Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #206 – Zapata Story

Marriage Story y Esto no es Berlín

December 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Soles negros- Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

28-09-2019

El mérito de Soles negros es presentar una ruta de la impunidad y reconocer que la violencia se nutre de la falta de lazos.

El canadiense Julien Elie inicia su documental Soles negros con la imagen de una de las actividades más peligrosas del México actual: una mujer caminando sola por la calle. Su soledad es aparente, porque la cámara la sigue desde atrás, pero también bastante real, pues lleva décadas buscando a su hermana desaparecida sin respuestas. Si tan solo supiéramos en ese momento que el universo de dolor que ella representa es tan solo uno de los muchos que el cineasta usará para trazar un recorrido geográfico del horror, protagonizado por seis infiernos: Ciudad Juárez, Ecatepec, Veracruz, Ciudad de México, Tamaulipas y Guerrero.

Soles negros es una ruta de la impunidad y la violencia. En seis capítulos, Elie enlaza a estos lugares y a sus historias como si se tratara de un dibujo cuyos puntos se unen por medio de números. El dibujo es México y la imagen que resulta es difícil de asimilar, aun cuando varios de los terrores narrados –los 43, los 72 migrantes masacrados, el asesinato de Rubén Espinosa– son conocidos y no se aportan mayores respuestas. Elie no tiene como objetivo descubrir la verdad porque la verdad ya se sabe: existe un Estado criminal. Su mérito cinematográfico, más bien, es la suma de casos que dialogan y que dan como resultado una soledad exponencial, una herida acumulada insanable porque estamos viviendo con el enemigo.

Soles negros

La importancia que el documental le da al concepto de los enlaces se aprecia en el protagonismo de los caminos y trayectos. La cámara acompaña a sus testigos a lugares clave y recorre constantemente las carreteras, calles de terracería y avenidas que ni mujeres, ni estudiantes, ni habitantes en general pueden cruzar ya sin la amenaza latente. Están ahí, pero son caminos truncos, porque sus caminantes suelen no llegar a su destino, así como las denuncias suelen no llegar a la justicia y el dolor de las víctimas suele no llegar a las consciencias. México está trunco: nada llega a ninguna parte.

Elie renuncia a la profundidad para ir por el todo, pero su efecto es aplastante. A diferencia de la reciente ola de documentales mexicanos sobre el tema de la violencia, caracterizados por la exploración de ideas y un ánimo de experimentación (Tempestad, La libertad del diablo), elige un estilo directo para unir lo que los verdugos quieren que se asimile de forma fragmentada, porque los pedazos son más fáciles de olvidar. El cineasta parece intuir que la violencia sistémica de México se alimenta de la falta de lazos, del aislamiento de sus víctimas, del desmembramiento total: desde el de cuerpos, hasta el de la confianza.

Soles negros

 

Texto retomado de la Revista Ambulante, 3ª edición, 2019.

 

 

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:

Tempestad (Dir.ª Tatiana Huezo, 2016)

La libertad del diablo (Dir. Everardo González, 2017)

Hasta los dientes (Dir. Alberto Arnaut, 2018)

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios