Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #111 – La forma de la maravilla

La forma del agua y La rueda de la maravilla

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

Un dí­a largo de mucho cine

Por:

26-03-2009

La crónica del miércoles en el Festival de Cine de Guadalajara. Sigue el blog acá.

Mientras escribo esto, en la televisión están pasando Panic Room y pienso: ninguna de las peliculas que he visto aqui se parecen en lo más mínimo a Panic Room. Obviamente, no es sorprendente. Pero lo que sí me llama la atencíon, es que en realidad muy pocas películas latinoamericanas cabrían en el mismo género de esta. Por lo menos en un sentido general… es decir, un thriller, que poco tiene que ver con la realidad de alguien, con el único fin de entretener. Estoy seguro que David FIncher jamás pensó en la realidad neoyorquina que estaba intentando reflejar. Jamás se puso a pensar en las motivaciones o circunstancias políticas y socioeconómicas que motivaron al personaje de Jared Leto a meterse a la casa. O por lo menos no más allá de un simple "quiere dinero fácil". Y me pregunto, ¿por qué será? ¿Por qué el cine latinoamericano en general está tan preocupado por el realismo? Con sus contadas excepciones, casi todos se esfuerzan por retratar la realidad particular de las diferentes zonas que forman esta región. ¿Por qué por cada, por poner algún ejemplo, Kilómetro 31 que existe, tenemos unas 10 cintas con un fuerte contenido de crítica social? No digo que esté mal, para nada. Sólo me pregunto por qué.

Y así es el cine de aquí. Por eso tenemos tantos filmes que se parecen y repiten los mismo cliches. Pero no siempre, a veces encontramos algunas que aunque tratan esos mismos temas, lo hacen de una forma que aporta algo nuevo y no un reciclaje de las mismas ideas de siempre.

Y eso me lleva a…

La primera proyección del dia fue Bala mordida. Intento no hacer esto, pero a veces es imposible evitarlo: nada más con ver el poster, la cinta ya me daba flojera. Policías mexicanos. Obviamente habría corrupción, miseria, prepotencia y muchas groserías. Vaya, qué original.

Pero la cinta comenzó y no tuve más remedio que tragarme mis pensamientos. Sin reservas lo afirmo: el filme es excelente. Sin clavarse mucho en los cliches que hacen del cine típico mexicano lo que es, la cinta se concentra en lo que debe: en la historia. Damián Alcázar (y su presencia debió ser mi primera pista de que no sería un filme como cualquiera), como siempre, reluce como quizás el mejor actor trabajando en México hoy en día. Sorprendente también un Miguel Rodarte, casi irreconocible, como el creído oficial segundo al mando. No se dejen llevar por las apariencias y denle una oportunidad a este filme (que aunque sí contiene corrupción, miseria, prepotencia y muchas groserías) es esencialmente una muy entretenida historia de policías y estafadores.

La siguiente fue una cubana, El cuerno de la abundancia. Por momentos me recordó a los trabajos que más me gustan de uno de mis directores favoritos, Michael Winterbottom (específicamente Tristram Shandy: A Cock and Bull Story y 24 Hour Party People). Aquí la cuarta pared es opcional y el juego con la cámara va de lo sutil (con ligeras miraditas como en The Office) hasta momentos de verdadera y sublime absurdidad dignos de Monty Python. Como cuando el personaje principal y narrador, se cruza con un hombre en la calle que lo saluda y escuchamos: "él no tiene nada que ver en esta historia ni lo volveremos a ver. Sólo me saludó para salir en la película". La historia sigue a Bernardito, un señor de apellido Castiñeiras que se entera que todos los Castiñeiras recibirán una herencia muy grande si logran comprobar su linaje. Por supuesto, todo el pueblo se vuelve loco con esa notica y de repente ya todos son Castiñeiras. Los conflictos socioeconómicos cubanos no se hacen esperar, pero afortunadamente el director sólo los utiliza como contexto y no como su tesis central. Los que me conocen y escuchan que menciono a Winterbottom, The Office y Monty Python para describir la misma cinta, sabrán que evidentemente se trata de algo que parece diseñado especificamente para gustarme. Por supuesto, es iluso asumir que todo el cine de un país sea similar, así que más que ganas de ver más cine cubano, tengo muchas ganas de ver las demás películas de Juan Carlos Tabío.


La tercera fue un documental. Por cierto, ¿alguna vez han escuchado a alguien preguntar si algo es "una película o un documental"? Es como preguntar si tal cosa es comida o pollo, no? Pero bueno… se trata de Rehje, de los directores Anaïs Huerta y Raúl Cuesta, y sigue la historia de Antonia, una mujer mazahua que ha vivido 40 años en la ciudad de México y ahora regresa a su pueblo natal. Aunque el filme sigue como hilo conductor a la señora, los temas que toca son mucho más grandes, habla de la despersonalización de la ciudad, de su frialdad, pero también de sus oportunidades y opciones. Y habla sobre cómo el progreso le está dando en la torre a nuestras comunidades rurales. El agua –eso significa el título en la lengua del lugar– se les está acabando y nadie está haciendo nada al respecto.  Excelente también. Trailer aquí.

La última fue Oveja negra. Ésta sí, bastante diferente a las demás. Todo toma lugar en un rancho, donde el dueño rico y su hijo mamón le hacen la vida de cuadritos a los dos muchachos que trabajan para ellos. Los jóvenes formulan un plan para salirse del lugar y todo se complica cuando llega la chica bonita con la que todos quieren. Con diálogos memorables, personajes entrañables y unos giros de tuerca en verdad inesperados, ésta puede ser una de las grandes sorpresas a la hora de su estreno en salas de cine comercial. Cabe resaltar también a los cuatro jóvenes que conforman el reparto central, pues aunque se trata de su primera incursión en papeles protagónicos en cine, estoy seguro que estaremos esuchando mucho de ellos en años por venir. Y lo mismo va para el director, quien con ésta, ya da indicios de ser una voz original en el panorama del cine mexicano actual. Ya veremos, pero creo que el futuro les pinta bien.

Ya sólo quedan dos días de festival. Sólo les aviso, para que luego no se sorprendan.

Lo de siempre, RSS Feed y Twitter disponibles.

twitter / IvanMorales

 

mm

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios