Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #171 – Planeta Shazam

Nuestro planeta; After, y spoilers de Shazam!

April 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS TV

Stranger Things temporada 2 – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

30-10-2017

Una segunda temporada adictiva y gratificante, pero que no logra llegar a la altura de la primera.

Título original: Stranger Things
Año: 2017
Creadores: Matt Duffer (Stranger Things), Ross Duffer (Stranger Things)
Actores: Millie Bobby Brown, Winona Ryder, Finn Wolfhard
Fecha de estreno:27 de October de 2017 (Netflix)

Hace poco más de un año los hermanos Duffer nos capturaron a través de ocho episodios de Stranger Things: una interesantísima serie que exploraba ciertos fenómenos paranormales, el horror y la ciencia ficción, desde la perspectiva de un grupo de preadolescentes en un pequeño poblado estadounidense. Para fines prácticos, la adictiva historia ubicada en 1983 y pletórica de populares referentes de la época, funcionó como una efectiva miniserie, dotada por una energía que encontraba su principal fuente de inspiración en los trabajos de Stephen King, Steven Spielberg y varios autores más.

Por su misma contención espacio-temporal, un efectivo reparto en su gran mayoría desconocido, gran ingenio y creatividad narrativa, Stranger Things se percibió como una producción independiente que tomó por asalto nuestros hogares. Y si bien dejaba un sinfín de interrogantes abiertas en su conclusión, hubo en el público una gratificante satisfacción que la convirtió en fenómeno masivo y de culto inmediato.

Con una segunda temporada de nueve episodios recién estrenados, podemos afirmar que el portento de la entrega original es irrepetible, pero no por ello menos cautivador.

Un año después de los misteriosos y trágicos acontecimientos, estamos de vuelta en Hawkins Indiana, donde los sobrevivientes tratan de retornar a la vida normal, aunque resulte complicado. Varios de ellos siguen en duelo por las pérdidas y otros continúan encadenados a su pasado.

Por una parte tenemos la continuación de la saga de Eleven (Millie Bobby Brown), con tajantes flashbacks que nos clarifican su situación. Y por otra la irresoluta situación de cierto portal interdimensional.

Aún con la promesa de los hermanos Duffer de no cometer el error de otras secuelas y repetir la fórmula, de alguna manera lo hacen cuando de nueva cuenta ponen a Will (Noah Schnapp) –el niño desaparecido de la primera temporada– como el motor de la narración. A pesar de la comprensible, pero no justificada sobreprotección de su madre Joy (Winona Ryder), el vínculo de Will con “el otro lado” (the upside down) desencadena una nueva amenaza para los habitantes de Hawkins.

El universo temático y referencial de los Duffer está presente y se amplía en esta temporada. Ahí están los disfraces de cazafantasmas y Michael Myers, la marquesina del cine con Terminator, los videojuegos de los 80 y una infinidad de factores más.

Es evidente que tras el éxito, la serie cuenta con muchos más recursos. Pero preguntemos con franqueza, ¿son todos necesarios? Hay, por ejemplo, una explosión de éxitos musicales de la década, que francamente se exponen en demasía y con obviedad. Como utilizar “Rock you like a hurricane de Scorpions para la entrada de un antagonista o “She’s a Little Runaway” de Bon Jovi para alguien en proceso de fuga, entre muchos otros momentos. Baste decir que el tema “Every Breath You Take” de The Police funciona a nivel multitemático para la temporada, dada la cantidad de situaciones en que alguien o algo está acechando y por supuesto también por su connotación romántica.

Justo en términos de romance, habría que destacar el trío de triángulos amorosos que florecen esta vez. Uno bien establecido con anterioridad –entre Nancy (Natalya Dyer), Jonathan (Charlie Heaton) y Steve (Joe Keery)–, y dos nuevos con motivo de la integración de nuevos elementos en el reparto. Un poco de John Hughes –presente incluso hasta su epílogo–, le sienta muy bien a la serie. De igual manera se establecen dos emotivas relaciones de padres adoptivos.

Max (Sadie Sink) y su hermanastro Billy (Dacre Montgomery) irrumpirán en Hawkins para alterar las dinámicas de amistad y poder, respectivamente. Pero son las inclusiones de Bob (Sean Astin), el novio de Joy, y de Bob (Paul Reiser), el nuevo científico a cargo del laboratorio gubernamental ya no tan secreto, las que definen los principales referentes para esta temporada: Goonies de Richard Donner (aún más que en la entrega original) y Aliens de James Cameron. En Stranger Things 2 se conjugan elementos de ambos filmes, con el sustento de los histriones que participaron en ellos. Un tercer y crucial elemento podría venir de una fuente distinta, como es El exorcista de William Friedkin.

La serie sigue funcionando gracias al correcto desarrollo de los personajes y sus relaciones entre sí, pero ya no estamos ante la sorpresa de la temporada previa. Como eficiente recurso, los Duffer manejan la narrativa entre los mundos alternos a través de historias paralelas que eventualmente se conectarán.

Al igual que en la temporada original, los hermanos Duffer dirigen los dos episodios iniciales. Nos ubican en el estatus de los personajes conocidos y nos presentan los nuevos. También como la vez pasada, el productor Shawn Levy dirige los dos siguientes, para establecer los elementos que detonarán los conflictos. Con todos estos antecedentes bien plantados, entramos hacia el episodio crucial, el quinto, eficientemente dirigido por Andrew Stanton de Pixar. Es hasta este momento donde cualquier duda que tuviésemos sobre lo adictivo de la temporada, queda esclarecida.

Sin embargo, y a final de cuentas, Stranger Things 2 responde sin tapujos a la mayoría de las preguntas planteadas con anterioridad y resuelve también casi todas las inquietudes propuestas durante su desarrollo. Es esta actitud complaciente la que no le permite elevarse al nivel impuesto desde su creación. Pero no lo malinterpreten, entre sus hábiles rompecabezas y seres alienígenas, los hermanos Duffer saben como cautivarnos. No por nada ya se confirmó una tercera temporada.

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios