Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Cine

Te llevo conmigo – Crítica de la película

09-07-2021, 3:01:52 PM Por:
Te llevo conmigo – Crítica de la película

La primera película de ficción de Heidi Ewing es un homenaje a todas aquellas cosas que construyen y hacen latir un corazón nacido en México y alimentado en cualquier otro lugar.

Cine PREMIERE: 4.5
Usuarios: 5
Votar ahora:

“Otra vez tuve ese sueño”, nos dice una voz, suave y amorosa, en el primer instante de la película Te llevo conmigo. “Estoy en México, en mi casa”, continúa la voz, llena de una nostalgia imposible de ocultar. “Y me doy cuenta de que no puedo regresar”…

Hay historias que, en nuestro país –y en sus alrededores–, nunca se dejarán de contar. La migración es una de ellas. Y el dolor que se queda en el corazón de quienes se van, es algo que nunca se borrará. Es imposible entender qué sienten aquellos que lo abandonan todo, que huyen, que se sacrifican por darle a alguien más una vida mejor; que deben vivir ocultos de la ley, en una constante cacería, con la cabeza agachada, con sus sueños rotos…  

Pero el cine se las ha arreglado siempre para acercarnos lo más posible a historias ajenas. Nos ha mostrado otras realidades para empatizar con lo desconocido y mostrarnos otros caminos. En el mejor de los casos, nos sentimos reflejados e identificados con lo que miran nuestros ojos. 

Armando Espitia en Te llevo conmigo.

Después de adentrarnos a un campamento cristiano en Jesus Camp –nominada al Óscar en 2006– o de mostrarnos la decadencia de la ciudad de Detroit en Detropia (2012), la documentalista Heidi Ewing marca su debut en la ficción con una historia poseedora de un corazón tan grande que se desborda en la pantalla. 

Sin soltar ese cine de realidad que la ha caracterizado, la cineasta nos presenta la vida de Iván y Gerardo, dos migrantes mexicanos que, en medio de la adversidad, deciden emprender un viaje sin regreso a Estados Unidos, en busca de una vida mejor. Con pequeños vistazos a los hombres de carne y hueso, la película Te llevo conmigo construye un viaje protagonizado por Armando Espitia (Nuestras madres) y Christian Vázquez (Yo, Fausto). 

A través de la poderosa historia de amor entre Iván y Gerardo, la película Te llevo conmigo retrata un México de pocas oportunidades, de fracasos, conservador, machista y homofóbico. Pero su gran corazón se sobrepone ante todo y opta por hablarnos de solidaridad; por mostrarnos un presente construido a base de sueños y un futuro lleno de promesas que algún día se cumplirán. 

También te podría interesar: Te llevo conmigo, el estreno mexicano que conquistó a Sundance 2020.

película Te llevo conmigo Heidi Ewing
Armando Espitia y Christian Vazquez en Te llevo conmigo.

La cinta tiene un elenco multiestelar con nombres como el de Michelle Rodríguez, Ángeles Cruz, Arcelia Ramírez, Pascacio López, Raúl Briones y Luis Alberti. No obstante, Christian como Armando brillan en la pantalla y logran hacernos parte de los sueños, de los miedos y de la esperanza que rodean a sus personajes.

Con la mirada documental de Ewing, y la cámara del cinefotógrafo mexicano Juan Pablo Ramírez (Huachicolero), la película Te llevo conmigo construye un mundo de ficción muy íntimo. Es un mundo casi onírico, donde los silencios de sus personajes son acompañados por bellos paisajes y pensamientos profundos. Todo esto enaltecido por el score a cargo de Jay Wadley (Pienso en el final).   

Así como los protagonistas se tienden la mano en los momentos de mayor adversidad, Te llevo conmigo hace lo propio con su público. Su versatilidad de temas –y la habilidad de su directora por transmitir un montón de sentimientos con su cámara– hacen de esta película un abrazo para todo aquel que lo necesite; desde la entrañable –y compleja– historia de amor entre Iván y Gerardo, hasta el lazo inquebrantable de amistad y complicidad entre Iván y Sandra (Michelle Rodríguez); sin olvidar, claro, aquella añoranza palpable de quienes anhelan por volver de nuevo a esa tierra que, a pesar de todo, siempre será su hogar. 

película Te llevo conmigo Christian Vázquez
Christian Vázquez en Te llevo conmigo.

En 1968, Celia Cruz interpretó la canción que posiblemente estuvo más cerca de su corazón. “Cuando salí de Cuba”, escrita por Luis Aguile, nos transmite esa dolorosa nostalgia de aquellos cubanos que tuvieron que huir de la isla y nunca más pudieron volver. “Nunca podré morir”, dice la canción en su estrofa más entrañable. “Mi corazón no lo tengo aquí. Allá me está esperando. Me está aguardando que vuelva allí. Cuando salí de Cuba, dejé mi vida, dejé mi amor. Cuando salí de Cuba, dejé enterrado mi corazón”. 

Hoy, la película Te llevo conmigo hace lo propio con la nostalgia de aquellos corazones que se han quedado atrapados entre México y Estados Unidos. Ahí, en ese lugar donde miles y miles de migrantes se han quedado varados, se han comenzado a gestar un sinfín de historias –cada vez con mayor visibilidad– de quienes se las han arreglado para llevar con ellos un pedazo de eso que no los acompaña más. Algo que, como canta Natalia Lafourcade al final de esta cinta, se lleva hasta la raíz “y, por más que crezca, va a estar aquí”.

Producida y realizada por un equipo de mexicanos y estadounidenses, Te llevo conmigo –ganadora del premio del público en el Festival de Sundance 2020– es una película que deshace esas divisiones geográficas e ideológicas muy delimitadas por algunos. Es una cinta sobre la fuerza inexplicable que te da un amor inquebrantable y, sobre todo, es un homenaje a todas aquellas cosas que construyen y hacen latir un corazón nacido en México y alimentado en cualquier otro lugar.

película Te llevo conmigo Armando Espitia Michelle Rodriguez
Armando Espitia y Michelle Rodríguez en Te llevo conmigo.
mm Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios