Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #212 – Jojo Rabbit y Mujercitas

Jojo Rabbit, Mujercitas

January 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Star Trek Discovery – Visita al set

Por:

19-02-2018
Star Trek Discovery set

Ahora que ya están disponibles todos los episodios de la primera temporada, aquí nuestra crónica de visita al set de la serie de Netflix.

Ya está disponible la primera temporada completa de Star Trek Discovery en Netflix. Se trata de una precuela de la serie original, ubicada 10 años antes de las icónicas aventuras del Capitán James Tiberius Kirk y del Señor Spock.

Basta decir que la serie cumple con creces el reto de integrarse con éxito a la cronología preexistente de Star Trek, tomando algunos de los elementos de ciencia ficción favoritos de los fans. La temporada logra innovar con la creación de sus historias y personajes, conservando el espíritu alentador que caracteriza a la franquicia. Y consigue generar tan grandes sorpresas narrativas, que hasta M. Night Shyamalan podría envidiarlas.

Desde septiembre de 2017, cada uno de los 15 episodios se fue estrenando semanalmente –con una pausa de dos meses entre los episodios 9 y 10– creando enorme ansiedad entre los impacientes aficionados que esperábamos cada entrega.

¡No más demoras! Los espectadores habituados a los maratones en Netflix ya pueden disfrutar de corrido esta sorprendente y compleja serie, que se inserta de manera muy conveniente y cautivadora en la historia del universo creado por Gene Roddenberry, hace ya más de medio siglo.

La nueva encarnación nos demuestra que aún se puede llegar a donde ninguna otra serie de Star Trek había llegado antes. Y vaya si eso es un reto de dimensiones galácticas. Desde el lanzamiento de la serie original en 1966, la franquicia cuenta con seis series previas (una de ellas animada) y 13 películas, ni más ni menos.

Pero no somos los únicos gratamente impresionados: «¡Nadie me dijo que iba a ser tan grande! ¡Nadie me dijo que iba a ser como una película cada semana!”, nos compartió con un contagioso entusiasmo Sonequa Martin-Green cuando visitamos el set de la serie en Toronto.

Sonequea interpreta a Michael Burnham. Y tiene muchas razones para estar contenta. Esta es la primera vez que una serie de Star Trek no tiene como personaje central al Capitán. Y es también la primera ocasión que el protagónico es interpretado por una mujer afroamericana. Burnham es una humana, huérfana, adoptada por Sarek (un genial James Frain), el padre de Spock.

De igual manera Sonequa tiene razón sobre la serie. La exhaustiva visita a los Estudios Pinewood de Toronto durante la grabación de los últimos episodios nos permitieron descubrir un nivel de producción mucho más alto del que hubiésemos imaginado. Literal, de película.

Star Trek Discovery

Durante el recorrido, presenciamos trabajo simultáneo en al menos cuatro foros. Más aquellos que por razones de confidencialidad de la trama no pudimos ver. Y deben de creer que el secreto valió la pena. Pero aquellos que visitamos nos dejaron boquiabiertos. Dos de los foros albergaban los puentes de mando del USS Discovery y USS Shenzhou, las principales naves de la serie. Cualquier seguidor de las series de Star Trek conoce la importancia de estos espacios, donde se desarrollan las principales acciones.

Mucho más oscuros que sus predecesores, en ambos puentes destaca la apariencia metálica, el estilo minimalista y lo detallado de los páneles de control y las pantallas, algunas de ellas traslúcidas. Y claro, las emblemáticas sillas del capitán al centro de cada uno.

Desde afuera, las estructuras que albergan los puentes de mando parecían imponentes platillos voladores, acordes al diseño de las naves de la United Federation of Planets de Star Trek. Tuvimos que subir unos tres metros en escaleras de madera para acceder a ellos. Como trekkie, recorrerlos resultó francamente sobrecogedor.

La misma impresión nos generó pasear por los pasillos de las naves, ubicados en distintos foros, así como la sala del transportador y el área de ingeniería del Discovery, otros dos espacios de gran importancia dentro de la narrativa.

El área de ingeniería resultó particularmente interesante, dados los cambios radicales en los sistemas de propulsión de la mitología de Star Trek. Ahí distinguimos un enigmático cubículo de vidrio, que en el desarrollo de la trama tiene una importancia muy particular.

Con todo y la sofisticación en el diseño de producción, vestuario y efectos especiales, la tradición de Star Trek apela más a la importancia y trascendencia de las anécdotas que nos narra a través de sus personajes.

Sobre esto platicamos con Aaron Harberts, el showrunner de Star Trek Discovery, quien nos comentó: «El legado de Star Trek es intimidante. Mentiría si dijera que no lo es. Pero sabíamos que el punto de referencia es el optimismo. La esperanza y el trabajo en equipo. La familia y el empleo de la ciencia como medio para alcanzar los objetivos, son parte fundamental del legado. Y sobre eso trabajamos para crear nuestros propios personajes. Algo que también tenemos presente es que Star Trek es más grande que cualquiera de nosotros».

La primera temporada es una historia ligada episodio tras episodio, que se entreteje con el canon tradicional, y que en términos generales queda contenida prácticamente como miniserie. El tono resultante es más oscuro que en otras iteraciones de Star Trek, pues aborda el conflicto bélico con los Klingons.

Star Trek Discovery

«Bryan Fuller», continúa Harberts, «fue quien arrancó el proyecto y encontró ese periodo histórico tan interesante. Y algo muy importante para él era tener una historia entre los Klingons y la Federación, justo diez años antes de la serie original. Eso nos ha permitido emplear personajes de la serie original e integrarlos en nuestra línea temporal de una forma en la que permanezcan sincronizados con el canon que representan».

Harberts nos señaló que la decisión de contar una nueva serie de Star Trek en tiempos de guerra ha causado una cierta polémica: «Ha habido discusiones en torno a nuestro show descrito como distópico. Y en realidad no lo es. Se ha mencionado así porque la historia transcurre en una época de guerra. También debido a que la estética del show se percibe un poco más realista, tal vez más sórdida. Una textura que la hace un poco más real. Y cuando algo parece más real, mucha gente lo interpreta como deprimente. El hecho de que seamos un programa que se consume en línea nos identifica con otros dramas que son más oscuros. Y hay que verlo para constatar que no es así. No es desolador«.

Y efectivamente la serie apela –de una manera muy ingeniosa y con raíces en la fuente original–, a la dualidad entre lo bueno y lo malo que todos traemos dentro. A ese delicado equilibrio. A nuestra fragilidad de elegir uno de ellos, dependiendo de nuestro contexto. A los enormes espacios grises.

También vale la pena destacar el ritmo con el que nos presentan las premisas y los personajes. Star Trek Discovery no nos apresura a encontrar una nueva nave y su tripulación. De hecho, los dos primeros episodios funcionan como un fascinante prólogo que se centra entre Burnham y su mentora, la Capitana del USS Shenzou Philippa Georgiou, interpretada por Michelle Yeoh. Con sus antecedentes como estrella del cine de artes marciales y chica Bond, no pudimos evitar preguntarle si la veríamos en acción en Star Trek Discovery «¡Puedes apostarlo!», contestó con una enorme sonrisa.

Desde su fundación, un elemento esencial de Star Trek fue utilizar su faceta de ciencia ficción para comentar y criticar con alegorías las realidad del momento. Star Trek Discovery no es la excepción.

«Estamos tratando de hacer historias con mensaje social», apunta Harberts. Cuando pensamos en los klingons, por ejemplo, podemos pensar en lo que está sucediendo en los Estados Unidos actualmente: ¿Cuál es la lógica de mantenerse aislado? ¿Cuál es el deseo que impulsa la noción de la pureza racial? ¿Qué pasa cuándo alguien extiende la mano y la otra persona no la toma? ¿Cómo solucionamos esos problemas? ¿Se puede llegar a la paz o al entendimiento al aprender más sobre tu supuesto enemigo? Yo creo que sí. Lo que queremos contar son historias sobre la paz. No la paz que se obtiene conquistando a un enemigo, sino una paz que provenga de ambas partes tratando de resolverlo».

Al respecto, Sonequa añade: «Star Trek nos enseña que el cielo es límite para todos nosotros. Y lo que vemos hoy en los medios, es que hay gente que dice que el cielo no es límite. Gente que devalúa, que demerita y que dice que el límite es el suelo para mucha gente. Tener a alguien como yo en el papel principal, en el primer papel protagónico de una mujer negra en Star Trek, simplemente destroza eso en un millón de pedazos. Y creo que eso es justo lo que necesitamos en este momento. Tenemos que recurrir a una buena forma de contar historias. Tenemos que recurrir al arte para buscar soluciones. Y un show como este hace justamente eso. Estoy eternamente agradecida de ser parte de ello, de ser parte de la conversación. Y por muy cliché que suene, parte de algo para hacer de este un mundo mejor

A Jason Isaacs le toca interpretar a un líder en tiempos de guerra. El Capitán Gabriel Lorca es un personaje un tanto perturbador y misterioso. Sobre los grandes temas de la serie, Isaacs comentó: «Actualmente estamos viviendo una época de divisionismo. Hay demasiado odio, racismo e intolerancia, manifestándose de formas que creíamos nunca volver a ver. Fuego que sale de las personas más poderosas del planeta, de las formas más impresionantes y aterradoras. Mucha gente se siente impotente y desesperanzada. Y nada de eso lo podrá resolver ningún show. Pero al menos son temas que tratamos dentro de nuestro programa televisivo».

Star Trek Discovery

Como dato curioso, y en lo que se refiere al lenguaje corporal en el puente de mando, Isaacs hizo lo posible por distanciarse de los célebres capitanes previos de Star Trek: «La silla fue un gran tema para mí. La silla del capitán es un espacio icónico, que está en el centro del programa. La forma en que yo resolví esto fue no sentándome en ella. Ya hay demasiados y talentosos traseros icónicos que se han sentado allí antes. Es por ello que durante los primeros episodios mi personaje se la pasaba de pie y dirigía la guerra desde la pantalla. Así que camino mucho en el puente de mando».

Son muchos los aportes de Star Trek Discovery. Pero ninguno se siente apresurado ni forzado. Esta es la primera vez en la historia de la franquicia que vemos de forma cotidiana la relación homosexual entre dos hombres. O el uso continuo y prolongado del idioma klingon con subtítulos, que se interpreta como un gran compromiso con los fans. Algunos otros aspectos podrían parecer demasiado creativos, como la nueva forma de propulsión o la nunca antes escuchada «black alert«, hasta podrían ser controversiales.

Pero sobre todo, al final de una temporada que apela emotivamente a la nostalgia, queda una gran satisfacción por saber que el porvenir de tan célebre futuro utópico está en buenas manos.

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Ver comentarios

Comentarios Comentarios