se esfuerzan por modernizar los atuendos superheroicos, con acabados de metal y otros detalles más aguerridos, Shazam permanece clásico y sencillo. Dicha simpleza, sin embargo, es sólo aparente.

Además de tener textura impresa en 3D a lo largo de todo el textil –inspirado en patrones grecorromanos–, el traje diseñado por Leah Butler (Annabelle: La creación) cuenta con un complejo sistema de iluminación y cableado. Oculto bajo la capa en la parte de la espalda, el vestuario tiene un paquete de baterías que permiten que tanto el rayo que tiene el actor en el pecho como sus mancuernas se enciendan en realidad. El sistema es manipulado remotamente desde un tablero a distancia, que puede hacer más o menos intensa la luz dependiendo de la toma.

“Es bastante difícil hacer que algo se prenda en el cuerpo de alguien durante todo el rodaje de una película”, nos dice Butler. “Lo que queríamos era tener una luz práctica en el set para que en posproducción se pudiera hacer más intensa. Pero es padre tener ese reflejo práctico en la cara del actor y en sus músculos”.

El peso del traje en total es de 15 kilos, con un esqueleto o musculatura interna hecha a la medida y que sólo afirma el cuerpo natural de Levi. Para el papel, el actor subió 11 kilogramos de puro músculo, gracias a una rutina de ejercicio y una dieta de 4 000 calorías al día.

 

Es cuestión de familia

Es la mitad de la primavera, pero eso no nos impide estar en medio de una feria navideña. “Bienvenidos al carnaval de invierno de Chilladelphia”, se lee a la entrada de esta kermés que han construido a las afueras de los estudios, formada por puestos de peluches, un árbol de Navidad gigantesco, juegos mecánicos y un escenario decorado con pinguïnos y nieve de plástico. También hay un hoyo en donde solía haber una rueda de la fortuna, pero nos informan que Shazam la ha tirado ya durante su batalla definitiva con Sivana (Mark Strong), el villano de esta historia.

“Al final decidimos no meter a Black Adam aquí”, nos explica Safran, “porque Shazam merece su propia historia de origen. Es una película muy poblada y hubiera sido muy difícil presentar a los dos personajes y darles el desarrollo que necesitaban. Dwayne es productor ejecutivo y ya habrá tiempo para verlos compartiendo pantalla”.

De acuerdo con el productor, el personaje interpretado por Mark Strong igualará en poderes a Shazam, pero tiene una ventaja: él sí los sabe usar. El triunfo del héroe, en este caso, no dependerá de si tiene la fuerza suficiente, sino de la madurez que adquiere, así como de un giro final que lanza un mensaje familiar. El grupo de huérfanos que rodea a Billy es la piedra angular de  la aventura: su dinámica fraternal recuerda a Stranger Things o a It.

La característica de ¡Shazam! que podría hacer la diferencia en el DCEU es que se alimenta del espíritu del fan adolescente y de su capacidad de asombro. El personaje de Freddy, por ejemplo, es un férreo admirador de los superhéroes que habitan en su mundo –posee periódicos con encabezados sobre las andanzas de los miembros de la Liga de la Justicia–.

Una emoción que, además, los dos Billy Batsons del elenco comparten en la vida real. “Nunca imaginé que esto pasaría”, nos dice Asher Angel, quien debuta en cine con esta cinta. “Ir a la sala y ver estas películas ahí, y pensar que yo voy a estar en una de ellas. Fue especialmente padre para mí cuando Liga de la Justicia se estrenó. Pensar que eso que veía, pues, de cierta forma era verme a mí también”.

Zachary Levi

El niño en cuerpo de hombre

personajes de DC Shazam

Zachary Levi es Billy Batson en muchos sentidos: un día se levantó y no pudo creer que ya era miembro del universo de DC. El actor pasó la mayor parte de su tiempo en el set hablando de Nintendo con el elenco infantil, amando los cables incómodos que lo hacían “volar”, poniendo música en el momento en que pisaba la locación, a través de unas bocinas con Bluetooth. “Generalmente lo oímos antes de verlo”, nos dice alguien del crew. Zachary no lo niega cuando nos reunimos con él.

 

¿La música es el secreto para interpretar a un niño de 14 años?

Pues, como seguro ya les han dicho, la verdad es que soy un niño-hombre (ríe), siempre he sido así. En mi casa siempre hay fiestas de baile, juego videojuegos aún, leo novelas gráficas, practico deportes, tengo mucha energía, como un niño, supongo. Es chistoso porque siempre he interpretado estos personajes que son muy “family friendly” y empecé a hartarme un poco de eso, pues quería que me tomaran en serio. Quién hubiera imaginado que eso que me dio esos trabajos, que eran grandes trabajos, es lo que me daría éste, que es el más padre en el que he estado. Billy Batson es único en el universo, hay pocos que son héroes tan a propósito y que están tan emocionados de serlo. Yo me siento igual, y es increíble porque puedo tomar esa emoción que tengo en la vida real y hacerla parte del personaje, que también está increíblemente feliz de ser un superhéroe. Entre más creces tiendes a ser más cínico, y he tratado de que eso no me pase a mí.

 

¿El personaje de Tom Hanks en Quisiera ser grande también fue una inspiración directa?

No tal cual. Quisiera ser grande es una de mis películas favoritas y Tom es de mis actores preferidos, pero siento que cuando él interpretó a un niño de 14 años lo hizo en una época en que los adolescentes eran más inocentes, más niños. Asher, por otro lado, es producto de la sociedad moderna, en donde hay una sensación de que tienes que parecer más grande de lo que eres, hay más actitud. También se trata de un personaje que ha experimentado una situación de calle, pero he querido mostrar que detrás de su “bravado” sigue siendo sólo un niño.

 

¿Quién dirías que es más maduro, el Billy adulto o el joven?

Definitivamente el joven (ríe). Si eres un niño de 14 años que ha vivido en la calle debes ser un poco más sabio, y ése es el personaje de Asher. Mientras que mi Billy se intoxica de poder, es decir, ¡no necesito ser maduro porque soy a prueba de balas! Y eso es algo que todos pensamos cuando tenemos 25 años de edad, por cierto (ríe).

 

¿Qué aprendiste de los niños de hoy gracias a tu trabajo con Asher y con el resto del elenco infantil?

Oh, dios ¿además del hecho de que alguien como Asher tiene dos millones de seguidores en Instagram? Los niños de hoy tienen mucho poder, eso es lo que pasa (ríe). La verdad es que no creo que cambien, creo que la tecnología es la que cambia, pero la niñez sigue haciendo las mismas bobadas de siempre. Asher y Jack fueron unos bobos y los amo por eso. Estoy agradecido de haber estado en sus vidas. Espero haberme convertido en algo como el tío Zach, y estar para ellos, porque ser un niño estrella imagino puede ser complicado.

 

¿Cómo crees que sería la dinámica entre Shazam y el resto de los miembros de la Liga de la Justicia?

Oh diablos, ¡es uno de mis sueños! ¡Que DC haga más películas y yo tenga la oportunidad de ser parte de ellas! Creo que Shazam sería como su pequeña mascota (ríe), el niño entusiasta que sólo quiere estar con ellos todo el tiempo y hacer cosas padres. Totalmente enamorado de la Mujer Maravilla, completamente asombrado por Superman, jugando videojuegos con Cyborg y retando a Flash a unas carreritas. Así sería.

 

A fin de demostrar más ingenio, las cintas de superhéroes se han vuelto en la actualidad más oscuras y violentas. ¿Crees que ir en la dirección completamente opuesta puede ser igual de pertinente y “disruptivo”?

¿Sabes? La verdad no creo que hubiera otra forma de hacer ¡Shazam!, sobre un niño al que le dan poderes, y que además tiene otros niños huérfanos en la ecuación. No había forma de hacerla oscura o muy adulta. Así que sólo estamos haciéndole justicia a la propiedad. Creo que esto va a ser lo esperado por muchas familias, creo que han estado esperando algo así. No sé si disruptivo sería la palabra, pero sí una bocanada de aire fresco.

 

Si pudieras convertirte ahorita en lo que fuera sólo con decir la palabra “¡Shazam!”, ¿qué sería?

¿Ahora mismo?, ¡en una bola de helado! Pero entonces me terminaría comiendo a mí mismo y sería raro (ríe). Mmmm no lo sé, creo que en el mejor yo que pudiera ser. Y sé que es cursi, pero genuinamente siento que la vida es eso: llegar a ser la mejor versión de ti, así que si pudiera llegar así de fácil sería excelente. Aunque… entonces me perdería todo el viaje… oh, wow, ya me estoy poniendo serio. Me estoy yendo a Yodalandia.

 

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios