Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

True Blood: Anna Paquin & Stephen Moyer

Por:

11-08-2009

El vampiro y su ¿damisela en peligro?

Por Vera Anderson

Platicamos con los sexy protagonistas de la serie hit de HBO, True Blood, Stephen Moyer y Anna Paquin y esto fue lo que nos contaron… Por cierto, hasta por ahí Alan Ball, el creador, se coló a la conversación.

Stephen Moyer

¿Por qué crees que los vampiros son tan sexy?
Algo que me parece muy interesante de la cultura de los vampiros es que la mayoría de los que conocemos, o por lo menos en la literatura, son personajes de, o vienen de, una era muy romántica, normalmente de alrededor del siglo XIX. Y mi personaje no es la excepción. Era una época en que los hombres tenían muchas virtudes y modales, pero eran hombres muy poderosos. Creo que es muy atractivo porque tratan a las mujeres muy bien, pero son físicamente superiores, y creo lo de la luz y la obscuridad es muy sexy. Es muy hermoso ser tratada tan bien, pero al mismo tiempo estar conciente del poder que tiene un vampiro. ¡Eso dice Stephen Moyer que es sexy –ríe–!

Hoy en día las mujeres están muy concientes de su fuerza, y hay muchas mujeres altas, como yo, que resultan intimidantes para muchos hombres. ¿Cómo incorporas esas versiones a tu teoría?
Como un gran fan de Dudley Moore, te debo recordar que a él le gustaban las mujeres altas. Y es muy interesante ir al sur, de donde acabamos de estar una semana para grabar algunos exteriores para el final de la temporada. Cuando llegas a Louisiana, realmente ves un conjunto de, aquí viene otra vez esa palabra, modales completamente diferentes. Hay una cierta formalidad en la forma de ser de las personas, lo cual es maravilloso. Regresé sintiendo que lo que nuestro programa está representando es Louisiana y me encanta.

Eso realmente no contesta la pregunta, el cómo ser un hombre dominante figura en el mundo moderno.
Sí, entiendo lo que dices. Creo que puede ser muy confuso el ser un hombre moderno en términos de esta sexualidad y el saber cosas como cuándo abrirle la puerta a una mujer y cuándo no. O siquiera saber qué es lo que las mujeres quieren. Afortunadamente ya no estoy en esa situación, porque estoy en una relación, pero en términos de Bill, el sí es de ese otro mundo y ve a la gente que no acepta esas costumbres y no le gusta. Como hombre, me gusta un poco de las dos.

¿Fue coincidencia que el tema vampiresco llegó al mismo tiempo que Crepúsculo?
Mucha gente nos dice que realmente estamos viviendo un momento de vampiros. Y personalmente creo que es sólo una coincidencia. Hemos tenido muchos momentos de vampiros, después de todo, estas criaturas han estado siempre ahí, y son parte de mitologías primitivas.  Definitivamente cuando Drácula fue publicado, y se estrenó la primera cinta de él en los 30, hubo una reinvención de los vampiros, del vampiro que no quiere serlo, luego las telenovelas norteamericanas y la reimaginación de Drácula en los 70. Siento que los momentos en que no hay cosas de vampiros son aún más raros que cuando sí las hay. Sólo se siente así porque en este momento hay dos fenómenos de cultura pop de alto perfil, de hecho tres, con la fantástica película sueca Déjame entrar, pero es completamente arbitrario que sucediera al mismo tiempo. Estoy seguro que sí hay algún tipo de razón de por qué la gente está respondiendo tan bien a estas representaciones de vampiros en este momento. Me gusta bromear que estamos saliendo de ocho años en los que nuestro país estuvo gobernado por vampiros –ríe–, que nos chuparon todo, así que creo que es una progresión natural. Pero siendo honesto, creo que es una coincidencia. Fue algo en el aire.

¿Estabas preparado para el éxito del programa? ¿Tenías idea de lo que te esperaba?
Cuando salió la primera temporada yo estaba en Londres, así que no supe mucho de lo que pasaba. Y cuando llegué a Nueva York, el principio de lo que sucedería me llegó de golpe. Pero el año que he estado aquí ha sido extraordinario. Cuando llegué a casa, mi mamá me lo recordó, me dijo que cuando leí el guión por primera vez, le dije que éste sería el bueno. Pero no tenía idea de que se volvería tan masivo, sólo sabía que los componentes y la posibilidad estaban ahí. Pero el show ya agarró vuelo y es fantástico ser parte de eso. Se está poniendo mejor.

Sé que juraste no decirlo, pero ¿nos puedes dar una pequeña pista de lo que viene?
¿Qué puedo decir que no revele demasiado –ríe–? El vampiro Bill es mujer.

El creador Alan Ball interrumpe: “Sí, el vampiro Bill es una mujer. Gracias por arruinar la sorpresa” –bromea con una cara de extrema seriedad–.

Anna Paquin

La gente se ha vuelto adicta a True Blood, ¿te ha sorprendido esa reacción?
Realmente nunca puedes predecir cómo va a reaccionar la gente. Todos nos apasionamos muchísimo, pero eso no siempre se traduce a que el público comparta el sentimiento. Eso es muy emocionante, que la gente haya reaccionado de la forma en que lo hicieron, porque quiere decir que podemos seguir jugando en este mundo que creamos.

¿Cómo se traduce este éxito a tu vida personal? ¿Recibes más atención al salir, tu privacidad se ha vuelto un problema?
Me paso como 16 o 18 horas en el set, siete meses al año, así que no estoy segura a qué vida personal te refieres –ríe–. ¿Sabes? no es muy diferente a cuando sale una película, excepto que obviamente estás en las salas de millones de personas cada semana, lo cual sí atrae más atención. Pero en realidad no ha creado ningún cambio visible hasta ahora. Llevo haciendo esto tanto tiempo, crecí en esta industria, así que lo tomo como parte del trabajo.

¿Qué crees que tienen los vampiros que atraen tanta adoración, especialmente de las niñas?
AP: Dan miedo y son sexys e increíblemente peligrosos. Son la última persona que a tus padres les gustaría que trajeras para cenar. No sé… ¿Por qué a las niñas les gustan los vampiros, Alan?

AB: Pues son sexy. Son estrellas de rock. Son chicos malos. Los vampiros siempre han sido sexy, pero las mordidas siempre han sido como una metáfora para la sexualidad, doloroso y extático al mismo tiempo. ¡Sólo espero que no haya niñas demasiado chicas viendo nuestro programa!

AP:
Sí. Se me hace un poco extraño cuando niñas de 15 años o más chicas llegan y me dicen, “¡Tú eres Sookie!”. Y les contesto: “¿Cómo sabes eso? ¡Eres demasiado chica para ver la serie!”.

AB:
Yo conocí a una mujer que me dijo que ella veía el programa con su hija de nueve años, y le dije “¡No haga eso!” y se rió y me dijo: “No, ella es genial, es muy madura para su edad”. Pero eso no es bueno. Y cada vez se vuelve más sexy. Ups, no debí decir eso.

Anna, ¿cuáles son las ventaja y desventajas de trabajar en pantalla con tu pareja de la vida real?
Pues para empezar, ¡puedes verlo de vez en cuando!

¿Por qué te esperaste hasta la segunda temporada para revelar su relación?
No creo que sea muy relevante para el show y no quiero que la gente viendo esté pensando en los actores y sus vidas personales. Sólo quiero que experimenten el programa. Pero en este negocio, eventualmente a menos de que vivas en una cueva, la gente se va a dar cuenta con quién pasas todo tu tiempo.

¿Crees que afecta la forma en que la gente ve las escenas de sexo, por ejemplo?
No sé. Digo, sería raro si dos actores interpretaran a hermanos y fueran pareja en la vida real. Pero no sé cómo lo vea la gente. No puedo ser objetiva viendo mi propio trabajo, porque lo único que hago es criticarme. “¿Por qué hice esa cara? ¿Por qué usaron esa toma? ¿De verdad así me veo cuando lloro?”. Sabes a lo que me refiero. Así que ese es otro nivel de opinión sobre mi trabajo que simplemente no tengo. Siempre espero que la gente lo vea por lo que es y no estén pensando en lo que sucede detrás de cámaras. En lo personal, cuando yo veo algo, me gusta involucrarme en la trama y los personajes e intento olvidar todo lo que sé sobre los actores porque siento que eso le quita mucho a las historias.

Este es un show bastante sexy, abajo y encima de las sábanas, ¿esas escenas se vuelven más fáciles al hacerlas con una persona a quien conoces íntimamente?
Creo que las mejora. Siempre es mejor estar conectada con las personas con quienes trabajas, sin importar qué tipo de escenas hagas. Creo que eso siempre mejora las actuaciones. Y no es más revelador el llorar frente a alguien que estar desnuda. De hecho, a veces hasta es más intenso el tener estas escenas tan vulnerables. Lo que es genial sobre todo el elenco es que somos muy unidos, nos apoyamos mucho, nos queremos mucho y confiamos mucho entre nosotros. Hay mucho amor y respeto. Creo que todos tenemos mucha suerte.

Stephen Moyer, Anna Paquin y Alan Ball.

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

Comentarios