Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #136 Adiós Luisito Rey

El último episodio de Luis Miguel: La serie y un poco de Ant Man and the Wasp.

Julio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Películas de superhéroes nominadas al Oscar

Por:

02-03-2018
superhéroes nominadas al oscar

El cine de superhéroes se ha tornado cada vez más desafiante, al tocar temas de enorme relevancia que no han pasado desapercibidos entre la sociedad. A pesar de ello, la Academia parece renuente a considerarlos en sus máximas categorías, ¿pero hasta cuándo?

El 2008 es recordado como uno de los años más polémicos en toda la historia del Premio de la Academia, luego de que El Caballero de la Noche (The Dark Knight) quedara fuera de las categorías a Mejor guion, director y película. La cinta destacó por el estupendo trabajo de Christopher Nolan y la brutal interpretación de Heath Ledger –quien a la postre recibió el Oscar póstumo–, pero también por su fuerte carga política y social que le convirtió en un crudo reflejo de la América post 9/11.

La molestia entre el público fue tal, que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) reaccionó al año siguiente con un incremento en el número de nominados a Mejor película. El presidente de la organización, Sid Ganis, aseguró [vía] que el principal objetivo tras esta decisión era hacer la premiación “más interesante y menos convencional” al expandir las posibilidades a géneros que en muchas ocasiones habían sido ignorados.

La Academia cumplió en sus primeros años, con nominaciones a títulos como Avatar, Sector 9 (District 9) o El origen (Inception)… pero luego regresó a su viejo tradicionalismo.

A pesar de ello, la entidad todavía aprovecha sus diez puestos para la inclusión de películas que destacan por sus propuestas, pero que probablemente serían ignoradas por sus respectivas técnicas. Los más recientes ejemplos de ello son Mad Max: Furia en el camino (Mad Max: Fury Road), La llegada (Arrival) y este año ¡Huye! (Get Out).

En su momento, se pensó que estas facilidades abrirían el camino para un cine de superhéroes cada vez más complejo, pero el subgénero continuó siendo ignorado. Algunos defienden esta postura al asegurar que, a pesar de su enorme popularidad, estas películas no tienen los elementos necesarios para competir por los máximos reconocimientos de la industria. La experiencia nos dice que esto no es totalmente cierto.

Heath Ledger Oscar Joker

La importancia del cómic

Los cómics suelen ser catalogados como ‘baja literatura’: contenidos meramente comerciales y que no representan ningún beneficio cultural para sus lectores. Algunos críticos, incluso, ni siquiera los consideran merecedores de esta etiqueta.

Los responsables de estas historias, así como sus estudiosos y sus asiduos lectores difieren, pues saben que los argumentos de los impresos incluyen diversas referencias políticas, sociales y económicas que les convierten en una poderosa herramienta cultural. Estas cualidades se evidencian en todo momento, destacando todavía más en tiempos de crisis, como la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, la Guerra de Vietnam, los atentados del 9/11 y el reciente ascenso de Donald Trump.

El nuevo cine de superhéroes tardó en entender esta situación, pero eventualmente lo hizo con filmes como X-Men 2 y Batman inicia (Batman Begins). La primera de ellas convirtió el rechazo mutante en un guiño a la homofobia; la segunda mostró a Gótica como el reflejo de una sociedad decadente que aún puede ser rescatada. Y esto fue sólo el principio.

La ya mencionada El Caballero de la Noche marcó el mayor parteaguas en la historia de los superhéroes cinematográficos. Aunque el filme fracasó en sus aspiraciones al Oscar, su mensaje se expandió con El Caballero de la Noche asciende (The Dark Knight Rises) y sus referencias a la crisis económica capturadas por el movimiento Occupy Wall Street. Sólo unos años después, los hermanos Russo lograron su propia hazaña con Capitán América y el Soldado del Invierno (Captain America: The Winter Soldier), que resquebrajó los viejos sentimientos nacionalistas con el héroe americano enfrentándose a las instituciones fallidas. En conjunto, estas dos últimas películas apenas cosecharon una nominación al Premio de la Academia.

Más recientemente se pensó que Deadpool lograría algunas nominaciones importantes al Oscar, pero nadie se sorprendió cuando los votantes penaron su irreverencia con una omisión absoluta. El verdadero impacto llegó cuando Mujer Maravilla (Wonder Woman), un auténtico estandarte del feminismo inmediatamente antes del periodo del #MeToo, fue la mayor ninguneada de la temporada 2017.

Ahora que Black Panther ha ascendido como una de las mejores películas de superhéroes en toda la historia, no sólo por su espectacularidad, sino por sus poderosos mensajes de inclusión racial, empoderamiento femenino y unidad global –sin olvidar su marcada alusión anti-Trump–, hay quienes se preguntan si el guerrero de Wakanda tendrá lo necesario para ser el primer superhéroe que compite por la estatuilla a la Mejor película del año en 2019.

Deadpool

¿Qué necesitan hacer los superhéroes?

Son muchos los que han intentado explicar el rechazo de la Academia hacia los superhéroes. Algunos lo atribuyen a que el 54% de los votantes tiene más de 60 años (o por lo menos esa era la explicación que daban antes de los recientes nuevos invitados a la asociación); otros creen que sus adaptaciones son penalizadas por sus predecesores de menor calidad; finalmente se dice que la entidad les considera productos meramente comerciales.

Esta última opción suena como la más lógica cuando consideramos el enorme distanciamiento entre los votantes y el público, ya que en los últimos 20 años, sólo tres ganadoras del Oscar a Mejor película se han ubicado en el top ten de taquilla norteamericana: Gladiador (4º), Chicago (10º) y El Señor de los Anillos: El retorno del rey (1º). La tendencia no incrementará este 2018, ya que Dunkerque es la nominada con mejor recaudación y se ubica hasta la 14º posición.

A esto sumemos que la Academia tiene un marcado rechazo por las franquicias, pues en los últimos 50 años sólo ha nominado nueve películas que responden a estas características: las secuelas de El Padrino (The Godfather), La Bella y la Bestia (Beauty and the Beast), las tres entregas de El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings), Up, Toy Story 3 y Mad Max: Furia en el camino (Mad Max: Fury Road). Las secuelas y/o spin-offs de filmes que en su momento compitieron, como Tiburón (Jaws), Rocky, Star Wars y Los cazadores del arca perdida (Raiders of the Lost Ark) han sido ignoradas desde entonces, aun cuando muchas han tenido los elementos necesarios para competir por la máxima gloria hollywoodense.

Finalmente no podemos olvidar los desafortunados reportes sobre algunos votantes de la Academia que no vieron ¡Huye! antes de ejercer su voto al Oscar [vía]. Esto tras considerarla como una cinta indigna de la temporada de premios.

Con estos antecedentes, no sorprende que propuestas millonarias como Marvel Comics y DC Comics, que acumulan más de $25,000 MDD en taquilla mundial y son simplificadas como crowd pleasers, sean automáticamente descartadas. Sin embargo, existen buenos motivos para creer que esta situación cambiará dentro de poco.

Wonder Woman

Superhéroes al Oscar

Se decía que el Oscar de Heath Ledger marcaría el gran salto de los superhéroes al Oscar, pero ahora es Logan quien se ha convertido en la mayor esperanza del subgénero. La tercera y última entrega individual de Wolverine es la primera cinta inspirada en un cómic que logra la nominación a Mejor guion adaptado, la cual (junto a Mejor guion original) ocupa el quinto lugar de  las llamadas “cinco grandes”: a Mejor actor, actriz, director y película.

Se trata de un enorme logro si consideramos que esta categoría ha sido históricamente reservada para las grandes adaptaciones literarias o las biopics de las figuras más importantes de la historia universal. Y esto es sólo el inicio.

Las bajas de audiencia obligaron a la Academia a optar por nuevas medidas para reconquistar al público. Al principio se buscó en los anfitriones y los espectáculos, pero las propias exigencias de la sociedad terminaron dando la clave: inclusión.

En su momento, la exPresidenta de la Academia Cheryl Boone Isaacs externó [vía] que “todos tenemos la responsabilidad de abrir nuestra industria para reflejar el mosaico completo y la diversidad de nuestro país y el mundo”. Los verdaderos cambios comenzaron con las campañas #OscarsSoWhite y #MeToo. La primera externó su rechazo hacia una edición exclusivamente caucásica, la segunda reflejó el hartazgo por una industria tan tóxica para las mujeres. La Academia reaccionó inmediatamente en ambos casos.

Aunque estas exigencias se han centrado en la igualdad de condiciones entre los candidatos sin importar su raza o género, pero con el tiempo deberá extenderse a las películas sin considerar técnica, taquilla o procedencia. Especialmente con títulos increíblemente populares y cuyos personajes parecen capturar fielmente el sentir de amplios sectores de la sociedad.

Algunos podrían pensar que Marvel y DC ya jugaron algunas de sus mejores cartas, pero lo cierto es que sus opciones apenas empiezan. Con tantas décadas en existencia, los superhéroes del cómic han abordado con destreza temas íntimos como las adicciones, las preferencias sexuales, o las enfermedades, pero también problemáticas de índole política y social como el racismo, la guerra y el control de armas. Sólo parece cuestión de tiempo para que el MCU y el DCEU las incorporen en sus respectivas adaptaciones.

Lo más destacado es que todas estas temáticas han sido recurrentes entre los más recientes nominados al Oscar. La incorporación de los superhéroes en las ternas más codiciadas parece inminente, al grado que nadie debería sorprenderse si en un año hablamos sobre el primero en lograrlo.

Black Panther

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • El caballero de la noche (Dir. Christopher Nolan, 2008)
  • Logan (Dir. James Mangold, 2017)
  • Mujer Maravilla (Dir. Patty Jenkins, 2017)
mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios