Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS TV

True Blood: She’s Not There

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

11-07-2011

Un buen inicio de temporada con un gran twist…


  • Título original : True Blood: "She´s Not There"

  • Año : 2011

  • Director : Michael Lehmann (Nurse Jackie)

  • Actores : Anna Paquin, Stephen Moyer

  • Fecha de estreno : 10 de junio de 2011

Esta crítica contiene spoilers del episodio.

Después de un año de espera, la cuarta temporada de True Blood ha comenzado y después de una tercera que, aunque fue muy buena, sabemos que tuvo tremendos errores de estructura narrativa –con mil tramas al mismo tiempo, por ejemplo–, pero parece haber aprendido y se perfila de modo muy prometedor.

El episodio aptamente titulado “She’s Not There” una vez más comienza segundos después del tercer final de temporada (una tradición del serial) y nos cuenta que el meloso y cursi mundo de las hadas al que Sookie pertenece, no es lo que parece.  Después de estar unos 10 minutos ahí, nuestra heroína escapa y regresa a su realidad, aunque no es SU realidad. Ha pasado un año de que la señorita Stackhouse desapareció al mundo de las hadas y casi todos de este lado, ya la habían dado por muerta.

El salto del tiempo –no confundir con viaje en el tiempo– es un recurso bastante común en las series de televisión, lo hemos visto en Alias, Desperate Housewives, y One Tree Hill entre otras. Es sin duda alguna, un arma de dos filos, pues si no se maneja correctamente, sólo se convierte en un programa distinto con dejos de lo que fue. Afortunadamente True Blood logra el brinco a la perfección y atrapa al público con todos los misterios sobre lo que pasó en este año perdido para Sookie.

En este caso, el recurso del tiempo funciona para refrescar completamente la trama y, sobre todo, las subtramas de los personajes. Ahora vemos a Jason finalmente hecho policía; a Lafayette involucrado con un grupo de brujos; a Eric y Pam muy ligeramente distintos (aunque igual de divertidos); a Tara muy, pero muy cambiada; a Sam más tranquilo; a Jessica y Hoyt como una pareja casada; y a Bill en una muy importante posición. Todo se nota funcional pues nada se siente separado del universo de Bon Temps que ya conocemos, pero sí se siente distinto.

Las actuaciones del elenco principal son sobresalientes, pues en todos se notan los cambios pertinentes de cada personaje y, de hecho, hasta se sienten reales (tan reales como se pueden sentir en una soap opera paranormal como ésta). En este episodio se siembran las semillas del nuevo ser sobrenatural: las brujas. Así como el año pasado tuvimos hombres lobos (esperamos que aunque sea, Alcide regrese) este parece tener como centro a las wiccans y ojalá la forma en que su historia se una a la de los vampiros sea adecuada –por favor, no más tramas forzadas.

Lo más importante de este episodio, es que logra correctamente la función de un  buen inicio de temporada: atrapar al público y dejarlo deseando más. Sólo nos queda esperar no sólo que siga así, más bien que mejore todavía más; pues, al final del día, ¿quién no quiere ver un drama sobrenatural lleno de sexo, violencia y humor negro?

Manolo García

mm

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios