Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA

Tom Cruise platica sobre los stunts más arriesgados en CinemaCon

Por:

03-07-2018
tom cruise

Tom Cruise cumple 56 años y lo celebramos con esta crónica por el estreno de Misión: Imposible Repercusión, en la que nos platicó sobre sus stunts más arriesgados.

Actor serio, megaestrella de cine, figura controversial, invitado especial en comedias … Tom Cruise es muchas cosas, pero quizá su favorita sea ser un aventurero. En Misión: Imposible Repercusión, el actor llevó al límite su adrenalina… y los nervios de todos sus compañeros en el set.

¿Qué es lo que piensan cuando escuchan el nombre de Tom Cruise? ¿Los remite al héroe audaz que hace sus propios stunts en películas de acción? ¿El actor serio que sorprendió con sus habilidades actorales en películas como Magnolia (1999) o Nacido el cuatro de julio (1989)? ¿El precoz adolescente que baila en calzones en Negocios riesgosos (1983)? ¿El hilarante actor de cameos en cintas como Tropic Thunder y Austin Powers? ¿O son aquellos que creen que su fama de estrella se está desvaneciendo conforme pasan los años?

No cabe duda de que algunos de sus más recientes proyectos no han sido exitosos con la crítica –La era del rock (2012), Oblivion (2013), La momia (2017), por mencionar algunos–; pero los cierto es que, poniendo a un lado sus logros en la taquilla mundial, Tom Cruise aún provoca gran emoción entre los fans con esa sonrisa de millón de dólares.

Así, al menos, lo demostró en CinemaCon este año. El actor estaba ahí promocionando su más reciente filme: la anticipada sexta entrega de la franquicia de Misión: Imposible, denominada Repercusión. En ella, Ethan Hunt se quedará solo luego de que la misma CIA cuestiona el fracaso de la última del Impossible Missions Force (IMF). En el evento en Las Vegas, Cruise deleitó a la audiencia con escenas sin editar de él mismo brincando una y otra vez de un avión. “Estaba muy asustado,” dijo riéndose. Los saltos en paracaídas a gran altura, los cuales tomaron más de un año planear y ejecutar, requirieron una caída libre prolongada –puesta en práctica por fuerzas militares especiales– de entre 7,600 y 9,100 metros de altura. Esto significó deslizarse en el aire a velocidades de hasta 350 kilómetros por hora, sin la ayuda de una máscara de oxígeno. Finalmente, para obtener las tres tomas específicas que él y el director Christopher McQuarrie querían, Cruise saltó de un avión militar C-17 un total de 106 veces.

“Cada toma es como si corrieras una carrera de 800 metros,” contó el actor, para quien la adrenalina no es nada nuevo. En cintas anteriores ha corrido por el costado del edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa en Dubai (Misión imposible 4: Protocolo fantasma); piloteó completamente solo el avión que su personaje vuela en Barry Seal: Solo en América; escaló, colgó y brinco de un risco sin ayuda de cuerdas o soportes en Misión: Imposible III, y aprendió combate escénico con espadas samurái para el El último samurái.

Para capturar su más reciente stunt, aquellos brincos desde un C-17, un paracaidista con una cámara en su cabeza tuvo que caer hacia atrás fuera del avión para obtener la toma de Cruise saltando. Además de la logística que llevó planear el stunt, fue igualmente complicado filmarlo de forma que la audiencia viera que en realidad es Tom Cruise quien está realizando toda la acción. Para esto, el diseñador de producción, Peter Wenham, bocetó un casco especial de cristal con oxígeno y luces que permitiera ver el rostro del protagonista.

“Pasamos mucho tiempo viendo a Tom arriesgar su vida”, dice Simon Pegg, quien regresa como Benji. “Era preocupante. Particularmente, lo que se filmó con el helicóptero. Rebecca Ferguson y yo no estábamos al tanto de que él tenía que caerse, así que cuando lo vimos caer realmente pensamos que estaba sucediendo. Fue muy loco”. Sin embargo, McQuarrie, quien también dirigió Misión: imposible 5 – Nación secreta (2015), no le da mucha importancia al asunto: “Este tipo de filmes tratan sobre lo que se puede hacer físicamente sin matar a Tom”. De cierta manera, su afirmación no se siente del todo como una broma.

Tom Cruise, en un momento extraño de sinceridad, compartió que, incluso cuando era niño, siempre tuvo la necesidad de moverse y alcanzar nuevos objetivos: encontró en la emoción que le traía la actuación algo que terminó por salvarlo. Él está al tanto de que es igual de emocionante para la audiencia saber que él está realizando todos esos stunts en la pantalla grande, como lo es el verlo colgado de un helicóptero a una gran altura. A pesar de esto, uno no puede evitar preguntarse: ¿cuánto tiempo más podrá Cruise continuar superándose a sí mismo con estas hazañas? Quizás ésa es su verdadera misión imposible.

Una versión de este artículo fue publicado en la edición #286 de julio 2018 de Cine PREMIERE. 

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios