Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Tortugas Ninja: De los comics a la pantalla grande

Por:

02-06-2016

¿De dónde viene esa fuerza de atracción que nos hace regresar a las Tortugas Ninja una y otra vez? Porque desde 1984 nunca se han ido de nosotros.

¡Que no se diga que la devolución de impuestos no sirve para nada! Un par de jóvenes llamados Kevin Eastman y Peter Laird, nombres que quizá les suenen mucho menos que el de Donatello y Rafael, decidieron echar a andar su compañía de cómics con esa lanita (y un préstamo del tío de uno de ellos). La llamaron Mirage y su sede
era New Hampshire. Kevin tenía 22 años y Peter tenía casi 30.

Una sesión de tormenta de ideas entre ellos bastó para crear
a sus cuatro héroes verdes con caparazones y poner la semilla de
ese primer cómic, cuyo universo disparatado de ratas
sensei, alcantarillas y animales antropomorfos en realidad se nutrió de la
cultura popular que burbujeaba en ese entonces. El año era 1984, 
cuando la libertad creativa explotaba: Pac-Man,
Michael Jackson, el primer comercial de Apple.
Todo ello mientras, paradójicamente, el mundo
estaba a la expectativa de las profecías de George
Orwell. En el cine dominaban
Los Cazafantasmas,
Gremlins, Loca Academia de Policía y Karate Kid.
Era esa misma época cuando leyendas como
Alan Moore y Frank Miller hacían sus primeros
intentos para darle la vuelta a la ñoñería de los
héroes estilo Súper Amigos, para ofrecer versiones oscuras de los superhéroes de siempre.

Un par de años después llegarían Dark
Knight Returns
y Watchmen, por citar algunos,
mientras que
Daredevil era uno de los cómics
más leídos. Y fue éste el que influyó la aparición
de Leonardo, Donatello, Miguel Ángel y Rafael.
La idea de un cuarteto de tortugas antropomorfas con nombres de pintores renacentistas suena descabellada. Pero al igual que el Chapulín
Colorado, desde el principio fue concebida
como una parodia de los superhéroes. 

Puede que el demonio de Hell’s Kitchen no viva en el alcantarillado de Nueva York, pero, al igual que las Tortugas
Ninja, Daredevil es el vigilante que busca justicia sin estar en
el foco de atención: lo hacen en las sombras –como bien recuerda el título
Tortugas Ninja 2: Fuera de las sombras, segunda entrega del reboot producido por Michael Bay–. Con Matt
Murdock en el panorama era claro que los héroes de Mirage
también tendrían que saber artes marciales. Y no sólo eso: ¿recuerdan la máscara-paliacate de Daredevil? Pues ésa también
sirvió a las tortugas. Hasta su historia de origen es semejante:
en ambos casos, la transformación es producto de un accidente con sustancias radioactivas. Mientras tanto, en la pantalla
grande, Daniel San se unía al estilo del paliacate y, al igual que
Matt y las tortugas adolescentes mutantes, tendría un sabio
mentor para desarrollar los estilos combativos del oriente.

El primer número de Teenage Mutant Ninja Turtles salió
en blanco y negro, con un tiraje de poco más de 3 mil copias.
En él, Splinter era una rata mutante, Abril era una experta en
computadoras y la historia de origen contaba cómo, bajo las
órdenes de un ninja japonés llamado Shredder, se esparció
ooze sobre un niño, que tenía una pecera con cuatro tortugas.
Eso bastó para crear una franquicia que viviría por 30 años. 


REPTILES INMORTALES

En 2014, la mano productora de Michael Bay revivió a las tortugas en la pantalla grande para una
nueva generación de espectadores, aprovechando
la tecnología de hoy para crear héroes visualmente espectaculares. A pesar de la tibia recepción en
la crítica y la impresión de que no había mucha historia innovadora (cosa que los fans de superhéroes
de hoy exigen con cada adaptación de Marvel y DC
Comics),
Tortugas Ninja recaudó $493 MDD en taquilla a nivel mundial. ¿Cuál fue la razón? Nunca se
fueron en verdad. Desde su nacimiento, estos reptiles no han cesado de tener una importante presencia mediática: cuatro series televisivas (una de ellas
live action y otra en animación por computadora),
seis películas (contando las de Bay), además de los
cómics y videojuegos. Desde el principio clavaron
sus raíces en la cultura popular y han sido parte activa de ella desde entonces, con una popularidad
que se extendió rápidamente a distintas presentaciones y formatos, que a su vez fueron enriqueciéndose unos a otros y transformándolas hasta lo que
conocemos hoy. 

En 1987 llegó la serie de dibujos animados, que
además lanzó una serie de juguetes de colección sumamente exitosos. Era la época dorada de las figuras
de acción, como la serie de
Masters of the Universe
o Transformers. ¿Qué herencia dejó esto a las tortugas? Fue hasta este entonces que cada una se distinguió con antifaz de diferente color y tuvo por
primera vez su inicial en el cinturón. También introdujeron al cerebro con tentáculos Krang y al dúo conocido en México como Bebop, el hombre mutado
a jabalí, y Rocoso, el rinoceronte, a quienes por fin
veremos en la secuela. ¡Ah! Y algo muy importante:
su amor por la pizza también nació allí, en la animación. Seguro el consumo de pizza aumentó gracias a
ellos. El cómic se siguió imprimiendo a todo color, y
la serie de TV alimentaba a la historieta y viceversa.

Sin embargo, el Turtle Power logró su clímax con
el juego independiente para Nintendo, que fue superado con creces en su versión para “maquinitas”, en
el que cuatro jugadores podían pelear contra el terrible clan ¡al mismo tiempo! Ni
Double Dragon lograba esa hazaña. Así, ¡tan sólo seis años después de
que saliera el cómic salió la primera versión fílmica
de las tortugas! Se hicieron tres películas en
live action a principios de los 90. Una de ellas incluso tuvo
a Vanilla Ice –el rapero blanco de moda– interpretando el “Ninja Rap” y bailando con ellas. Algunos años
después, en 2007, hubo otra hecha con CGI.

De esta forma, las recientes cintas de Michael
Bay, protagonizadas por la exuberante Megan Fox (April O’Neil), no tuvieron más que subirse a una maquinaria que 
nunca dejó de funcionar, y disfrutar de
la inercia de una franquicia tatuada en
nuestras mentes desde hace 30 años.
Nada mal para unos héroes que nacieron gracias a los impuestos devueltos.


mm

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Notas relacionadas

Comentarios